Translate

jueves, 11 de marzo de 2010

Suñén / Brasme

En este apartado continúo con reseñas de libros que por una u otra razón, han llamado mi atención.



En el año 2008, con motivo de la celebración del Bicentenario del inicio de la Guerra de la Independencia, la Editorial Edelvives publicó una adaptación del Episodio Nacional nº 6 de la Primera Serie, de Benito Pérez Galdós: Zaragoza.
El autor que ha llevado a cabo este trabajo es Luis Suñén, que cumple ampliamente el objetivo que se ha propuesto y que señala en el prólogo: “La idea fundamental de esta adaptación de Zaragoza ha sido la de ser fiel tanto a su peripecia como al estilo galdosiano.”
Gabriel de Araceli narra el segundo sitio de Zaragoza con la precisión y claridad que caracteriza la voz del personaje de Galdós. Suñén mantiene asimismo el hilo conductor amoroso, del que tanto gusta el autor canario. Agustín, cuya familia es noble y generosa, está enamorado de Mariquilla, hija de un usurero odiado por todos y traidor a la causa española.
Las descripciones, vivas y precisas y los diálogos, ágiles y frescos son muy galdosianos.
La acción se divide en diez capítulos absolutamente equilibrados en cuanto a la acción y a la extensión se refiere. En el primero se presenta Gabriel a sí mismo, tal como hace Galdós en Trafalgar.
Ya en Zaragoza presentará al que será su mejor amigo en la aventura aragonesa, Agustín de Montoria.
En el capítulo segundo la acción se centra en torno al Pilar. En los siguientes capítulos, del tercero al quinto siguen dominando los personajes y a partir del sexto, aunque la acción gira en torno a ellos, se centra en el desastre que supuso la invasión francesa para la ciudad de Zaragoza.
Las ilustraciones de Pablo Auladell evocan las pinturas negras de Goya y contribuyen a crear una atmósfera opaca, triste y tan violenta como la acción.
Esta obra es sin duda una magnífica aportación al Bicentenario y un sincero homenaje a Galdós.




Anne-Sophie Brasme: Respira, Col Nuevos Tiempos, 19,y colección Escolar 18, Ed. Siruela
Premio Fémina de Novela
Esta novela es una de las historias más impactantes de la literatura juvenil de los últimos años. Juvenil en cuanto a la protagonista y a la escritora, que a los 16 años construye una historia que causa furor en Francia.
En España se publicó en el 2004.

El libro de Respira es sin duda la historia de una obsesión. Obsesión temprana y absolutamente destructiva como todas las obsesiones.
Lo que me parece sorprendente del trabajo de Anne-Sophie Brasme es la capacidad para manejar los sentidos.
La vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato, cobran una fuerza inusitada en su obra, que creo que realmente está apoyada ahí.
La obra comienza: Hay momentos en que a partir del crepúsculo, una sombra fría e incolora se insinúa… opacidad: vista
El eco del rudo andar… los sollozos… los rezos… oído… ningún ruido perturba nuestro silencio, o sea que el sentido del oído lo trabaja desde el ruido y desde el silencio como elemento constitutivo de la soledad y la pérdida, como una terapia personal que invita a enfrentarse a los propios actos .
Además existe el insomnio contrapuesto al soñar despierto.
Lo que hace realmente la protagonista es recordar que hubo un tiempo en que se sentía invisible. Esta invisibilidad la lleva a percibir el mundo de forma muy personal.
La presentación que hace de sí misma es dura, parece que no quiere que nadie sienta compasión, ni siquiera el lector, para el que escribe.
Me llamo Charlène Boher… no me arrepiento de nada... Hundirse en la locura no es una fatalidad, quizás es también una elección… Tenía miedo… de arrepentirme”… Escribe como grito … de dolor y de desesperación, aunque organiza sus ideas con aparente frialdad.
Y comienza a escribir por el olor “ de aquel perfume de mamá”. El primero de los sentidos, después el gusto, ligado al olfato, luego el oído y el tacto para ir describiendo a sus padres, por separado, juntos, otra vez por separado, hasta llegar a su propio mundo: “ recuerdo la mía (la infancia) como si fuera un miedo” y sigue narrando desde ahí hasta llegar a la muerte: la noche, la sombra, el blanco.
“Acababa de crear el vacío… mi garganta encarcelada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada