Translate

viernes, 2 de marzo de 2012

Fábulas

Agradezco con esta entrada la participación entusiasta en el blog y aprovecho para recomendar unos libros de FÁBULAS que merece la pena tener y leer.



Fábulas de Esopo (Edición clásica de las Fábulas de Esopo, compiladas por Russell Ash y Bernard Higton),con ilustraciones originales de las recopilaciones antiguas de los últimos 100 años: Randolph Caldecott, Arthur Rackham, Walter Crane y Alexandre Calder., Trad. De la introducción de Russell Ash: Carlos Riba García, Barcelona: Juventud, 2004, 95 pp.

Magnífica edición para coleccionar para lectores a partir de los 11 años



El libro de oro de las fábulas, Selección y versiones de Mónica Uribe, Illus, Constanza Bravo, Venezuela: Ekaré, 2006

Este librito en formato pequeño es una delicia, tanto por la recopilación y la versión, como por la edición en sí. Para lectores a partir de 9 años.



García i Sabatés, Berta: Disfruta con las fábulas (Incluye juegos, manualidades y reflexiones para que los niños disfruten aprendiendo), Ilus Francesc Rovira, Barcelona: Edebé, 2009

Original libro de fábulas que entretendrá a los lectores de 7 u 8 años por las ideas que plantea como actividades




Sotomayor, Mª Victoria (Antóloga): Un panal de rica miel (Antología de fábulas de Félix Mª Samaniego, Ilus de Iban Barrenetxea Zaragoza:Edelvives, 2011, 97 pp.
Estupenda recopilación de uno de nuestros clásicos del siglo XVIII, para lectores a partir de 8 años. Las fábulas están agrupadas por temas.




De La Fontaine, Jean: Fábulas, Ilus: Marc Chagall, Trad. Marta Pino Moreno, Barcelona: Libros del Zorro Rojo, 2011 , 105 pp.

Esta edición también es un magnífico libro para colección, para lectores a partir de 12 años.


El libro de las fábulas, Adaptación de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera, Ilus. Emilio Urberuaga (Premio Nacional Ilustración 2011), Barcelona:Combel, 2ª ed. 2011, 156 pp.

Entretenida recopilación para lectores a partir de 8 años, con ilustraciones del Premio Nacional de Ilustración 2011; únicamente se recogen fábulas de animales.

204 comentarios:

  1. Enhorabuena por el blog, me parece un gran trabajo de recopilación de literatura infantil y juvenil
    Las Fábulas de Esopo… ¡qué buenos recuerdos! Lejos queda aquella temprana mañana de mi infancia en que sus majestades los Reyes Magos depositaron encima de los zapatos, que pacientemente mi hermana y yo habíamos abrillantado la noche anterior, una inesperada fábrica de sueños. ¡Qué gran regalo!, un libro de 365 fábulas, una para cada día del año. Todavía lo conservo y han pasado unos cuantos años. Es imposible contar las veces que lo he leído, la zorra y las uvas, la tortuga y el conejo….
    Recuerdo leer algunas fábulas y quedarme pensando…”No entiendo nada, ¿qué querrá decir?” Mis padres me habían dicho que con cada una de las fábulas aprendería algo, lo que se llamaba moraleja. Yo pensaba, pero no entendía y preguntaba. Mi madre intentaba explicármelo y yo entendía lo que entendía.
    A mí las fabulas se me asemejan a los refranes, pero en versión extendida, me han servido para ser consciente de las grandezas y miserias que caracteriza el comportamiento de los hombres; la personificación de estos comportamientos en los animales aporta una distancia que me permite analizar y apreciar con más objetividad dichas características....
    Todavía lo conservo, con sus esquinas desgastadas y el lomo parcialmente desvencijado a causa de las innumerables veces que lo he hojeado, cómo olvidar las vicisitudes de la zorra con las uvas, o la constancia y tozudez de la tortuga para con su compañera la liebre (¡¡que era una liebre!! jajaja).
    Grandes recuerdos, muchas gracias por facilitar su retorno. Encantada de poder disfrutar con su blog.
    Azucena Reguera, UNIR.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por el blog, me parece un gran trabajo de recopilación de literatura infantil y juvenil
    Las Fábulas de Esopo… ¡qué buenos recuerdos! Lejos queda aquella temprana mañana de mi infancia en que sus majestades los Reyes Magos depositaron encima de los zapatos, que pacientemente mi hermana y yo habíamos abrillantado la noche anterior, una inesperada fábrica de sueños. ¡Qué gran regalo!, un libro de 365 fábulas, una para cada día del año. Todavía lo conservo y han pasado unos cuantos años. Es imposible contar las veces que lo he leído, la zorra y las uvas, la tortuga y el conejo….
    Recuerdo leer algunas fábulas y quedarme pensando…”No entiendo nada, ¿qué querrá decir?” Mis padres me habían dicho que con cada una de las fábulas aprendería algo, lo que se llamaba moraleja. Yo pensaba, pero no entendía y preguntaba. Mi madre intentaba explicármelo y yo entendía lo que entendía.
    A mí las fabulas se me asemejan a los refranes, pero en versión extendida, me han servido para ser consciente de las grandezas y miserias que caracteriza el comportamiento de los hombres; la personificación de estos comportamientos en los animales aporta una distancia que me permite analizar y apreciar con más objetividad dichas características....
    Todavía lo conservo, con sus esquinas desgastadas y el lomo parcialmente desvencijado a causa de las innumerables veces que lo he hojeado, cómo olvidar las vicisitudes de la zorra con las uvas, o la constancia y tozudez de la tortuga para con su compañera la liebre (¡¡que era una liebre!! jajaja).
    Pero al principio su lectura no fue un camino de rosas, leía las aventuras que les sucedían a tan peculiares personajes (no es muy normal que los animales hablen entre ellos) y no sacaba casi nada en limpio ante esas historias tan singulares, ¿qué me habrían querido decir? Mis padres me habían dicho que con cada una de las fábulas aprendería algo, lo que se llamaba moraleja. Yo pensaba, pero no entendía y preguntaba incansable, hasta que con el paso de los años la bruma que tenía en mi cabeza se fue poco a poco despejando, dando paso a un discernimiento mas clarividente con el que apreciar con una mezcla de sorpresa e incredulidad la gran cantidad de cosas que contaban esos animales entre líneas, en definitiva, la famosa moraleja. Por eso hoy en día considero que las fábulas son como los refranes, pero en versión extendidas......
    Pero al principio su lectura no fue un camino de rosas, leía las aventuras que les sucedían a tan peculiares personajes (no es muy normal que los animales hablen entre ellos) y no sacaba casi nada en limpio ante esas historias tan singulares, ¿qué me habrían querido decir? Mis padres me habían dicho que con cada una de las fábulas aprendería algo, lo que se llamaba moraleja. Yo pensaba, pero no entendía y preguntaba incansable, hasta que con el paso de los años la bruma que tenía en mi cabeza se fue poco a poco despejando, dando paso a un discernimiento mas clarividente con el que apreciar con una mezcla de sorpresa e incredulidad la gran cantidad de cosas que contaban esos animales entre líneas, en definitiva, la famosa moraleja. Por eso hoy en día considero que las fábulas son como los refranes, pero en versión extendidas......

    Grandes recuerdos, muchas gracias por facilitar su retorno. Encantada de poder disfrutar con su blog.
    Azucena Reguera, UNIR.

    ResponderEliminar
  3. El cocodrilo azul me parece un blog de gran utilidad para las personas que vemos en los libros una oportunidad de transmitir conocimientos o valores a través de las vivencias que nos ofrecen las obras literarias.

    Para los que nos queremos dedicar a la educación, las obras nos ofrecen un gran abanico de posibilidades en cuanto a la formación de nuestros alumnos. Las historias nos ofrecen experiencias, consejos, aventuras… un cúmulo de aprendizajes que nos sirven para crecer a nivel personal debido a las historias experimentadas.

    Desde la niñez me he sentido atraído por las fábulas, historias protagonizadas generalmente por animales con características humanas, y con una moraleja final. Considero las moralejas una fuente de conocimiento extraordinario, que ofrecen a los lectores la posibilidad de reflexionar sobre los actos de los personajes y extrapolarla a acciones de sus propias vidas.

    Cuando recuerdo las historia que me explicaban mis padres y mi abuela, me doy cuenta de que siempre han sido fábulas (la cigarra y la hormiga, la zorra y las uvas…). Es por este motivo que me ha llamado la atención la entrada sobre las fábulas en este blog. La selección de libros me ha dado algunas ideas para poder trabajarlas a nivel educativo, sobre todo el libro Berta García i Sabatés Disfruta con las fábulas, ya que después de leerlas, se pueden hacer reflexiones y dinámicas con los alumnos sobre la historia y la moraleja aprendida.

    A nivel profesional, estoy deseando poder ejercer de docente, para intentar llamar la atención de los alumnos hacia el mundo de la literatura empezando con fábulas infantiles, y esperar que se sientan atraídos y querer entrar en el maravilloso mundo que ofrece la literatura.

    José A. Pascual (UNIR)

    ResponderEliminar
  4. Aprecida Ana María,

    En primer lugar me gustaría felicitarla por el blog, me parece maravillosa la recopilación y clasificación de literatura que he encontrado.

    Me llamo Inma y soy estudiante de la Unir. Al igual que mis compañeros agradezco el hecho de estar cursando la asignatura de Didáctica de la Literatura en Educación Infantil porque ha sido por este medio que he descubierto en la red este lugar tan encantador y enriquecedor.

    El cocodrilo azul me parece una gran fuente de información y recursos muy útil para que los maestros puedan conocer las grandes publicaciones infantiles y juveniles y puedan trasmitir a los más jóvenes la pasión por adentrarse en numerosas historias que les lleven a un mundo de fantasía, aventuras y conocimiento.

    Al ir navegando por los diferentes apartados de este blog, por un momento me he trasladado a mi infancia y he empezado a recordar cosas que se hallaban archivadas en algún lugar de mi mente. Qué decir de las fábulas, ¡cuántos recuerdos! El primer libro que me leí en mi niñez fue un libro de fábulas que me regalaron mis abuelos. Qué historias tan divertidas y cuantas moralejas para aprender esconden estos breves relatos de animales. Las fábulas me parecen una buena lectura para trasmitir a los más pequeños, protagonizadas por animales que a ellos tanto les gustan y con un buen mensaje para aprender.
    El cuento de Los Tres Cerditos, lo recuerdo con mucho cariño. En el colegio teníamos el cuento y la maestra nos lo explicaba cuando nos portábamos bien. No había visto nunca la versión original que ha colgado, me ha sorprendido que fuera tan musical, me ha gustado mucho. Otra historia de la que no me acordaba para nada y en cuanto la he visto, rápidamente me he trasladado al salón de mi abuela viendo la serie de dibujos El maravilloso viaje de Nils Holgersson, como disfrutaba con las aventuras del pequeño duende rubio volando sobre el pato salvaje.

    Gracias de nuevo Ana María, por querer compartir y transmitir este gran trabajo que hace en El cocodrilo azul, que además de ser útil para maestros también lo es para aquellos padres que quieren enseñar a sus hijos el maravilloso mundo de la lectura.

    Inma González

    ResponderEliminar
  5. Lo primero felicitar a Ana María por el maravilloso trabajo que está realizando con la creación y mantenimiento de este blog.
    Una de las entradas que más me ha gustado es esta sobre las fabulas, esas pequeñas ventanas que dejan volar la imaginación y que acarrean una gran carga de valores y de educación. Además en esta entrada están catalogadas según las edades, cosa que también facilita mucho el trabajo de selección en función de la capacidad de comprensión de cada niño.
    Me parece muy importante esta entrada como reivindicación de la importancia de las mismas, y de como a día de hoy desde mi punto de vista se está perdiendo esta maravillosa tradición de las fabulas por cuentos mas impersonales y menos educativos.
    Gracias a los diferentes cuentos que vemos en el blog he podido recordar, ya casa olvidados, maravillosos momentos que despertaron mi gran interés por la lectura.
    Desde pequeño leía las fábulas como los tres cerditos, la zorra y las uvas, la liebre y la tortuga, de manera mecánica, sin detenerme en su significado. Para mi eran una simple sucesión de acciones y personajes sin un trasfondo. Con el paso de los años te das cuenta que lo más bello de estas fábulas no está escrito sobre el papel, sino detrás de cada personaje y te das cuenta de que por mucho que pasen los años y la persona pueda cambiar, esos mensajes que transmiten las fabulas son eternos.
    De nuevo dar las gracias a la autora del blog Ana María por recordarme la infancia y los buenos consejos que puedes obtener con solo leer una fabula con detenimiento.


    Luis Javier Rdz (UNIR)

    ResponderEliminar
  6. Hola, me llamo Judit y soy estudiante del Grado de Educación Primaria de la UNIR.
    En primer lugar, quisiera felicitar a la autora del blog, Anna María, por este precioso pozo sin fin, lleno de magnifica literatura infantil y juvenil.
    Creo que es muy interesante aunar toda esta información literaria en la red para que así los lectores podamos aprender y disfrutar gracias a su experiencia y sabiduría. Personalmente, me ha sorprendido la gran variedad de temáticas que en él se contemplan y es que algunas son desconocidas para mí y otras me han hecho recordar el deber de no olvidar aquellas significativas y hermosas cosas que nos entusiasmaron en nuestra infancia. En definitiva, creo que este espacio literario es un muy buen descubrimiento para tener en cuenta durante toda mi futura etapa docente.

    Concretamente, el post que más me ha gustado más ha sido el de “fábulas” ya que desde muy pequeña siempre me han dejado embobada estas historietas que al final te indican algo a aprender, algo a valorar, algo de que pensar, …
    Justamente tenía y tengo el mismo libro que se expone en el blog “El meu gran llibre de faules d´Isop” en versión catalana porqué esta es mi lengua materna.
    Simplemente; me encantaba! Me pasaba infinidad de ratos y días leyendo ese libro. Cada día leía alguna fábula, la pensaba y razonaba y luego iba a por leer otra. A la mañana siguiente otra y así pasaron los años…y así fui creciendo moralmente.
    En definitiva, quisiera hacer énfasis a la importancia de esta tipología de literatura y es que creo que además de ser una herramienta didáctica y moral, también posee la capacidad de generar en los niños capacidades como la inventiva, la imaginación, la resolución de situaciones, etc.
    Es decir, que como buena literatura que es, nos transporta a aprender en muy poco rato una gran variedad de significados, sentimientos, conductas, valores, etc.

    Felicidades por este magnífico blog.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero aprovechar esta ocasión para felicitar a su autora por el contenido de este blog, muy variado, interesante y actualizado. Me parece un recurso excepcional para futuros maestros como es mi caso, pero también para padres. Este blog es una buena orientación de lo que actualmente hay en el mercado y puede ser más interesante para la lectura de sus hijos, les puede orientar y ayudar a la hora de conocer y elegir literatura infantil para sus hijos o para hacer un regalo a un niño… en este sentido me parece una idea buenísima.
      Las fábulas es una de las entradas que más me ha gustado de este blog. Las fábulas son formas literarias de contenido ficticio y que al final dejan una moraleja o enseñanza, precisamente eso es lo que más me atrae de este tipo de literatura. Las fábulas son historias breves, los personajes que en ellas aparecen suelen ser personas, animales y otros seres animados. Los temas tratados en ellas son actitudes como la envidia, la avaricia, la mentira y otros de este tipo. Al final aparece una moraleja, que es un consejo, una frase que resume lo ocurrido en la fábula, es la conclusión que deja tras de sí esa historia. A mi concretamente me encantan las fábulas, (también los refranes) porque detrás de la historia siempre hay una enseñanza valiosa para el lector, más aún en el caso de los niños que están construyendo su propia personalidad, están en una edad en que estas enseñanzas son muy valiosas. Las fábulas tienen contenido didáctico, nos presentan situaciones que ocurren a animales u otros personajes, historias sencillas, fáciles de entender y de las que siempre aprendemos algo, la moraleja que sacamos de cada fábula es lo realmente interesante de este tipo de lectura.

      En el blog se proponen distintos libros de recopilación de fábulas de distintos autores, distintas editoriales y para varios rangos de edades, interesante también el tema de la edad del lector porque no a cualquier edad se entienden todas las fábulas. Hay mucha variación y esto me gusta, las fábulas van acompañadas de ilustraciones, de juegos, de manualidades, en otros libros las agrupan por temáticas… en definitiva hay muchísimas opciones, mucho libros interesantes y distintos entre los que elegir.
      Yo tengo especial cariño por las fábulas porque en la escuela nos regalaron un libro de la biblioteca a cada alumno y a mí me tocó uno de fábulas de Félix Mª Samaniego, seguramente no era tan bonito como los que se editan en la actualidad pero el contenido era el mismo, a mi me encantaba. Además recuerdo que compartía las fábulas con mi abuela que también las conocía por cultura popular supongo, fábulas como “La gallina de los huevos de oro”, “La zorra y las uvas”, “La lechera”, “La cigarra y la hormiga” quién no ha oído hablar de estos títulos y de las enseñanzas que hay detrás de los mismos.
      En mi opinión la fábula es un tipo de literatura infantil muy a tener en cuenta y recomendable, es entretenida y divertida a la vez que didáctica, se aprenden muchas cosas, valores, actitudes… a través de su lectura.

      He elegido las fábulas, sin embargo no quiero dejar pasar por alto una entrada que me ha gustado mucho, se trata de los libros de arte. En la actualidad existen maravillosos libros de arte para niños, para conocer pintores, libros para viajar y para jugar, libros interesantes y divertidos que introducen a los niños en el mundo del arte. Estos libros de arte estimulan los sentidos de los niños, su creatividad, su sensibilidad por la belleza y por el arte. Entre los libros recomendados en el blog, me gustaría destacar un tipo en concreto "Libros para aprender a mirar" Cuán importante es saber mirar, prestar atención a aquello que nos rodea, es necesario que los niños aprendan a mirar a su alrededor, a analizar aquello que se pone delante de sus ojos, que no se queden pasivos ante aquello que nos rodea, para ello debemos enseñarles a "aprender a mirar". Trabajo tan bonito como interesante.

      No conocía este blog, pero me encanta, seguro que recurriré a él en muchas ocasiones.

      Eva Mª Zaldívar Díaz.

      Eliminar
  7. Mi enhorabuena a Ana Mª por la creación y el gran desarrollo de éste blog, haciendo referencia a verdaderas joyas literarias, que todos recordamos y que deberíamos tener entre nuestros libros, por dos razones, la primera razón es por el valor que posee la obra y la segunda razón es porque ha sido una pieza en nuestro desarrollo como lectores y como humanos, y en agradecimiento a tal evolución y placer recibido, debemos mostrarlos a otros niños para que también tengan el placer de disfrutarlos.
    Las fábulas no son una mera historia sino que se enriquece con un trasfondo pedagógico y moral, que nos simplifica y ejemplifica los grandes valores humanos, que actualmente nos cuesta fomentar.
    Muchas gracias por poner a nuestro alcance los grandes tesoros literarios.
    Amparo Sánchez

    ResponderEliminar
  8. Ante todo quisiera felicitar a Ana María por este magnífico, acogedor y sobre todo provechoso blog especializado en literatura infantil y juvenil al que sin duda alguna acudiré a partir de ahora y que aplicaré, tal y como indica en el título del blog, a la educación de mis futuros alumnos a la hora de seleccionar las lecturas más adecuadas.

    Sea cual sea la categoría literaria elegida, por sí sola la esta contribuye entre otras innumerables facetas a desarrollar el pensamiento y el espíritu crítico, elementos que en el caso de las fábulas adquieren si cabe un mayor protagonismo. Las fábulas están especialmente indicadas para los alumnos más jóvenes por su lenguaje claro y por su función referencial o denotativa, ya que en ellas se narran relatos breves y amenos con una escueta moraleja final, por lo que realza el carácter socializador, lúdico y formativo de la lectura.

    Personalmente guardo gratos recuerdos de numerosas fábulas de mi niñez como “la cigarra y la hormiga” o “la liebre y la tortuga” (ambas de Esopo), aunque la que mejor recuerdo por la insistencia de mi abuelo en contármela, es la fábula popular rusa de “Pedro y el lobo”. Por ello, hace unos meses le regalé a mi sobrina de diez años un libro con las fábulas de Esopo e Iriarte, para que al leerlas por sí misma o escucharlas narradas por la familia, disfrute tanto como yo lo hice en su día y aumente su gusto por la lectura.

    Una de las características que más me ha llamado la atención ha sido la inclusión de una breve síntesis del contenido de cada libro y de la edad recomendada para la que está destinado (por ejemplo en la sección de literatura juvenil). Un atributo que resulta muy útil a hora de seleccionar una obra apropiada para un aula o para hacer el mejor regalo que se puede realizar a cualquier persona y especialmente a un niño: un buen libro que lo “enganche” a la lectura.

    Jesús Óscar Molina(UNIR.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que mis compañeros, en primer lugar felicitar a la autora del blog Anna María, por recopilar esta mágnifica literatura infantil y juvenil, para que podamos disfrutar de ella. Ha sido un placer recorrer por todas las obras que nos presenta y una difícil elección, pero al final me he decidido por la fábulas recordando mis primeras lecturas.

      Durante el curso del 78-79, mis compañeros de clase y yo nos encontrabamos con unas lecturas a las que la maestra llamaba fábulas, eran totalmente desconocidas para nosotros, al mismo tiempo que nos intrigaban las anécdotas que les sucedían a los animales, que poco a poco fuimos descubriendo que eran situaciones de la vida cotidiana. Creo que ese planteamiento era lo que nos llamaba la atención y nos tenía en silencio hasta que la fábula terminaba. Luego venía la moraleja donde reflexionabamos sobre lo que habíamos leído.
      Por sorprendentes que nos parecieran en aquellos años, después nos hemos ido retrovando con esas historias en el día a día y las hemos utilizado para explicar un comportamiento. En ocasiones no hay mejor método para enseñar a nuestros hijos la filosofía de las moralejas que contarles una fábula, a la que ellos reaccionarán poniendo todos sus sentidos.

      Personalmente, pienso que la lectura de las fábulas puede seguir siendo positiva en el aprendizaje de los niños con edades tempranas, porque las fábulas enseñan muchos valores que los niños utilizarán en su vida cotidiana.

      Me ha gustado mucho descubrir este blog, enhorabuena.

      Un saludo

      Eliminar
    2. Vuelvo a enviar el comentario porque no había puesto el nombre.

      Al igual que mis compañeros, en primer lugar felicitar a la autora del blog Anna María, por recopilar esta mágnifica literatura infantil y juvenil, para que podamos disfrutar de ella. Ha sido un placer recorrer por todas las obras que nos presenta y una difícil elección, pero al final me he decidido por la fábulas recordando mis primeras lecturas.

      Durante el curso del 78-79, mis compañeros de clase y yo nos encontrabamos con unas lecturas a las que la maestra llamaba fábulas, eran totalmente desconocidas para nosotros, al mismo tiempo que nos intrigaban las anécdotas que les sucedían a los animales, que poco a poco fuimos descubriendo que eran situaciones de la vida cotidiana. Creo que ese planteamiento era lo que nos llamaba la atención y nos tenía en silencio hasta que la fábula terminaba. Luego venía la moraleja donde reflexionabamos sobre lo que habíamos leído.
      Por sorprendentes que nos parecieran en aquellos años, después nos hemos ido retrovando con esas historias en el día a día y las hemos utilizado para explicar un comportamiento. En ocasiones no hay mejor método para enseñar a nuestros hijos la filosofía de las moralejas que contarles una fábula, a la que ellos reaccionarán poniendo todos sus sentidos.

      Personalmente, pienso que la lectura de las fábulas puede seguir siendo positiva en el aprendizaje de los niños con edades tempranas, porque las fábulas enseñan muchos valores que los niños utilizarán en su vida cotidiana.

      Me ha gustado mucho descubrir este blog, enhorabuena.

      Un saludo
      Mari Carmen Román (UNIR)

      Eliminar
  9. Siempre he sido una enamorada de las fábulas y esta entrada me ha parecido muy interesante, sobre todo por la clasificación que se hace de los distintos libros recopilatorios de este tipo de lectura por edades, ya que muchas veces nos olvidamos de que no por que aparezcan animales parlantes el cuento está hecho para niños pequeños.

    También me parece muy interesante que además de los datos técnicos de los libros que se facilitan se hayan colgado las portadas de los mismos, ya que vivimos en un mundo basado en la imagen y nos guste o no, en muchas ocasiones adquirimos libros por su portada.

    Y por descontado agradecer las distintas alusiones que se hacen a los contenidos extras de algunos de los libro recomendados, como que incluye juegos y cosas así.

    En cualquier caso muchas gracias por esta publicación que me ha parecido muy interesante ya que las fábulas, bajo mi punto de vista, son una forma de aprender valores, de ir más allá de los meros conocimientos.

    Un saludo
    Sara Castedo Batanero

    ResponderEliminar
  10. Buenas tardes!

    Como todos/as mis compañeros/as de la UNIR, he entrado en este bloc gracias a la asignatura de Didáctica de la Literatura en Educación Infantil. El bloc me ha gustado mucho, ya que habla de gran cantidad de libros infantiles. y a mi me gusta mucho explicar cuentos a los niños y a mi hija que acaba de cumplir 5 años, pero como hasta ahora no conocía muchos, siempre les contaba los mismos: El ratoncito Perez, La ratita presumida, Los tres cerditos…Estos cuentos están bien, pero a veces según la edad que tienen los niños los transformo un poco y este bloc me va ayudar a poder elegir cuentos que se adapten a las diferentes edades y necesidades de los niños.

    Una de las cosas que me ha gustado mucho es este apartado, porque de las fábulas solo conozco que son composiciones literarias breves, en las que los personajes suelen ser niños, y que concluyen con una enseñanza “moraleja”. Pero es un género que no utilizo con los niños y espero que gracias a este bloc pueda hacer utilidad de ellas.

    Y la que mas me ha llamado la atención y a la vez me ha gustado mucho, ha sido ver el apartado de personajes femeninos. Cuando curse el ciclo superior de Educación infantil tuvimos que realizar un trabajo sobre los personajes femeninos en los cuentos tradicionales. El trabajo trataba de hacer una critica de las actitudes que tenían los personajes femeninos y casi todos por no decir todos, llegamos a la misma conclusión y era que a todos nos gustan los cuentos tradicionales como Blanca Nieves, Cenicienta,… pero la gran mayoría tienen muchos aspectos machistas, las mujeres siempre son las que realizan las faenas del hogar, siempre están esperando a su príncipe azul… Hoy en día muchas chicas aún continúan con el estereotipo del príncipe azul, que vendrá a salvar a la pobre chica que ella sola no sabe salir adelante, cuando en realidad una mujer puede sacar ella sola sin ningún hombre a su lado a toda su familia hacia delante, igual que lo puede hacer un hombre.

    En definitiva creo que este blog me va a ser muy útil para poder conocer más cuentos y tener mas ideas. Mi hija estará muy contenta de que mama tenga mas variedad de cuentos para contarle .porque no podemos olvidar que los cuentos y la literatura nos aportan muchos beneficios tanto a los adultos como a los niños.

    Un saludo
    Pili Maceda

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena por el blog, me está resultando muy interesante y de gran valor. El tema de las fábulas es algo que no se valora lo suficiente. A todos nos gustan, pero no siempre le damos la importancia que deberían. Me parece un gran modo de aprender valores a través de la lectura. Lo que más me llama la atención es poder disfrutar de este aprendizaje desde edades tan tempranas como los 7 años.

    La portada de todos esos libros de fábulas me traen grandes recuerdos de la infancia, aunque no puedo decir que exclusivamente de la infancia, porque aún hoy en día me encanta leer una fábula y pensar en su moraleja.

    El hecho de que nos asemejen, las distintas historias, a los animales me resulta interesante. Interesante porque nos hace comprobar que hasta los animales pueden ser más inteligentes que el ser humano y actuar de forma “legal”.

    Como muchos de vosotros lo más leído por mí ha sido las Fábulas de Esopo, no sabía que seguían editándola, pero claro a todos nos siguen gustando. Yo las uso en mi trabajo y es con personas mayores, así que imagino que en la escuela se deben usar de una forma muy típica, aunque claro casi terminando la primaria.

    Finalmente agradezco que el blog nos ofrezca la división por edades de tantos libros de fábulas, nunca me había parado a pensar en clasificarlas de este modo, siempre había pensado en que cualquiera las podía leer. Aunque, cuando yo era pequeña recuerdo tener que preguntar a un adulto o simplemente esperé a entenderlo años más tarde (y me sorprendí de entenderlo de verdad).

    Un saludo

    Manuela Peña Vicaría

    ResponderEliminar
  12. Hola,
    me ha gustado mucho la entrada de las Fábulas de Esopo, aunque mis estudios estén dirigidos a niños y niñas del segundo ciclo de la Educación Infantil con edades comprendidas entre los 3 a los 6 años.
    Agradezco haber realizado este trabajo de la asignatura Didáctica de la Literatura en la Educación Infantil de la Unir con el profesor Ignacio Ceballos que la hace muy amena aprendiendo de manera agradable y motivada.
    Amplio así pues, mis conocimientos y mi información gracias a este blog.

    ¡Enhorabuena! es muy interesante.

    Un saludo y gracias,
    Josefa Laura Siscar Agud

    ResponderEliminar
  13. Soy Purificación Simarro Cortés, alumna de la Unir, y mi aportación al blog elegido son las Fábulas, ya que desde pequeña me encantaban las lecturas sobre fábulas.

    En educación infantil se debería hacer más hincapié en la lectura de fábulas, ya que transmiten una gran cantidad de valores humanos, educativos y morales, que con el tiempo se estan perdiendo, haciendo desde educación más hincapié en los aprendizajes básicos de lectura y escritura sin una enseñanza didáctica y moral, necesaria para el aprendizaje de la vida.

    Las fábulas son un recurso educativo importante. Este tipo de lecturas llama bastante la atención e interés de los más pequeños al ser los protagonistas animales u objetos que actúan como las personas.

    Después de leer la fábula, lo interesante es que los alumnos/as reflexionen sobre el texto y saquen sus propias moralejas, invitamos a los niños/a a pensar, a participar, a expresarse y contad cómo actuarían ellos.

    ResponderEliminar
  14. Al igual que la mayoría de compañeros de la UNIR he conocido este Blog gracias a la asignatura de Didáctica de la Literatura en EI, y me parece un sitio fantástico para bloguear y obtener información, literatura, noticias, recursos, y un montón de ideas.

    Me ha llamado la atención la entrada de las fábulas porque creo que son una fuente muy buena de educación y aprendizaje en valores. En primer lugar a los niños, o a la mayoría, les atraen mucho los animales, con lo cual estas breves historias ya les motivan solo con ver los protagonistas. En segundo lugar, aun tratándose de literatura antigua, transmiten una serie de valores que aun son muy actuales y por lo tanto son susceptibles de seguir transmitiéndose, con sus revisiones, nuevas ilustraciones, etc. En tercer lugar algunas ediciones no se quedan solo ahí sino que añaden actividades, con lo cual incorporan otro tipo de trabajo y facilitan su comprensión.
    Me parecen una forma muy adecuada, atrayente y curiosa de trabajar con niños pequeños los valores tales como la amistad, el esfuerzo, la constancia, la nobleza, la solidaridad…y a su vez introducirles en la literatura. Pero creo también que son una forma de atraer a los no tan pequeños, como a los adolescentes con dificultades de aprendizaje debido a la sencillez de los relatos o jóvenes con problemas conductuales por la moraleja final, que les puede llegar de una forma divertida y amena.
    En conclusión podría decir que pienso que son de gran utilidad tanto con los más pequeños como para determinados perfiles de alumnos más mayores, resultan historias motivadoras, fáciles de contar, de entender, y útiles para identificarse y empatizar con los personajes.

    Neus Canals (alumna UNIR)

    ResponderEliminar
  15. Saludos!

    Soy Gemma Planell, como muchas de vosotras, soy una alumna de la UNIR que está cursando la asignatura de didáctica de la literatura en Educación Infantil. Entre los contenidos de la asignatura está la visita a este blog, hecho que agradezco ya que sino casi seguro que no lo hubiera descubierto nunca.

    He elegido la Historia de Las Fabulas. Lo he tenido clarísimo ya que esta misma tarde he estado trabajando las fabulas con Pau, un alumno de la escuela. Pau tiene 11 años y cursa sexto de primaria. Durante el trimestre, tenemos que trabajar diferentes tipos de textos y la comprensión de los mismos. Para la sesión de hoy he elegido esta tipología textual por muchos motivos; uno porque del contenido siempre se extrae una moraleja, otro porque creo los personajes y las ilustraciones son atractivas para los niños, también son textos breves y eso hace que empiecen la lectura gustosamente. Hemos leído la fábula de Dos ranas en un recipiente de nata. En esta fábula podemos extraer como moraleja que hay que luchar ante las adversidades y que nunca hay que darse por vencido. Aunque los problemas parezcan irremediables, siempre hay que intentar solucionarlos. Hemos establecido una conversación preciosa ante este aspecto y Pau me ha abierto las puertas de su corazón.
    Las fábulas nos brindan la posibilidad de poder trabajar con nuestros alumnos diferentes aspectos académicos y otros de carácter más personal. Además, como nos muestra la publicación del blog se puede trabajar a distintas edades. Podemos adaptar el contenido tanto a los más pequeños como a los alumnos de mayor edad. He podido leer algunos de los libros que aparecen referenciados y son altamente recomendables.
    Por otro lado, me gustaría añadir uno que trabajé con mis alumnos de ciclo medio. El libro es Cuentos largos como una sonrisa de Gianni Rodari. Es una recopilación de cincuenta y tres cuentos breves, divertidos y sorprendentes; en la mayoría de ellos hay una moraleja o bien nos dibujan una sonrisa en los labios. Es una manera que nuestros alumnos se interesen por la lectura y al mismo tiempo interioricen valores a parte de los contenidos puramente curriculares.

    Para concluir mi intervención, me gustaría decir que me ha parecido muy interesante este blog. No lo conocía y creo que es fácil y rápido de utilizar. Está abierto a un público muy amplio donde todos podemos aportar nuestro granito de arena. Actualmente, las tecnologías inundan nuestros días y que nuestros alumnos hagan un uso correcto de ellas es nuestra responsabilidad. Ofreciéndoles este tipo de páginas y animándolos a que participen en estos foros estamos estableciendo puentes funcionales entre el contenido escolar y las tecnologías.


    ResponderEliminar
  16. Hola a todos/as.
    Soy María y, como muchos otros que han hecho comentarios en este blog, soy alumna de la UNIR. Al echar un vistazo a los contenidos (que por cierto, me han parecido súper útiles y muy interesantes, tanto para profes como para cualquier que tenga un hijo o sobrino al que desee motivar en la lectura) he decidido quedarme con el tema de las fábulas.
    He sido profesora de inglés en un colegio de infantil y primaria durante varios años, y muy a menudo he utilizado fábulas en mi clase, especialmente con los niños entre 3 y 7 años. No sólo existe una cantidad muy amplia y variada de material, sino que los niños lo demandan. He podido observar, por un lado, que encuentran muy gracioso y atrayente que sea un animal el protagonista de la historia...siempre y cuando se encuentro inmerso en las situaciones cotidianas de un mundo con el que puedan identificarse y que puedan entender. Es decir, les divierte que haya una cierta dosis de inversión, de absurdo, si queréis, siempre que la base sobre la que se van a mover permanezca inalterable y segura (y he podido comprobar que lo contrario les resulta confuso y frustrante. Si las reacciones del protagonista no se ajustan a su esquema de realidad, no quieren saber nada. Los perritos y gatitos tienen familias como las suyas... ¡y punto!).
    Por otro lado, constituyen un elemento socializador de una eficacia que casi da miedo. En toda fábula, los niños esperan que el final contenga el justo premio o castigo, según se haya comportado el protagonista. Si todo sucede correctamente, disfrutan, aplauden, hacen comentarios positivos y tratan de repetir (o de hacerte repetir) la historia todo lo que pueden. En el caso contrario, se disgustan, no entienden nada y pierden todo interés. Es realmente curioso observar cómo reaccionan.
    El caso es que el interés y la motivación que se deriva del uso de fábulas, las convierte, a mi modo de ver, en un instrumento ideal para lograr que aprendan casi cualquier cosa (¡incluso inglés!) sin casi darse cuenta y, encima, disfrutando. Por eso, debo decir que mi deuda con ellas ha sido y será infinita.

    ResponderEliminar
  17. Hola a todos/as

    Es de agradecer esta gran oportunidad de conocer el blog, Cocodrilo azul, pues debo decir que si no fuera por la invitación de nuestro profesor Ignacio Ceballos de la asignatura Didáctica de la Literatura en Educación infantil (UNIR), no sé si algún día hubiera llegado a conocerlo y disfrutar de él.

    Ofrece variados recursos para hacer llegar la literatura a nuestros alumnos, hijos, sobrinos..., bien sean pequeños, jóvenes o adultos.

    Recorriendo los diferentes apartados que encontramos dentro de la etiqueta "Historia", debo decir que es con el apartado de las fábulas con el que más he conectado. La razón de ello es porque me ha hecho revivir y recordar un proyecto que llevé a cabo en mi anterior carrera, Magisterio de Primaria. Proyecto que tenía como objetivo la animación a la lectura. Para su realización elegí el tema de las fábulas, pues considero que son interesantes historias que desde pequeña me han llamado la atención y con los que he disfrutado, además de aprender mucho.

    Creo que las fábulas son pequeños relatos de carácter educativo, dado que además de ofrecernos la oportunidad de disfrutar de buenos momentos con sus lecturas donde los personajes, muchas veces, pero no siempre, son nada más y nada menos que los diferentes animales que tanto gustan a los niños,ayudan a encaminar el gusto por la lectura, a aumentar vocabulario, a aprender una lección con la moraleja que esconde... Es decir, considero que son una atractiva e interesante fuente de educación y aprendizaje en valores (amistad, nobleza, esfuerzo...). Las moralejas son enseñanzas útiles para la vida e interacción con el entorno.

    En relación a ello, "Disfruta con las fábulas" es uno de los libros de fábulas que más me ha llamado la atención, pues no sólo se centra en la lectura, sino que aún va más allá e incluye otro tipo de actividades como juegos, manualidades y reflexiones con el fin de conseguir que el niño goce de esa lectura y le llevé a profundizar aún más en el disfrute y en las interesantes morales que esconden.

    Para terminar, decir que me ha parecido un blog de gran utilidad para nuestra profesión y que es de agradecer el trabajo y el esfuerzo que realizan los autores de dichos blogs por conseguir magníficos trabajos como éste , y además de ello, nos den la oportunidad de compartir con ellos.

    Un saludo.

    Ana Iribarren (alumna UNIR).

    ResponderEliminar
  18. El blog del cocodrilo azul me parece una web muy interesante, ya que nos puede servir de gran apoyo a la hora de dar clase de lengua y literatura.
    Para mi, de todos los libros y entradas del apartado de historias, me quedo con las fábulas, concretamente con “Disfruta con las Fábulas” de Berta García i Sabatés, ya que incluye juegos, manualidades y reflexiones para que los niños disfruten aprendiendo.
    Las fabulas para mi son muy importantes porque me recuerdan a mi infancia, ya que mi abuelo siempre me contaba fábulas. Además se aprenden muchos valores, te dan consejos, te enseñan sobre la vida, es breve, con pocos personajes, muy colorido etc., por lo que resulta muy motivante para los alumnos. También con su moraleja se aprende la consecución de una historia o un acontecimiento.
    Es muy adecuada para los niños, ya que el texto y las ilustraciones se adecuan a cualquier tipo de edad, siempre hay una estructura, una cohesión una intriga, evocación de escenarios, interés de los personajes, matices del lenguaje, función socializadora y son de gran entretenimiento.
    Nuria Alejandre ( alumna de la UNIR)

    ResponderEliminar
  19. Lo primero de todo quiero felicitar a Ana María Navarrete por la realización de este blog tan constructivo y agradecer también a Rocío Arana (profesora de Didáctica de la Literatura en la UNIR) la oportunidad de acercamiento a él. A mi parecer los blogs son un buen recurso educativo que permite motivar a los alumnos tanto dentro como fuera del aula, pues propician el fomento de la lectura y la escritura.

    Esta página puede ser muy útil ya que al incluir la imagen de los libros de fábulas los hace más atractivos e invita más a su lectura, así mismo la autora del blog nos muestra una selección de libros de fábulas clásicas con formato actual, lo cual atrae más a jóvenes lectores. También puede resultar muy enriquecedor tanto para docentes como para familias, respecto a la reseña que se aporta sobre la edad de recomendación de los mismos.

    Mi experiencia con las fábulas se remonta a 6º de Primaria cuando durante un tiempo mi tutora, nos leyó varias fábulas de un libro (Fábulas de Iriarte y Samaniego). Después de la lectura realizábamos actividades relacionadas con las mismas. La tarea que más me gustaba era cuando entre todos reflexionábamos a cerca de la enseñanza o moraleja de la fábula en cuestión.

    Mi sorpresa fue el curso pasado cuando al hacer las prácticas con niños de 1º, comprobé que éstos se apropiaban estupendamente de las características de este tipo de texto. La tutora realizó una secuencia didáctica de las fábulas: “El león y el ratón”, “La liebre y la tortuga” y “La zorra y la cigüeña”. Después de la lectura de cada fábula por parte de la tutora, los chicos realizaron varias tareas encaminadas a buscar los protagonistas de las mismas (reconocerlos y escribir los nombres), hablar del lugar donde ocurre la acción... Posteriormente los chicos con ayuda de la profesora elaboraron un texto colectivo en el que rescribirán la fábula y por último la tutora insistía en que las fábulas dejan un mensaje, enseñan algo que hace pensar (moraleja), algo que muchos niños de la clase era capaces de intuir cuando la profesora les preguntaba a cerca de ello. Esto demuestra que cuando los maestros organizan actividades acordes con el grupo de alumnos la experiencia es todo un éxito, los chicos disfrutan y aprenden.

    A modo de conclusión, la fábula es un tipo de texto que puede resultar atractivo ya desde las primeras edades. Como en todo juega un papel importante una buena planificación teniendo en cuenta el grupo de niños a los que se dirige y la motivación que sean capaces de transmitir los maestros.

    Marta Gimeno (estudiante de la UNIR).

    ResponderEliminar
  20. El blog del cocodrilo azul me parece algo muy novedoso y creativo ya que te permite viajar por el mundo de los libros y coger ideas interesantes para poder hacer llegar la lectura a tus alumnos.
    La fábula es un tipo de lectura fácil y constructiva a la vez ya que resulta divertida y a la vez te enseña algo. Es muy bueno que el niño a la vez que lee, reflexione sobre lo que lee y al final de su lectura sepa sacar en claro qué enseñanza a aprendido de esa lectura.
    Considero que la fábula es un tipo de lectura que engancha.
    Recuerdo cuando mi madre de pequeña me leía alguna fábula en esas tardes de domingo y luego me preguntaba ¿ qué nos ha enseñado esta lectura?. Son momentos entrañables que una guarda en su corazón.
    Recomendaría a todos los padres que hicieran lo mismo con sus hijos.
    Recomiendo a todos los padres que tengan los fines de semana un momento destinado a la lectura y que cada miembro lea el libro que ha escogido y luego lean todos juntos una pequeña fábula.
    Algo muy importante en la fábula es la ilustración, considero que las fábulas deben tener unos buenos dibujos ya que te sumergen todavía mejor en la historia que te están contando.
    De pequeña me gustaba mucho escribir historias y muchas veces creaba pequeñas fábulas con su moraleja.
    En los colegios todo profesor de primaria deberia crear " el taller de lectura y escritura", en el cual los niños no leerían y escribirían sus pequeños cuentos.
    La fábulas son una buena manera de enseñar a los niños valores y de educarles para crear mundo en el que se respeten los unos a los otros. Es un modo de recuperar los valores que según mi opinión están perdidos y por eso vivimos en un mundo donde reina el egoismo y el pisarse los unos a los otros. Hay que recuperar los valores perdidos y qué mejor manera, ¡QUE LEER UNAS FÁBULAS! y aprender con ellas.
    Un saludo a todos y todas.

    ResponderEliminar
  21. Quisiera, al igual que mis compañeros, felicitar a la autora del blog por el estupendo trabajo que realiza de cara a la difusión de la literatura infantil, una literatura que considero esencial para el desarrollo no sólo del hábito lector en los niños, sino como medio imprescindible para desarrollar su imaginación y por lo tanto su creatividad.
    Considero imprescindible desarrollar un hábito lector en edad temprana y por tanto la literatura infantil juega un importantísimo papel en dicho desarrollo. Es, por consiguiente, este blog un recurso fundamental en nuestro papel como futuros docentes que debemos tener al alcance para mejorar nuestra práctica docente.
    En mi caso, he seleccionado el post de las fábulas puesto que poseen un gran potencial, se trata no sólo de una historia como cualquier otro cuento, sino que va más allá, ya que está contada por animales, un recurso muy cercano y muy atractivo para los niños, animales que nos transmiten un mundo de valores, de actitudes, de comportamientos que debemos imitar. Por medio de las fábulas se nos alerta de la importancia del buen hacer, de constituirnos como buenas personas.
    Por lo tanto los recursos que podemos obtener de las fábulas son muchos, además del gran valor sentimental que me producen, ya que quién no ha oído de pequeño fábulas tan famosas como la cigarra y la hormiga o tantas otras que nos han acompañado en nuestros años de niñez.
    Por todo ello he elegido este post para comentar y sobre todo para valorar.
    Muchas gracias por la labor que se está realizando con este blog.
    Un saludo.
    Ricardo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  22. ¡Hola a todos!

    Mi nombre es Raquel Fernández y yo también soy alumna de la UNIR como muchos de mis compañeros que ya han escrito su comentario en el blog.

    Antes que nada me gustaría también felicitar a Ana María por este estupendo blog, el cual me parece especialmente útil a la hora de fomentar la lectura en el aula con nuestros alumnos. Los docentes tenemos un papel importante a la hora de crear en nuestros alumnos el hábito de la lectura y por ello, creo que debemos estar en continua actualización en cuanto a novedades en literatura infantil se refiere. Este blog me parece de gran ayuda para esta tarea ya que así, podemos ajustar nuestras recomendaciones literarias a lo más novedoso o adecuado para cada edad.

    El apartado de Fábulas me parece de lo más interesante. Por una parte aparecen diversos libros de fábulas para diferentes edades de alumnos de primaria, lo cual me parece muy útil a la hora de elegir un libro dependiendo de los alumnos con los que estemos trabajando. Por otro lado, nos encontramos con un amplio abanico de fábulas para elegir, de los que también podemos hacer una adaptación para nuestros alumnos dependiendo de la edad que tengan.

    Las fábulas me parecen muy interesantes para tratar en el aula ya que son historias de animales, algo que les encanta a los niños. Además tienen ese componente de fantasía, ya que son historias en las que los animales hablan y actúan.

    Las fábulas siempre tienen también una moraleja, una enseñanza, que es lo fundamental de estas historias. Las fábulas además de poder hacer que los niños se interesen por la lectura, tienen un aspecto socializador, ya que siempre les enseñan a comportarse de determinada manera si no quieren encontrarse con sorpresas desagradables en la vida. De todas ellas los niños podrán sacar sus propias conclusiones a partir de la moraleja, y aunque son pequeños, las fábulas son el mejor instrumento para hacerles entender muchos aspectos de la vida cotidiana que ellos mismo irán encontrándose.

    Espero que cuando pueda ejercer como docente, pueda tener en clase una biblioteca de aula, ya que uno de mis muchos propósitos es fomentar en mis futuros alumnos el hábito lector. Creo que es fundamental para su aprendizaje así como para que se incluya como parte de su ocio. Si este hábito, además, se fomenta en casa, podremos dar por sentado que el niño se interesará por el mundo de la lectura.

    Yo de momento, voy intentando inculcar a mi hija de un año, el gusto por los cuentos. Todas las noches contamos uno antes de ir a dormir y a ella le encanta escucharlos y pasar ella misma las páginas. Espero que teniendo unos padres lectores, ella también lo sea.

    Un saludo y enhorabuena de nuevo por el blog.

    Raquel Fernández

    ResponderEliminar
  23. Gracias. Gracias por ofrecernos la oportunidad de aprender juntos con este blog. Creo que esta herramienta es muy útil para guiarnos en nuestra búsqueda de formación de nuestros alumnos. Mediante todos los recursos del blog podemos trabajar diferentes aspectos de la vida de un alumno, y podemos guiarlos para que sean felices y encuentren recursos para sobrellevar su mochilla.

    Escribo en este post, porque creo que las fábulas son un instrumento muy útil para trabajar valores. Así mismo, suponen una crítica a diferentes maneras de hacer en la vida, rompiendo así barreras para poder avanzar. Mediante la crítica, se reflexiona y se llega a un nuevo punto de partida con el que seguir caminando.
    Por otro lado, las fábulas, siguen una estructura sencilla, favoreciendo a que el lector se envuelva de la moral que se pretende subrayar con facilidad. Los personajes de las fabulas suelen ser animales o objetos que pretenden conectar con el lector para que este capte y interiorice el mensaje en clave.
    Es una forma muy bonita y “romántica” de establecer valores y planes de actuación.
    Mediante la reflexión del refrán, los lectores pueden establecer nuevos conocimientos y nuevas formas de afrontar los hechos. Se pretende mejorar, ser mejores personas, ser más felices y simplemente vivir en dignidad.

    Desde mi experiencia, me gustaría apuntar que las fábulas han sido un motor y lo siguen siendo para analizar la realidad desde un punto de vista diferente. Para reorganizar mis pensamientos y sentimientos. Las fabulas, me han dado alas para ser como soy y ver el mundo como lo veo. Me ayudan a analizar de una forma más constructiva, positiva y conjunta los sucesos diarios. Por esa razón, creo que son necesarias y muy recomendables a todas las edades. Ya que, cuando somos pequeños, nos entusiasman los cuentos y las historias para conocer el mundo en el que vivimos y explorar nuestra imaginación. Y cuando somos mayores, las fábulas, nos ayudan a despertar el niño que tenemos dentro, a ese niño que quiere explorar sin miedo a ser descubierto, sin miedo a lo que vendrá. Una simple frase de una fábula puede marcarnos para siempre.
    “Al tratar de emprender una acción, analiza primero las consecuencias de ella” (Fábula: Las ranas y el pantano seco).

    Muchas gracias por ofrecernos esta herramienta, que tanto nos sirve de forma profesional como personal.

    Imma Jiménez

    ResponderEliminar
  24. Hola!

    Descubro el blog a través de mi profesora de didáctica de la literatura, supongo que como algunos de vosotros, y ¡estoy encantada!

    ¿Qué tienen las fábulas que a todos gustan? Creo que es la armonía y el equilibrio entre realidad y ficción que en ellas existe. Es la capacidad que nos aportan de vivir una historia de manera divertida a la vez que nos transmiten una enseñanza.

    Los niños, en este caso no hablo como madre sino como futura maestra y apasionada de la niñez, tienen la capacidad de seleccionar aquello que les gusta, que les transmite, que les motiva, y no se conforman con que les contemos un cuento, y colorín colorado este cuento se ha acabado.
    Los niños son receptores y lectores exigentes que necesitan algo de lo que disfrutar y de lo que aprender, no simplemente una historia vanal y vacía de significado.
    Por eso creo que las fábulas son tan populares, porque son historias divertidas con su componente de fantasía, pero que finalmente nos hacen pararnos a pensar y dejan en el lector o en quien las escucha un "poso" de enseñanza y/o reflexión.

    Aún hoy, despues de muchos años, soy capaz de recordar cuentos de fábulas (Iriarte, Samaniego, etc.) y me siguen pareciendo bonitos y dignos de ser disfrutados por nuestros niños.

    Por eso, agradezco esta entrada en el blog, porque es bueno recordarnos que existen historias eternas que nunca pasarán de moda y de las que siempre podremos disponer y disfrutar.

    Un saludo,
    María

    ResponderEliminar
  25. Fábulas.
    Hola soy alumno de la UNIR, y quiero expresar mi satisfacción con este blog, dando las gracias a la profesora por encargarnos este trabajo y poder así conocer este blog, que nos puede ayudar mucho en nuestro futura profesión de maestros y también ahora.

    He elegido este apartado de fábula, porque me parecen muy interesantes. Estas pequeñas historias sobre animales siempre tienen una moraleja que sirve para la vida diaria. Hacen pensar, llevan a tratar valores, miedos, etc.
    Estas lecturas son muy amenas y como son cortas me parecen una manera muy buena de comenzar a crear el hábito de lectura. Hay multitud de ellas y por tanto podemos leer cada vez una y estar largo tiempo sin repetir ninguna, con la ventaja de que cada una nos da un mensaje diferente. Además se pueden trabajar en el aula de muchas maneras y en diferentes edades. Se pueden hacer representaciones, y sacar su mensaje, hacer que los alumnos piensen y obtengan sus propias conclusiones. Hoy es necesario tratar los distintos valores que están desapareciendo en nuestra sociedad y esta es una buena manera de hacerlo, divertida, amena y además aprendiendo.

    Andrés Morell Vicente

    ResponderEliminar
  26. Parece que tengamos que buscar la última novedad literaria o Best seller para llevarlo a nuestras aulas, cuando podemos recurrir a los clásicos y las fábulas que son una garantía de éxito.
    Podemos definir la fábula como un relato breve, en prosa o en verso, con una finalidad didáctica (moral, exhortativa, satírica o simple aserción de una verdad). La moraleja aparece de forma explícita y que facilita el aprendizaje y la reflexión, a diferencia otros géneros narrativos, que la traen implícita, tal como los cuentos.
    El carácter didáctico de las fábulas ya lo empleaban en la antigüedad los griegos y los romanos. Entre los autores griegos que más destacan se encuentra Esotopo, que aquí nos recomienda. La tradición de Esotopo la heredó Fedro escritor en lengua latina. En la época medieval, destacan los cuentos didácticos religiosos y, en la edad moderna, la literatura de la ilustración, también con finalidades educativas. La edad contemporánea ha dado grandes fabulistas como George Orwell.
    Además, la fábula es una eficaz herramienta para trabajar la estructura narrativa y que nuestros alumnos puedan practicar:
    1. Presentación: en un primer momento se nos presentan los personajes, el espacio, el tiempo, etc. y se nos indica el problema que se tendrá que resolver
    2. Conflicto: que tienen que superar.
    3. Desarrollo de las acciones: para resolver o superar el conflicto o problema planteado.
    4. Moraleja: o reflexión que se desprende de las actuaciones de los personajes.
    Otro aspecto importante que podemos trabajar con las fábulas son aspectos emocionales de nuestros alumnos. Las historias de las fábulas tratan de animales que tienen que resolver un conflicto, el cual puede ser de varios tipos: Un problema que se tiene que resolver, un deseo que se quiere satisfacer. A partir de la situación planteada, se desencadenan las acciones de los personajes y se propone una reflexión sobre el tema o idea central de la patraña. La fábula puede ser una herramienta eficaz para combinar lectura y emociones.
    La literatura infantil y juvenil actual está llena de libros "políticamente correctos" que a menudo se dan como temas transversales en el currículum escolar; libros con una calidad literaria bastante mala. Mientras que la fábula, en sí misma, comporta una enseñanza, una didáctica pensada ya para que, mediante su lectura, el lector pueda extraer sus conclusiones.
    Cómo ya hemos dicho antes, las fábulas se utilizaban a la Edad Media con intenciones morales y didácticas. Las fábulas, traen la moralidad explícita y, por lo tanto, pueden ser un recurso interesante para trabajar con los alumnos los valores morales.
    La fábula constituye un recurso interesante y una buena estrategia de aprendizaje para nuestros alumnos. A estos los gustan mucho los animales y se identifican con ellos. Además las fábulas nos brindan la oportunidad de representar las voces de los personajes más fácilmente que las voces de los humanos y esto nos ayuda a captar la atención de los niños.

    ResponderEliminar
  27. Buenas tardes, como muchos de otras intervenciones, soy alumna de la materia de Literatura en la UNIR.

    He escogido este artículo porqué me ha recordado a cuando mis padres me contaban historias, cuando me sentaba boquiabierta delante de mi abuelo junto a la chimenea y me empezaba a contar pequeñas fábulas. Éstas con una finalidad didáctica enorme, hacían que cada día me fuera a dormir con una historia nueva y con una sensación de haber aprendido algo nuevo.

    Poco a poco a medida que creces te das cuenta que la vida está llena de lecciones por aprender y que aquellos cuentos que te contaban estaban llenos de verdad y no solo de ficción como creías.

    Por otro lado, considero que no sólo las fábulas son para los niños, sí es cierto que muestran muchas verdades y que son un muy buen recurso pedagógico, pero también lo son para muchos adultos, los cuales muchas veces necesitan una dosis de humildad y de reflexión para valorar lo que es la vida.

    Te recomiendo un libro para adultos con moralejas, que me encantó cuando lo leí. Son veinte cuentos del escritor Sergi Pàmies (ganador del premio Ciudad de Barcelona y el premio Letra de Oro en 2007). No sé si podríamos llamarles fábulas concretamente, pero mientras leía tu artículo me ha venido a la mente y me ha traído muy buenos recuerdos, y por ello me gustaría compartirlo contigo. Los veinte cuentos de “Si te comes un limón sin hacer muecas” combinan las emociones basadas en las relaciones personales y familiares, situaciones cotidianas y fantásticas que profundizan en emociones comunes con las que resulta fácil identificarse. Los personajes ya maduros y las situaciones en qué se encuentran: el amor no correspondido, la desconfianza, las dependencias familiares, el exceso de soledad o de compañía y los deseos insatisfechos, son vistos desde un punto profundamente oscuro, incisivo e irónico pero a favor de la felicidad. Sergi Pàmies retrata las servidumbres de unos personajes vulnerables, esclavos de unas circunstancias que, al igual que los limones, tienen el contradictorio poder de ser ácidas y refrescantes al mismo tiempo.

    Quería copiarte el link del libro, pero no lo he encontrado en castellano, el libro original es catalán (“Si menges una llimona sense fer canyotes”), pero si tienes opción y te ha parecido interesante, te lo recomiendo cien por cien.

    Agradecerte este blog, creo que es una muy buena idea el que hayas empezado a publicar estos artículos, considero que son de mucha utilidad y muy interesantes, además nos proporcionan, y creo que hablo en nombre de todos, recuerdos de nuestra niñez, llevándonos a otro mundo por unos instantes... Doy las gracias al mismo tiempo a la UNIR por habernos proporcionado este blog, creo que sin ellos no hubiéramos llegado a experimentar este pequeño placer.

    ¡Seguiré leyéndote!

    Susana

    ResponderEliminar
  28. De este blog me ha llamado la atención el modo en que selecciona lo mejor para jóvenes lectores. A partir de llenar el tiempo de ocio de una forma motivadora, intenta llegar con el lenguaje de las palabras, acompañado con ilustraciones y con videos que deleitan a los sentidos.
    El objetivo que busca este blog es que encuentren estos niños y jóvenes el placer por la lectura. De entre los apartados que me han llamado más la atención es la amplia información que acerca de autores pone a disposición de los lectores para disponer de un conocimiento amplio del mundo literario. Desde los clásicos pasando por todo tipo de géneros destinados al mundo infantil y juvenil.
    La forma como se introduce a los lectores, les proporciona el desarrollar esa sensibilidad del contacto con ese mundo de las palabras para que de forma lúdica, fomente la atención, animarlos a leer y dispongan de la suficiente información para que en libertad puedan elegir entre el amplio abanico de libros destinados a sus edades, con el criterio de calidad asegurada.
    La lectura les desarrolla intelectualmente su atención e imaginación y en este blog desde sus distintos apartados permite que los futuros lectores crezcan con el interés por descubrir todos los géneros, obras recientes, no tan recientes, autores.
    Desde un lenguaje adecuado al receptor y con la claridad que precisa la información. La literatura permite explorar otros mundos y desde este blog se fomenta que los jóvenes y no tan jóvenes despierten la imaginación, encuentren el placer por la lectura y lean siempre partiendo de un criterio de calidad.
    En este post que dejo el comentario, sobre los libros de fábulas que son de mi agrado especialmente. Estos libros me gustan ya que después de haberlos leído siempre te quedas con la moraleja que es una lección especialmente para la vida. Estos cuentos dejan su granito de arena para en las futuras ocasiones en la que nos encontremos en una situación parecida a la contada, los lectores tengan un punto de referencia de cómo actuar y así no dejarse llevar por el error o aprender del error.

    ResponderEliminar
  29. Celeste Vaquero Sánchez17 de noviembre de 2012, 9:31

    Siento ser reiterativa, pero al igual que el resto de mis compañeros quería felicitarte, Ana María, por este blog tan fantástico.

    Que recuerdos tan gratos de la niñez además de nostálgicos, me traen las fábulas. Cuando era pequeña pasaba los veranos, junto con mis doce primos, en un pueblecito de Salamanca. Por las mañanas llevábamos el almuerzo a mi abuelo que trabajaba en la era, con el trillo y los bueyes, nos sentábamos debajo de la sombra de una gran encina y mi abuelo, mientras almorzaba, nos contaba cuentos. Él decía: - No son cuentos, son historias para pensar. La cigarra y la hormiga, La zorra y las uvas, El ratón y la rana etc… todos nos quedábamos embelesados con sus historias e impacientes de que llegara el día siguiente para escuchar una nueva.

    Cuando tomé la Primera Comunión me regalaron “365 fábulas”, al comenzar a leerlo me di cuenta que eran “las historias para pensar” de mi abuelo. Fui madre y se las he contado a mi hijo desde bien pequeñito, adaptada por mí a un lenguaje comprensible para él, como hacia mi abuelo, cada día del año una, algunas se las sabía de memoria.

    Este mismo libro, 365 fábulas, lo he utilizado con mis niños de extraescolares, los días de lluvia, o cuando ha ocurrido algún incidente o discusión en el patio o simplemente porque nos apetece leer. Al ser relatos cortos nos permite realizar escenificaciones y role-playing muy entretenidos además de educativos, la moraleja siempre lleva consigo una reflexión.

    La fábula es un recurso didáctico muy completo puesto que no solo trabajamos la lectura, sino también sentimientos, valores, emociones, actitudes y aptitudes, al igual que fomenta el diálogo, la comunicación, la empatía y la reflexión.

    Una vez más gracias y saludos cordiales.

    Celeste Vaquero Sánchez
    (UNIR-Grado Primaria)

    ResponderEliminar
  30. Hola Ana María. Mis felicitaciones por tu fantástico Blog.

    He escogido la entrada “Fábulas” porque me encantan y a los niños también. El hecho de que estén protagonizadas por animales, tengan ilustraciones tan narrativas y una intención didáctica frecuentemente manifestada en una moraleja final, son un atractivo indiscutible para los más pequeños. Toda moraleja nos transmite un mensaje moral o ético, que podemos aprovechar con nuestros alumnos para debatir sobre determinadas cuestiones. Puede ser interesante leer a los niños/as una fábula y que sean ellos mismos los que redacten la moraleja. Se pueden crear debates en el grupo clase y comentar los posibles conflictos que tengan lugar en ellas.

    Creo que a través de las fábulas podemos trabajar cosas muy positivas en el aula.

    Marta Barquín Ortiz.
    Alumna Literatura
    UNIR

    ResponderEliminar
  31. Hola Ana María,

    Como muchos otros compañeros, he llegado aquí a través de la asignatura de Didáctica de la Literatura del Grado de Maestro de Primaria. Me resulta curioso que siendo una gran lectora, no me haya parado nunca a leer los numerosos blogs dedicados a este arte que hay en la red, aunque he de reconocer que para esto soy muy tradicional, y para mí la sensación de tener el libro entre tus manos en insustituible. No obstante, creo que a partir de ahora indagaré un poco más en este mundo virtual, porque estoy segura de que hay cosas realmente interesantes.

    Después de leer todos los posts etiquetados en el apartado Historia me he decantado por este sobre las fábulas porque me recuerda de una manera especial mi niñez. Aún recuerdo la portada del libro “Una fábula para cada día”, que me encantó y releí mil veces. Sigue guardado, con mi colección de libros infantiles, esperando a que tenga niños que hereden de su madre la pasión por la lectura. Creo que las fábulas son una manera preciosa de introducir a los niños poco a poco en el mundo literario, ya que todos sabemos que los animales fascinan a los niños, y que les ocurran cosas cotidianas les resulta interesante y motivador. Además, son historias breves, que tienen en cuenta la poca capacidad para mantener la atención de los niños más pequeños, y transmiten los valores deseables en cualquier ser humano.

    Un saludo,

    Mª Carmen García (UNIR)

    ResponderEliminar
  32. Teresa Aznar Guillermo18 de noviembre de 2012, 3:35

    Que alegría me ha supuesto el descubrir el blog El cocodrilo azul . Descubrimiento realizado gracias a mi profesora de Didáctica de Literatura María García.

    Al entrar, lo primero que me ha llamado la atención, es la alegría visual que nos produce contemplar las maravillosas imágenes que en el se insertan. Si bien es cierto que a través de la red podemos tener acceso a incontable información, siempre es complicado conseguir información adecuada a la búsqueda que se realiza. Por ello al encontrar El cocodrilo azul me ha supuesto un grata sorpresa, ya no solo por la magnífica presentación, sino también por la cantidad de comentarios, enlaces, entrevistas, modelos, ilustraciones, y temas (entre otros) a que da acceso, dando la posibilidad de tener un recurso didáctico y personal de primer nivel.

    Dentro del apartado de Historia, inserto mi comentario en la entrada de FÁBULAS, ya que considero que es un tipo de literatura muy cercana, tanto para adultos como para jóvenes y niños. Es una literatura que nos hace pensar, donde los personajes son imaginarios pero que nos trasladan a un final con moraleja. Personalmente me encantan las ilustraciones de los cuentos de fábulas, imágenes que a los más pequeños que todavía no saben leer, les hace imaginar y soñar con el contenido del libro. La imagen se transfigura en el primer contacto del niño con la literatura, contándole sin palabras el contenido del libro.

    Ya como final, me gustaría poner mi pequeño granito de arena dentro del universo literario. Hace unos años, concretamente en el año 2002, mi hija Georgina, mi marido Xavier y yo decidimos realizar un libro de cuentos que hablara sobre el entorno natural del lugar donde vivimos, Gelida. Todo empezó como un juego y acabó como un libro de fábulas, donde diferentes personajes nos enseñan a vivir y a cuidar su hábitat.

    Es un libro realizado en gran formato (DinA4), y las ilustraciones interiores están realizadas en blanco y negro con la finalidad que los propios niños lo pudieran colorear.

    Realmente fue una experiencia maravillosa y muy enriquecedora.

    Teresa Aznar Guillermo
    Alumna UNIR

    ResponderEliminar
  33. Hola a todos los blogueros del cocodrilo azul, me llamo Isabel Sastre y soy alumna de la Unir.

    En primer lugar me gustaría felicitar a Ana María Navarrete por este maravilloso blog que nos proporciona un material muy interesante para poder utilizar como recurso en nuestras aulas y agradecer también a Rocío Arana (profesora de Didáctica de la Literatura) por abrirnos las puertas del mundo de la literatura infantil y juvenil a los que como yo, somos unos novatos.

    Toda la información que aparece en el blog me parece muy novedosa e interesante y la podemos utilizar como recurso para que nuestros niños sean unos lectores con criterio.
    He elegido las fábulas ya que me parece una lectura divertida, constructiva y que puede despertar el sentido crítico del alumnado. Las moralejas o enseñanza de una fábula nos puede permitir realizar otro tipo de actividades que refuercen los valores de los alumnos, además creo que las ilustraciones e imágenes y los personajes animales que aparecen en ellas, pueden resultar muy motivadoras para los chicos.

    Con las fábulas he recordado con mucha nostalgia, tardes de invierno alrededor del brasero y la figura de mi abuela (apasionada cuenta cuentos) que nos contaba muchas historias a mí y a mis hermanos, y ¡cómo no! un montón de fábulas con sus moralejas y enseñanza.

    Un saludo muy afectuoso para toda la comunidad Unir.
    Isabel Sastre

    ResponderEliminar
  34. Hola a todos.
    Como muchos de los que han comentado esta entrada del blog "El cocodrilo azul", soy alumna de la UNIR y doy la enhorabuena a la autora de esta entrada Ana María Navarrete. Es muy interesante la información que nos has dejado y muy interesantes y útiles los libros que nos has mostrado.
    Me ha costado decidirme qué entrada comentar, ya que cada vez que entro al blog me distraigo investigando y leyendo toda la documentación que nos ofrece.
    He optado por comentar el tema de las fábulas porque es un tema que creo que puede aportar gran variedad de actividades en mi función educativa y con aportaciones muy interesantes.
    Las fábulas son muy atractivas y con tienen buena finalidad para trabajar con niños, ya que aportan valores y aprendizajes de una forma divertida y entretenida. Además las maravillosas ilustraciones que las acompañan son un gran complemento.
    A parte de la actividad basada en la lectura de las fábulas y de su comprensión lectora, pordemos ampliar la actividad con debates en clase sobre qué es lo que nos intentan enseñar, dialogar sobre lo que opinian de cada personaje y de lo que aporta cada uno de ellos. Se pueden realizar pequeños teatrillos, también se pueden imaginar las historias basándose simplemnete en las ilustraciones, para que piensen y mediten lo que sucede, etc.
    Son maravillosas y a todos los niños les encantan. Me convencí para comentar esta entrada porque justo me vinieron unos niños con la famosa fábula de "la hormiga y la cigarra" y estuvimso debatiendo sobre ella.
    Enhorabuena a este maravilloso blog por toda la información que nos aporta y las ideas que nos ofrece tanto a maestros como a madres y padres.
    Un slaudo.
    Carolina Virto

    ResponderEliminar
  35. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  36. Buenas tardes a todos.

    Soy Raquel Eslava y, como alumna de la UNIR, llevo días entrando a este blog investigando los recursos que me puede ofrecer. He de reconocer que se me va el tiempo de las manos cliqueando sobre las distintas etiquetas y leyendo las contribuciones, pero finalmente hoy me he decidido a comentar este apartado dedicado a las fábulas porque me declaro una fan incondicional de este tipo de relatos, no solo desde el punto de vista de lectora empedernida, sino también como maestra conocedora del abanico de posibilidades que ofrece este tipo de narraciones desde un punto de vista pedagógico.

    En mi opinión, las fábulas son un instrumento ideal para incentivar la producción tanto oral como escrita en los niños puesto que desde muy pequeños están inmersos en un mundo visual de dibujos animados y de breves mensajes lingüísticos. Las fábulas, si por algo se caracterizan, son por poseer gran inventiva, riqueza imaginativa e ilustraciones sencillas y de gran colorido que enganchan al lector desde la más tierna infancia.

    Gracias a las fábulas podemos trabajar con nuestros alumnos las características de los textos narrativos de una manera clara y amena para ellos. Podemos enseñarles a distinguir los elementos de todo texto narrativo. Por ejemplo, en las fábulas aparecen pocos personajes, siempre animales, con los que a los niños les gusta identificarse. También podemos trabajar el argumento, ya que la estructura de situación inicial, conflicto, desenlace, situación final y moraleja es constante en todas las fábulas. A su vez, podemos trabajar los distintos espacios y tiempos en los que se desarrolla la acción, al ser casi siempre ambientes naturales que los niños conocen.

    Sin duda, las fábulas dan también mucho juego desde un punto de vista pedagógico en cuanto a que concluyen con una enseñanza o moraleja de carácter instructivo. Detrás de cada fábula hay una crítica hacia ciertos comportamientos y actitudes, lo que hace que se representen animales personificados con características muy definidas. Distintos vicios como la mentira, el egoísmo, la avaricia o la pereza se ponen de manifiesto en este tipo de narraciones. Una actividad de mucho interés sería el proponer a nuestros alumnos la lectura de una fábula e intentar extraer la moraleja de la misma. Según cuál sea la edad de los mismos podemos proponerlos que ellos mismos escriban una fábula con su correspondiente moraleja final.

    También podemos enseñar a los alumnos distintas características lingüísticas. Muchas fábulas incluyen breves diálogos entre los personajes (estilo directo) y un narrador que los pone en situación (estilo indirecto). A su vez, las moralejas pueden ser un pareado, de manera que podemos practicar rimas a base de versos breves y sencillos que a los niños les encantan.

    Por último, me gustaría destacar que la fábula está enmarcada en un ámbito literario de ocio y juego donde el alumno que es el receptor y también puede ser el emisor, a la vez que se entretiene, aprende. Gracias a las fábulas podemos conseguir que nuestros alumnos se interesen por la lectura y disfruten con ella.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  37. Buenas tardes Ana María:
    He estado leyendo las diferentes entradas que muy amablemente compartes con el resto del mundo y he podido descubrir numerosos recursos que serán de gran utilidad para que el público más joven se inicie en este fascinante mundo de la lectura. Con esta entrada en concreto, me has hecho viajar a mi infancia y recordar muy buenos momentos. En mi caso, eran mis padres los que se encargaban de contarnos las fábulas y mis hermanos y yo escuchábamos atentamente embelesados por la narración. Más tarde, podíamos leerlas nosotros mismos y mirábamos las ilustraciones, que no eran muchas, pero te hacías una idea de los personajes que aparecían en la historia. Los diferentes libros que sugieres son muy instructivos y didácticos y creo que sencillos de leer. Al ser relatos breves a los niños no se les hace una montaña leerlos y tras una fábula están deseando comenzar la siguiente. Por otro lado, los personajes suelen tener unas características que se transfieren al modo en que actúan, por ejemplo, asociamos la liebre como un animal ágil o tortuga como un animal lento, y están incitando a que el niño capte estas similitudes y le haga pensar. Por último, y quizás una de las características más importante de las fábulas es la carga moral que hay por descubrir, esa crítica al comportamiento humano camuflada en los personajes que tras una determinada secuencia de hechos queda al descubierto.
    Desde un punto de vista didáctico, podemos decir que las fábulas cumplen con muchos de los requisitos que la literatura infantil dirigida a los niños debe tener: una trama bien construida en la que se sucede una acción y mantiene el suspense hasta el final; el uso mayoritario de los animales actuando como personas dotándole de una fantasía que el niño necesitará para explorar nuevos mundos y comprender mejor lo cotidiano y la reflexión final que contribuirá al pensamiento crítico del niño.
    Hace un mes pensaba que las fábulas habían caído en el olvido pero al ver esta entrada sobre ellas, así como ver en la mochila de mi sobrina un libro de fábulas, me ha causado una gran alegría y por seguro, será uno de mis próximos recursos que utilizaré para acercar la literatura a los niños y se enganchen con ellas.
    Gracias y un saludo
    Ana María Giménez Carbó

    ResponderEliminar
  38. Buenas tardes,
    Soy Pedro Anton, alumno de la Unir y primero quería darle la enhorabuena a Anna María por el blog como han hecho gran parte de mis compañeros.
    He estado varios días leyendo este blog y contiene entradas muy interesantes. Me ha llamado especialmente la atención esta, ya que contiene una gran recopilación de fábulas para niños, las cuales en mi opinión, son una gran herramienta educativa. Las fabulas además de fomentar valores morales en los niños, ayudan también al desarrollo de otros aspectos como la imaginación o creatividad y suelen atraer bastante la atención de los niños con sus llamativos personajes e historias, por lo tanto sirven para incrementar su interés la lectura. En resumen, esta recopilación puede resultar muy útil para cualquier persona que se dedique a la enseñanza, ya que puedes elegir entre gran cantidad de fábulas para todas las edades.
    Un saludo,
    Pedro Anton Gil

    ResponderEliminar
  39. Primero de todo agradecer el magnífico espacio dedicado a la literatura infantil y juvenil; es un espacio dinámico, participativo y tratado con mucho cariño y delicadeza. Felicidades!
    Como maestra de educación infantil que soy, me gustaría comentar el apartado de las fábulas. He explicado muchísimas veces varias fábulas a mis alumnos y cada vez tengo más experiencias que contar; todas ellas entrañables. Fábulas como “La liebre y la tortuga”, “El león y el ratón”, “La cigarra y la hormiga”, entre otras. Estas fantásticas historias nos permiten establecer un diálogo enriquecedor, donde se debaten actitudes, comportamientos, conductas de los personajes, que a su vez son las nuestras y las de nuestros compañeros, familiares, amigos, etc.
    Trabajar la educación en valores y la formación humana desde las fábulas, es un gran recurso educativo.

    Anna Puigderrajols Mariano
    Alumna de UNIR

    ResponderEliminar
  40. Buenas tardes,

    Yo también soy alumna de la UNIR. Escribo sobre este comentario porque las fábulas me han gustado siempre. En mi infancia las fábulas estaban muy presentes en nuestras vidas, no solo en el colegio, sobre todo en nuestras casas, los padres nos contaban estas historias de animales con moraleja final y creo que poco a poco han ido quedando en el olvido y debemos recuperar su tradición.
    Al ser historias cortas, con una trama sencilla y fácil de seguir, con animales y objetos inanimados que hablan y viven aventuras, creativas, con dibujos claros y coloridos para facilitar la comprensión sobre todo de los más pequeños, ayudan a captar el interés del niño por seguir leyendo y sobre todo por llegar al desenlace final. Además, siempre son historias que fomentan valores, actitudes y comportamientos de respeto hacia los otros, por lo que considero que son muy adecuadas para trabajarlas en las distintas edades.
    Un saludo.

    Verónica

    ResponderEliminar
  41. Primeramente y antes que nada quisiera dar las gracias a la autora de este blog, Ana María Navarrete, por recopilar y compartir con todos tanto material relacionado con la literatura infantil y juvenil. Pensando en mi futuro como maestra de primaria creo que es muy interesante poder contar con numerosos recursos para poder trabajar lo mejor posible con los niños, por eso, ya he añadido este blog a mi apartado de “favoritos”.
    He estado curioseando las diferentes entradas y aunque considero que todas son muy interesantes, he escogido este post porque siempre me han llamado la atención las fábulas y su peculiar manera de transmitir y enseñar qué consecuencias podemos obtener como resultado de nuestras acciones. Pensemos que en sus inicios, éstas fueron creadas para enseñar, de una manera amena, lecciones morales a los adultos. Creo que todos alguna vez nos hemos visto reflejados en alguna de ellas y nos han servido al menos para recapacitar.
    Pensando en los niños; las fábulas poseen una intención didáctica que las hace muy útiles para poder trabajarlas en la escuela. Es un tipo de literatura que puede resultar agradable y divertida a los alumnos y a la vez útil para enseñarles valores y profundizar en ellos.
    Me gusta que los diferentes libros que nos comparte Ana María Navarrete abarquen edades desde los seis hasta los doce años en adelante, haciendo más accesible la lectura de este tipo de narración a niños más pequeños. Pienso que estos libros se podrían introducir en la escuela como lecturas habituales y volver así a recuperar nuestras queridas fábulas ya que, según mi opinión, estas composiciones literarias cada vez se leen menos en los colegios y corren el riesgo de perderse por lo que deberíamos tenerlo en cuenta y no tan solo por su valor educativo sino porque además poseen un valor histórico muy importante.
    Un saludo
    Cristina

    ResponderEliminar
  42. Mi intervención hace referencia a las recomendaciones de los libros de fábulas, los cuales me han traslado de vuelta a mi infancia, consiguiendo hacerme recordar un viejo libro de hojas amarillentas probablemente heredado de mis abuelos, que solía estar en uno de mis estantes de libros.

    Las fábulas solían fascinarme, suelen ser libros que guardan cierto parecido con los cuentos pero en versión cortometraje, concentrado con un contenido didáctico y con una esencia de sabiduría práctica y accesible para los más pequeños. Me apetece hacer referencia a ellos porque para mí significaron algo más que una simple historia. Son pequeñas historias que encierran un paralelismo con la propia vida que además poseen una moraleja, jugo esencial de la historia que encierra. Considero que las fábulas son transcendentales en nuestra infancia, que invitan a la reflexión y que además permanecen latentes en el transcurso del camino. Cuántos de nosotros solemos mencionar alguna de ellas en nuestro día día:”no seas el pastor que llama el lobo...”

    Me gustan estas recomendaciones colgadas en el blog porque ofrecen un gran abanico de posibilidades pedagógicas, desde antologías clásicas antiguas o fábulas tradicionales recopiladas de los últimos 100 años por diversos autores, adaptando diferentes versiones para diferentes edades e incluso fábulas más dinámicas e interactivas que ofrecen juegos y manualidades. Esta es la gran diferencia, las distintas oportunidades de aprendizaje que poseen las ediciones actuales a las que poseían en nuestros años de infancia.

    ResponderEliminar
  43. Supongo que es poco original empezar la intervención alabando lo interesante y provechoso que es este blog porque todo el mundo lo hacemos, pero es que realmente es así porque en él se ofrecen multitud de recursos que podemos utilizar en nuestras clases como maestros, en casa como padres...

    Dentro de todas las opciones que se ofrecen en el cocodrilo azul me he sentido atraída sobre todo por este apartado de fábulas. De pequeña tuve un libro titulado "365 fábulas" que leía todas las noches con mi padre antes de irme a la cama, ¡era maravilloso! A pesar de lo que a un niño pequeño le pueda costar irse a dormir yo estaba deseando que llegase ese momento para leer una nueva fábula, cada día una distinta, cada día una moraleja nueva con unos personajes nuevos.

    La fábula ha sido siempre una composición literaria de alto valor ético que atrae a todos los públicos. Tal vez, llame más la atención al público infantil por su brevedad, el efecto acción-reacción que en ellas se produce, la animación de los animales (que suelen ser sus protagonistas)... Pero también es apta para un público adulto. De hecho, existen nuevos métodos de "coaching" que utilizan este género como una vía de entrenar e instruir.

    Como maestra me gusta utilizar la fábula al comenzar el día como una manera diferente de arrancar las clases, captar la atención de los alumnos, despertarlos poco a poco. Ellos disfrutan, yo disfruto, las fábulas nos enseñan valores importantes y juntos progresamos en nuestro desarrollo personal.

    Por último me gustaría terminar con la fábula de "El asno y el cochino":
    Envidiando la suerte del cochino un asno maldecía su destino: "yo trabajo y como paja, él come harina, berza y no trabaja", "a mi me dan palos todos los días, a él le rascan y halagan a porfía".
    Así se lamentaba de su suerte, pero luego que advierte, que a la pocilga alguna gente avanza en guisa de matanza, armada de cuchillo y de caldera, y con maña fiera dan al gordo cochino fin sangriento.
    Dijo entre sí el jumento: "si en esto acaba el ocio y los regalos, al trabajo me atengo y a los palos".

    Un saludo

    ResponderEliminar
  44. Como padres y profesores, buscamos nuevas ideas para enseñar a nuestros hijos y alumnos. Con frecuencia pensamos que lo novedoso es lo mejor, implicando razonamiento, pensamiento crítico y abstracción. Puede que buscamos demasiado porque las fabulas son perfectos para eso: son divertidos y motivadoras dando características antropomórficas a plantas y animales lo cual promueve la imaginación y la fantasía. Y además todos tienen su contenido ético y moral; a veces comentado de manera explícita al final, y a veces no. Yo casi las prefiero cuando no se lo comenta y se puede pedir que los niños nos lo comenta ellos mismos.
    Cuando los medios de comunicación nos habla del incremento de TDA y TDAH en el aula, creo que la corta extensión de las fabulas facilita su uso para todos nuestros alumnos. Y además nos dan mucha flexibilidad en su aplicación o uso dentro del aula, Se pueden tratar directamente en literatura, en dramatización para promover expresión oral y expresión artística además de su uso en la enseñanza de otras lenguas. Yo los he utilizado en mis clases de inglés preparando pequeñas obras de teatro y mis alumnos están siempre encantados.
    Estos cuentos siempre tendrán su sitio en el aula, son fabulosos!
    fabuloso, sa
    1. adj. Imaginario:
    el unicornio es un animal fabuloso.
    2. Extraordinario, increíble, excesivo:
    nos costó una suma fabulosa.
    3. adv. col. Muy bien:
    he dormido fabuloso.


    Un saludo, Liam

    ResponderEliminar
  45. En primer lugar quisiera reflejar mi gratitud a Ana María Navarrete, porque es una de esas personas que se preocupan por los demás. Muestra clara de ello es el magnífico Blog que hemos podido conocer gracias al original y creativo equipo de profesores de la Unir que son responsables de la asignatura de Didáctica de la Literatura en Educación Primaria.

    La creación de un Blog siempre implica una necesidad de compartir cosas importantes, y de eso se trata la vida.

    Con respecto a mi elección, tengo el convencimiento de que todos los apartados son muy interesantes pero voy a decantarme en esta ocasión por el de Fábulas, quizá porque me he sentido trasladado de manera especial a etapas de mi vida, que pueden parecer muy lejanas, ya que tengo 49 años de edad, pero que las siento muy vivas dentro de mí desde entonces.

    Las fábulas reflejan la realidad de la vida misma, aciertos y errores que todos experimentamos, aciertos y errores que, en definitiva, nos hacen madurar. Lo importante es que esa madurez que vamos adquiriendo con el paso de los años no nos haga perder la esencia de lo que realmente es importante. Para ello, siempre debemos tener activa dentro de nosotros esa etapa infantil por la que todos hemos pasado y que nos va a permitir afrontar la existencia con mayor alegría y esperanza. Incluso aquellos que no hayan vivido una infancia muy grata, siempre la recordarán como una etapa donde ha predominado la naturalidad y la autenticidad de sentimientos.

    Las fábulas son historias que hacen reflexionar, tanto a niños como a mayores, mediante personajes que resultan cercanos, en una recreación agradable de multitud de situaciones que representan la vida misma. Estas historias finalizan siempre con unas consecuencias que determinan una moraleja. Muchas veces, el propio sentido común nos conduce a esta moraleja antes de que se nos ofrezca al final de la historia.

    Podríamos utilizar las fábulas como un buen recurso que contribuyera a la posibilidad del resurgimiento de ese sentido común que gran parte del mundo parece haber perdido.


    Un saludo para todos.
    Daniel Dupuy

    ResponderEliminar
  46. Lo primero destacar la importancia del blog en cuanto a la calidad de sus entradas y lo entretenido que resulta leerlas. He disfrutado leyendo varias de sus etiquetas y recordando libros leídos en mi niñez que afortunadamente conservo a día de hoy. Entre ellos destacar las aventuras de Los Cinco, Los Hollister, Las mellizas de Santa Clara, Torres de Mallory, Pollyana, Heydi, Celia, Antoñita la Fantástica, las Fábulas de Samaniego o lo cómics de Esther y su Mundo.

    En cuanto a las fábulas las recuerdo con un cariño enorme y formaron parte de mi infancia tanto en el colegio como en casa. Su aplicación pedagógica es enorme y su moraleja siempre a considerar, ya que en una sociedad de consumo como la nuestra, debemos intentar trabajar valores diariamente con nuestros alumnos. Una forma de trabajar con ellas en el primer ciclo es leyéndoselas con cambio de voces según el animal que esté hablando, les resulta muy entretenido, entienden el desarrollo de la trama y saben perfectamente sacar la moraleja final. Otra forma de utilizarlas es cuando los niños saben leer con más soltura, que lo hagan interpretando a un animal u otro, dependiendo del tipo de animal que sea, la voz será más grave o más aguda, mientras que el profesor u otro niño hace de narrador, también se pueden escenificar las fábulas con caretas realizadas en clase. Las fábulas siempre son educativas y a los más pequeños les gustan especialmente.

    El año pasado pude participar en las clases del primer ciclo de primara, en la asignatura de Lengua y por lo tanto en las actividades de Biblioteca y de animación a la lectura, mi sorpresa fue que contrariamente a lo que yo creía, a los niños les encanta leer, además de que les lean. Pude llevar a cabo varias actividades de lectura con fábulas, actividad que les gustaba especialmente, ya que podían participar leyendo ellos mismos, previendo el final o preguntando sobre lo que podía pasar, además de destacar los valores aportados y comentar sobre ellos.

    Un libro muy interesante es Fábulas Infantiles, de Libsa, que recopila autores como Esopo y Samaniego hasta cuentos populares como La Lechera o La Cigarra y la Hormiga.

    Saludos,
    Ana Catalán

    ResponderEliminar
  47. En primer lugar me gustaría reconocer en estas lineas el gran trabajo realizado en este blog. Me he quedado sorprendida por su calidad y por su riqueza en cuanto a recursos que pueden resultar muy valiosos en la tarea docente, en la educación de nuestros hijos...

    Cuando he visto el post dedicado a los libros de fábulas ha captado inmediatamente mi atención. Tal vez sea por los recuerdos de mi infancia que las fábulas me evocan. En mi niñez pasé muchas tardes escuchando por boca de mi padre la lectura de numerosos cuentos infantiles. Mi padre solía traerme cada cierto tiempo libros de cuentos y a mi me encantaba que él me los leyera y respondiera a las preguntas que éstos suscitaban en mi mente. Recuerdo que en una ocasión mi padre trajo a casa tras un viaje de trabajo una colección de cuatro tomos de libros de fábulas de autores clásicos como Esopo, Samaniego... Hoy es el día que aún la conservo y a menudo les cuento a mis hijos muchas de ellas. Me parecen excelentes por su potencial didáctico y porque incitan a la reflexión acerca de cuestiones morales, sociales, humanas...

    En definitiva, desde mi propia experiencia personal (en el pasado como hija, ahora como madre) considero que las fábulas pueden resultar un material excelente para trabajar dentro del aula. A través de ellas y de su simbolismo el niño puede abrir su mente a un mundo de reflexión y de preguntas que, con la guía del adulto, pueden resultar tremendamente interesantes. Las fábulas son relatos cortos y con personajes atractivos para los niños, por ello, y de manera lúdica son muchos los aspectos que podemos trabajar con ellas (educación en valores, creatividad, resolución de conflictos, competencia linguística, comprensión lectora, competencia ciudadana...). En resumen las fábulas pueden ser un buen apoyo para favorecer la educación integral de los niños y niñas. Por su potencial motivador pueden ayudarnos además a convertir el acto educativo en una experiencia grata y enriquecedora para nuestros alumnos.

    Se me ocurren algunas posibilidades de trabajo con fábulas dentro del aula:

    - Lectura en grupo grande y a continuación comentario sobre lo leído entre todos. Preguntas que surgen, experiencias personales que nos evoca la fábula, soluciones alternativas a los conflictos presentados en ellas...

    -Por pequeños grupos lectura de distintas fábulas en cada uno de ellos y después narración al resto de la clase de la fábula trabajada, las ideas obtenidas en el pequeño grupo, las preguntas que queremos plantear al resto de la clase...

    -Preparación de una representación teatral con una o varias fábulas elegidas por los alumnos. Preparación del vestuario en clase de plástica, lectura y comprensión en clase de Lengua, ensayo de la representación en clase de tutoría... Como colofón representación al resto del colegio o al menos a algunas de las clases.

    Un saludo y gracias por darme la oportunidad de recordar mi pasado y de prepararme para el futuro.

    Eukene Arana.




    ResponderEliminar
  48. Considero muy apropiado este hueco que le dedicas a las fábulas en tu blog ya que la fábula ocupa una parte de la literatura infantil y juvenil aunque no siempre haya sido así, puesto que su origen no fue tal, las características particular de sus personajes, siendo animales que hablan, y la incorporación de ilustraciones ha facilitado el acceso y el encuentro con el público infantil y juvenil. En todos los casos, con la fábula, se ha perseguido el “enseñar deleitando” adaptando el lenguaje de sus textos a las épocas, temas y lectores.

    Como padres o profesores, son un buen recurso que podemos utilizar para enriquecer y transmitir valores dado que su contenido generalmente es social de interacción con sus semejantes o con el entorno.

    Un saludo y felicidades por el blog.
    Javier Piñero

    ResponderEliminar
  49. Buenas tardes!

    Soy usuaria de diversos blogs, pero “El cocodrilo azul” me ha sorprendido por su gran calidad y el gran contenido de información, histórica, fantástica… por lo que en primer lugar quería felicitarte por el gran trabajo realizado en este blog.

    Las fabulas me recuerdan a mi infancia. Mi padre es de un pequeño pueblo de montaña en Asturias y siempre me decía que su madre, cuando llegaba de trabajar en el campo, les contaba historias (fabulas) a sus hermanos y a él, ya que en aquella época no había televisión y de esta manera se reunía toda la familia y estaban juntos un rato. Todas estas fabulas que mi abuela le contó a mi padre me las contó él a mi cuando era pequeña. Recuerdo que siempre me ponía ejemplos con fábulas, y aún, a día de hoy después de muchos años recuerdo lo que con ellas quería transmitirme mi padre.

    Las fabulas en general tienen como finalidad enseñar un valor a los niños, una moraleja, lo que según mi punto de vista es una gran forma de educar a la vez entretener.

    Una de las fabulas que más recuerdo es aquella en la que un pescador encontraba una pescadilla mágica y como le dio pena el pescador la dejo libre, pero la mujer del pescador le obligaba a volver a pedirle cosas y más cosas, comida, una casa mejor, dinero, criados… pero llego un día en que la mujer ya no se conformaba y quiso tener control sobre el día y la noche y en el mismo momento en que el pescador se lo pidió a la pescadilla desapareció todo. La moraleja en esta ocasión es que no hay que ser codicioso y ambicioso y a día de hoy sigo aplicando esta moraleja en mi vida.

    Con todo ello quiero decir que aunque los cuentos me parecen bonitos entretenidos e interesantes para los niños, creo que las fabulas pueden aportar algo más, valores, algo muy necesario en la vida.


    Anna Pérez (UNIR)


    ResponderEliminar
  50. ¡Hola a tod@s!

    Me llamo Cristina y quería comentar que me ha gustado mucho esta publicación en que se recomiendan diversos libros de fábulas porque como futura profesora de primaria me resulta un recurso muy útil para utilizar en el aula con mis alumnos, ya que considero que las fábulas no sirven sólo para entretener, sino también para instruir y transmitir valores.

    Creo que para conseguir enseñar algo a los niños es importante dirigirse a ellos de una forma simple, acorde a su edad y de forma atractiva. Es ilógico tratar de llegarles con razonamientos complicados, porque cuanto más larga sea la explicación, más confundido quedará el niño. Por eso utilizar la imaginación es un recurso muy apropiado para la formación y educación infantil, lo que hace que las fábulas sean un estupendo recurso didáctico.

    Yo creo que las fábulas son muy útiles gracias a su contenido simple, corto y animado. Además son muy prácticas y ayudan a ejemplificar situaciones conflictivas de una forma muy sencilla que el niño puede entender fácilmente. La fantasía es lo que atrae al niño porque los personajes principales son generalmente animales u objetos con características humanas y suelen representar "tipos o modelos” con unas características muy definidas. Por ejemplo: la zorra es astuta, la hormiga es trabajadora, el lobo es mentiroso y egoísta, el ratón es inteligente y solidario… .Esto ayuda a que los niños ser familiaricen con situaciones habituales y descubran qué puede ocurrir en esos casos. Creo que es muy importante que los profesores de infantil y primaria hagamos ver a nuestros alumnos que toda acción conlleva una reacción, cualquier cosa que haga el niño tendrá una consecuencia, ya sea buena o mala, dependiendo de sus actos y esto precisamente es la base de la fábula, ya que todos tienen su recompensa o castigo.

    Yo creo que las fábulas han sido y serán uno de los recursos pedagógicos más adecuados para introducir el complejo tema de los valores en los niños, ayudando a la comprensión de situaciones cotidianas. Yo todavía recuerdo cuando tenía unos nueve años y leí la fábula de “La cigarra y la hormiga”, me impactó muchísimo porque me hizo reflexionar sobre cómo la constancia, el esfuerzo y el trabajo bien hecho nos conducen por el buen camino y yo claramente podía identificar esos conceptos en mi vida cotidiana; sabía que si me esforzaba atendiendo en clase, haciendo mis deberes… conseguía aprender muchas cosas y aprobar mis asignaturas, además de una satisfacción enorme al saber que con constancia y trabajo podía conseguir todo lo que me propusiese.

    ¡Gracias a tod@s por vuestras aportaciones y felicidades por este estupendo blog!

    Un saludo,

    Cristina

    ResponderEliminar
  51. Yo quería agradecer a la autora de este post por hacer una mención especial a las fábulas, ya que para mi es una herramienta lingüística- literaria “fabulosa” ppor no mencionar los años de historia que las avalan como género literario.
    Creo que a través de la simbología de las fabulas los más pequeños se acercan más a los valores humanos, a veces tan complejos y difíciles de definir.
    Los animales que aparecen, representan rasgos de nosotros, los humanos y son sabiamente elegidos según las connotaciones propias de su naturaleza: el zorro es audaz, la hormiga trabajadora…para interrelacionarse y transmitirnos experiencias sobre la vida cotidiana, aportándonos al final la lección moral o más conocida, moraleja.
    Yo he tenido la oportunidad de trabajar con niños el tema de las fábulas y lo mejor han sido los debates que se han creado, opinar sobre la moralina, pensar que haríamos en cada situación si fuéramos; el león, la urraca, el ratón… o inventar nuestra propia fábula.
    Como punto de partida, es también de agradecer la bibliografía recomendada.
    Desde las fábulas de Esopo allá en la antigua Grecia con ilustraciones de más de cien años, todo un libro de coleccionista, hasta otros libros de autores del siglo XVIII como son: Un panal de rica miel, cuyo título nos evoca a la fábula “Las Mosca” del gran autor Samaniego, con historias sencillas de tolerancia o crítica acompañadas por las bellas y detalladas ilustraciones, ya la portada me parece bastante sugerente, o las Fábulas de Jean De La Fontaine, que nos aportan consejos para ser más felices.
    También me parecen muy interesantes los libros que contienen selecciones y/o versiones de las distintas fábulas, con trabajos de ilustradores diferentes.
    El libro de Disfruta con las fábulas me parece una buen recurso para tener en el aula, ya que además, trae consigo una selección de juegos, manualidades y reflexiones y creo que como educadora me puede aportar ideas.
    Gracias por tus recomendaciones.
    Leyre Etayo

    ResponderEliminar
  52. Hola a todos!

    Para empezar, comentar que no conocía este Blog, lo he conocido gracias a mi profesora de Literatura Infantil y Juvenil (Conchi Jiménez), y que bien que nos haya aconsejado “echar un vistazo” ¡es hora de hacer la cena y no puedo parar de leer!, he de darte la enhorabuena Ana María para crear este blog tan enriquecedor. ¡Gracias!

    Al ver la temática de las fábulas me he alegrado ya que me encantan pero a la vez me ha dado pena ver que no conocía ninguno de estos libros… Seguro que conoceré alguna fabula de las que hay en estos libros o que me habrán contado pero suelo leer en mallorquín y aquí en Mallorca tenemos las “Rondalles mallorquinas” son cuentos de tradición oral (recopilados en diferentes volúmenes) que se iban pasando de padres a hijos. Recuerdo todavía a mi abuela contándonos uno antes de ir a la cama… que buen recuerdo.

    En casi todas ellas siempre aparece un animal que habla o es protagonista de la rondalla, otras veces aparecen gigantes o demonios. A veces destacan por su crueldad pero siempre terminan con un tono moralizador.
    Recuerdo hace dos años que en una actividad extraescolar de teatro los alumnos representaron una de ellas; “la flor romanial” en la que el menor de tres hermanos consigue una flor (para curar la herida de guerra que le han hecho a su padre) con la ayuda de un águila (gran confesora y amiga) a la cual le corta una pata para poder coger la flor de entre una hendidura en un barranco. El hermano mayor (quien tendría que ser el heredero de la corona) mata al menor para poder entregar la flor a su padre pero la moralidad juega sus cartas y el menor resucita y hereda la corona. El mayor recibe su merecido.

    Quien lo lea puede tacharlo de grotesco o cruel pero aquí en Mallorca casi todo niño conoce alguna que otra “rondalla” y es muy aceptada por todos.
    No puedo olvidar el nombre del autor que recopiló las Rondalles: Antoni Maria Alcover i Sureda quién las firmó bajo el pseudónimo de Jordi d’es Racó. Algo curioso que aparece en cada uno de los cuentos es que ha escrito quien le contó esa “Rondalla”.

    Bueno, para estas navidades ya se que pedirle a los reyes…, un libro de fábulas pero… ¿algún consejo?

    Caterina Obrador

    ResponderEliminar
  53. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  54. He descubierto este blog, gracias a mi profesora Conchi Jiménez de la asignatura Didáctica de la literatura infantil y juvenil (UNIR).
    El aparatado que más me ha gustado ha sido este dedicado a las fábulas, ya que por un lado me recuerdan a mi infancia, cuando solía leer mi libro de “una fábula para cada día” y por otro debido a la utilidad que pueden tener.

    Pienso que no debemos dejarlas en el olvido ya que son un recurso pedagógico muy valioso para trabajar en el aula.Las fábulas ayudan a fomentar principalmente valores positivos de esfuerzo, amistad, constancia, sinceridad,…Debido a ellos podemos utilizarlas en nuestro día a día en las clases ya que son relatos breves, fáciles de contar y entender, y además nos proporciona una cantidad de recursos para trabajar tanto aspectos de contenidos literarios (diálogos, rimas,…) como de la vida diaria en sus contenidos morales.

    Mi fábula preferida..."la cigarra y la hormiga".


    Muchas gracias por este blog, por la información tan valiosa y útil que contiene.
    Un Saludo, Gertru.

    ResponderEliminar
  55. Hola a todos,

    Soy Estefania Blanco, estudiante de UNIR y por recomendación de la profesora de Literatura he entrado en este blog para realizar una actividad.

    En primer lugar me ha sorprendido el contenido de calidad de este blog. Diferentes entradas interesantes divididas por etiquetas, que nos aportan recursos interesantes para utilizar en nuestras aulas y sobretodo proporcionar a nuestros alumnos de material de calidad.
    Aunque cada etiqueta tiene su parte interesante y es necesario curiosear en todas ellas.

    Centrándonos en la de Historia, me ha llamado la atención el apartado de Fábulas. Personalmente es un recurso literario que siempre me ha llamado la atención, me gusta leerlas, son fáciles de recordar y extrapolar a nuestra vida o a la situación que nos interesa trabajar. Las fábulas son relatos breves de ficción acompañadas de unas ilustraciones atractivas para los niños. Cuyo objetivo principal es que tienen una clara intención didáctica que nos permiten trabajar diferentes temas y aspectos con nuestros alumnos. Leer, comprender e interactuar con ellos sobre el tema donde ellos expresen su punto de vista y entre todos debatir el tema será una de las actividades que podemos llevar a cabo en nuestra aula.

    Por lo tanto considero muy recomendable disponer en clase de algún libro de estos para educar a través de las fábulas.

    Una de mis fabulas preferidas: La liebre y la tortuga.

    Gracias por compartir vuestros recursos y experiencia! Muy interesante y totalmente recomendable este blog.

    Saludos,Estefania

    ResponderEliminar
  56. Buenos días,

    Al igual que mis compañeros de Educación Infantil de la UNIR, estaba revisando los posts del blog y me ha sorprendido gratamente encontrar esta recopilación de nuevas ediciones de las fábulas de toda la vida.

    Cuando era pequeña las solíamos leer en el colegio y reflexionábamos sobre los valores que nos transmitían. Nunca se me han olvidado y creo que es muy importante que no se pierdan.

    Hoy en día, ante la falta de transmisión de valores por parte de muchas familias, como docentes, debemos suplir esta carencia y las fábulas son un recurso estupendo.

    Ante esta carencia que afecta a la educación de los niños, se han publicado numerosos libros de cuentos destinados a trabajar la inteligencia emocional que también nos pueden ser muy útiles en nuestra labor docente. Personalmente, os recomiendo el libro de Hernández, G. & Llavina, J. (2011). Cuentos para ser feliz: Historias para ayudar a los más pequeños a vivir mejor. Barcelona: La Osa Menor. Es una recopilación de veinte cuentos destinados a leer en familia, con el objetivo de dialogar sobre los sentimientos y las emociones.

    Un saludo.

    Eva Rodríguez.

    ResponderEliminar
  57. Hola a tod@s!
    Desconocía la existencia de este blog, pero gracias a la asignatura de Literatura de la Unir he podido descubrirla. Me parece una página muy interesante para los profesores tanto de Infantil como de Primaria. Entre los apartados que existen, me ha llamado especialmente la atención este enlace dedicado a las fábulas.
    Creo que las fábulas juegan un importante factor en el desarrollo del niño en distintos niveles, además de ayudar en el desarrollo de la lectura y del lenguaje, permiten enseñar valores humanos y conocer a los demás, al entorno y a uno mismo. En las fábulas se fomentan los valores positivos de cooperación, esfuerzo, amistad… valores todos ellos que hay que fomentar e inculcar en los niños desde edades bien tempranas.
    Una ventaja que permite su uso en el aula, es que normalmente tienen una extensión breve, con personajes llamativos para los niños, y acciones relacionadas con la vida cotidiana del alumno, de esta forma, es sencillo mantener la atención del niño en la lectura, y adquirir posteriormente el aprendizaje que persigue la fábula, y la posterior generalización a su vida propia.
    No quisiera finalizar este comentario sin agradecer el esfuerzo y trabajo que se lleva a cabo en el mismo.

    ResponderEliminar
  58. Hola Ana María,

    Esta semana he descubierto el blog El cocodrilo azul. Me gustaría decir que soy usuaria habitual de internet y que uso la red, entre otras cosas, como fuente de documentación. Todavía no tenía localizado ningún espacio donde se publicara información de forma periódica sobre literatura infantil. En este sentido, El cocodrilo azul me parece una propuesta muy interesante.

    Hacía mucho tiempo que no estaba en contacto con la literatura infantil. Al dejar la niñez me alejé también, de forma natural, de este tipo de escritura. Fue a los 33 años, cuando fui madre, que volví a reencontrarme con los libros que leí de pequeña y descubrí otros que desconocía. Ahora me encuentro en otro punto de mi vida porque me estoy formando para ser una futura docente. Por ese motivo, creo que mi responsabilidad sobre el conocimiento y recursos que debo tener frente a este mundo debe ser todavía mayor.

    Me ha gustado mucho esta entrada sobre las fábulas. Me gustan estas composiciones breves que concluyen con una enseñanza o moraleja de carácter educativo. Las aplicaciones de las fábulas en el aula pueden ser muchas: la simple lectura por placer, la enseñanza de valores, el conocimiento del mundo que rodea al niño, desarrollan el aprendizaje y divierten, ayudan a la resolución de problemas en clase, etc. Si se saben usar bien pueden llegar a ser una gran herramienta para el docente.

    Lo que más me ha atraído la atención de este apartado del blog es el hecho que recomienda algunos libros de estos libros que merece la pena tener y leer. Siempre resulta interesante informarse y dejarse aconsejar, de esta manera puedes realizar mejor la selección de los libros que estás buscando.

    Muchas gracias por hacer y mantener activo este blog. Y sobretodo, gracias por compartirlo con todos nosotros porque de esta manera aprendemos y nos enriquecemos en beneficio de los más pequeños.

    Un saludo,

    Núria B.

    ResponderEliminar
  59. Lo primero felicitar a Ana María por su labor. Me han parecido muy interesantes todas las recopilaciones y la información que aparecen.
    En general me ha gustado todo el contenido que aparece en el blog, es un contenido claro, amplio y sobre todo muy útil. Como estudiante de grado de Educación Infantil creo que esta información puede ser de gran ayuda en las aulas, pero como madre me ha encantado conocerlo puesto que no siempre es fácil guiar la lectura de nuestros hijos con el fin de despertar en ellos el entusiasmo por la misma y veo en El cocodrilo azul una herramienta de gran ayuda.
    Después de navegar durante un ratito por el blog, he tenido que detenerme obligatoriamente en el apartado de las fábulas. Tengo que agradecer a mi padre el haberme dado la oportunidad desde muy pequeña de conocer estos maravillosos relatos. La educación en valores que he tenido dentro de mi casa, ha llegado la mayoría de las veces de la mano de algún protagonista de una fábula. Creo que estos relatos, tienen mucho que decir y que enseñar a grandes y pequeños, por el amplio abanico de temas tratados, la veracidad y realidad de lo contado y sobre todo porque tienen la misma validez en el presente, pasado o futuro.
    Me parece una herramienta educativa que ofrece innumerables posibilidades y que tendría que ser más utilizada, por ello me ha agradado sobre manera que le dediques un apartado en tu blog.
    Felicidades Ana María y gracias.

    Olga (Estudiante de UNIR)

    ResponderEliminar
  60. Al ir navegando por los diferentes apartados del blog, me he detenido al ver las fabulas, tengo muchísimos libros de fabulas que leía de pequeña, me encantan!! Podemos encontrar multitud de historias divertidas, comienzan con una situación inicial, tras la cual se plantea un problema, que unas veces tiene solución y otras no. Las historian finalizan con una moraleja, muchas veces escondida. La moraleja es una enseñanza moral, es decir, un consejo o pauta de conducta. La moraleja puede ser una frase o también una estrofa. A mí de pequeña me encantaba que me explicasen las moralejas de los cuentos, eso me hacía volver a leerlos.

    En mi opinión las fabulas son un tipo de literatura muy recomendable y entretenida los niños se divierten, ya que los personajes son en su mayoría animales u objetos humanizados, por tanto pueden aprender muchas cosas a través de estas lecturas. Nosotros como profesores podemos aprovechar esta motivación para enseñarles estas fantásticas historias que, posiblemente, son las mismas que escuchaban sus padres y abuelos. Por otro lado, las fabulas me parecen estupendas para no perder el sentido moral y educativo, para todos los miembros de la familia: niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores.

    De todas las entradas y libros me ha llamado la atención las fabulas de esposo por su gran número de 393 fabulas todas con su moraleja, cuando lo hojeé por encima enseguida vi que contenía muchísimas historias conocidas y que me habían contado de pequeña, de las que aprendí bastante. Este libro contiene historias muy conocidas como: la zorra y la cigüeña, la gallina de los huevos de oro muy buena porque al final caen en la cuenta de que mejor les hubiera valido conservar lo que tenían, la liebre y la tortuga que todos la conocemos, yo la recuerdo cada vez que pienso que despacio se llega lejos.
    Por lo tanto es un libro que recomiendo, motivador y liberador, fantástico para enseñarlo a los más pequeños.
    También me ha gustado mucho el libro de un panal de rica miel, no lo conocía y me llamo la atención para ver de qué iba, es también muy original no había escuchado nunca la historia de las moscas, la recomiendo.

    Para finalizar me gustaría comentaros que para mí es fundamental enseñar a nuestros alumnos todas estas historias, ya que pienso que son más enriquecedoras ¿no creéis? La literatura nos ofrece una magnífica oportunidad para ello, y yo, como futura docente, no la pienso desaprovechar.

    Un saludo, Cristina

    ResponderEliminar
  61. Para empezar felicito a Ana María por la creación de este maravilloso blog. Me ha encantado El cocodrilo azul por la gran variedad que presenta acerca de la literatura infantil y juvenil que yo no conocía, que nos vendrá muy bien a la hora de enseñar a nuestros futuros alumnos, y porque me ha hecho revivir algunos momentos de mi niñez, haciendo que volviese al pasado!

    Al ir navegando por los diferentes apartados del blog, me he detenido al ver las fabulas, tengo muchísimos libros de fabulas que leía de pequeña, me encantan!! Podemos encontrar multitud de historias divertidas, comienzan con una situación inicial, tras la cual se plantea un problema, que unas veces tiene solución y otras no. Las historian finalizan con una moraleja, muchas veces escondida. La moraleja es una enseñanza moral, es decir, un consejo o pauta de conducta. La moraleja puede ser una frase o también una estrofa. A mí de pequeña me encantaba que me explicasen las moralejas de los cuentos, eso me hacía volver a leerlos.

    En mi opinión las fabulas son un tipo de literatura muy recomendable y entretenida los niños se divierten, ya que los personajes son en su mayoría animales u objetos humanizados, por tanto pueden aprender muchas cosas a través de estas lecturas. Nosotros como profesores podemos aprovechar esta motivación para enseñarles estas fantásticas historias que, posiblemente, son las mismas que escuchaban sus padres y abuelos. Por otro lado, las fabulas me parecen estupendas para no perder el sentido moral y educativo, para todos los miembros de la familia: niños, adolescentes, jóvenes, adultos y adultos mayores.

    De todas las entradas y libros me ha llamado la atención las fabulas de esposo por su gran número de 393 fabulas todas con su moraleja, cuando lo hojeé por encima enseguida vi que contenía muchísimas historias conocidas y que me habían contado de pequeña, de las que aprendí bastante. Este libro contiene historias muy conocidas como: la zorra y la cigüeña, la gallina de los huevos de oro muy buena porque al final caen en la cuenta de que mejor les hubiera valido conservar lo que tenían, la liebre y la tortuga que todos la conocemos, yo la recuerdo cada vez que pienso que despacio se llega lejos.
    Por lo tanto es un libro que recomiendo, motivador y liberador, fantástico para enseñarlo a los más pequeños.
    También me ha gustado mucho el libro de un panal de rica miel, no lo conocía y me llamo la atención para ver de qué iba, es también muy original no había escuchado nunca la historia de las moscas, la recomiendo.

    Para finalizar me gustaría comentaros que para mí es fundamental enseñar a nuestros alumnos todas estas historias, ya que pienso que son más enriquecedoras ¿no creéis? La literatura nos ofrece una magnífica oportunidad para ello, y yo, como futura docente, no la pienso desaprovechar.

    Un saludo, Cristina

    ResponderEliminar
  62. Hola a todos.
    Considero muy importante para los alumnos de educación infantil, que tengan acceso a las fábulas. Son narraciones muy adaptadas para la infancia, porque tienen un vocabulario sencillo, con ilustraciones llamativas para los niños, y lo mejor de todo: la moraleja.
    En casa, tanto a mi hermana como a mi, se nos introdujo en el mundo de la literatura a edades muy tempranas. Recuerdo con especial cariño leer las fabulas de Félix María Samaniego y de La Fontaine junto con los típicos TBOs de Mortadelo y Filemón, y Zipi y Zape.
    Lecturas de estas características favorecen el desarrollo de la imaginación. Esto es algo muy importante bajo mi punto de vista, ya que considero a la literatura como un estimulador mental, que nos permite levantar el vuelo, y soñar.
    Esta entrada me ha gustado mucho, porque brinda una buena oportunidad de introducir al lector en el mundo de fábulas.
    Como punto y final a mi intervención me gustaría destacar lo llamativa que resulta la portada de “Un panal de rica miel”. Me encantan los contrastes de colores (resultan muy llamativos), y creo que el dibujo en sí, define muy bien, lo que es una fabula.



    Un saludo. Nurilla


    ResponderEliminar
  63. Enhorabuena por tu blog, cargado de recomendaciones y buena literatura. Gracias por compartirlo.
    Los libros de fábulas son pequeños caramelos para los sentidos. Son historias cortas con moralina y que además, en estos que recomiendas, y en general, están cargados de preciosas ilustraciones que ayudan a su disfrute. En los libros que expones además se complementan con juegos, manualidades y reflexiones. ¿Qué más podemos pedir? Es un increíble material didáctico para las aulas, pero también para las personas que tenemos hijos.
    Un elemento didáctico de las fábulas está más que contrastado: su carácter educativo, reflexivo y moralizante, es una pieza breve con pocos personajes, tiene una gran riqueza imaginativa y de colorido, siempre es fantástica. Esos elementos nos atrapan en la historia que no dejaremos de leer hasta el final. Por tanto, considero que es un buen instrumento de animación a la lectura y de primeras lecturas.
    Muchos pedagogos las han señalado como un instrumento pedagógico de primera calidad, estoy de acuerdo en parte, debemos ser prudentes, atender a la edad y al desarrollo de cada niño, ya si no se explican bien y se reflexionan pueden llevar a mal entendimiento, porque nos siempre es el más rápido y fuerte el que vence y es el mejor.
    Por último, añado a tu lista de libros preciosos uno que me regalaron y disfrute siendo niña en los años 80 “una fábula para cada dia”.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  64. Hola a todos y a todas,
    Me ha encantado descubrir este blog, al leerlo he disfrutado mucho recordando algunos libros que ya conocía y otros que me han llamado mucho la atención.
    Para mi el apartado Fábulas es el más especial, me ha recordado lo mucho que disfruté con estas narraciones en mi infancia. En primero de E.G.B. un día a la semana nos leían una fábula y todos prestábamos mucha atención, aquellas narraciones eran como cuentos desconocidos, ya que en casa a ningún niño le contaban fábulas, solo los clásicos cuentos ya conocidos por todos.
    Recuerdo escuchar con atención aquellas fábulas, intrigada por el final apunto de acontecer, recuerdo las charlas posteriores sobre su significado y los dibujos que hacíamos sobre los personajes o lo acaecido. Todo aquello me sirvió para descubrir la fantasía en los libros, así que probablemente los niños de ahora también puedan disfrutar con aquellas historias. Me parece especialmente interesante el libro Las Fabulas de Esopo, ya que al ser una recopilación de las clásicas fábulas forman parte de nuestra literatura tradicional y están ilustradas con dibujos originales, con lo que nos aportan mayor valor a las narraciones .
    Un saludo

    ResponderEliminar
  65. Soy Lidia Giménez, alumna de la UNIR y estudiante del Grado de Maestro en educación Infantil.
    Me he detenido también en los libros de fábulas. Siempre me ha sorprendido que los animales fueran los protagonistas de tan sabias reflexiones.

    ResponderEliminar
  66. Buenas tardes a todos,
    Me llamo Junkal y también soy alumna de educación infantil en la UNIR. Lo primero de todo felicitar a la autora del blog, primero por crearlo, y segundo por mantenerlo tan vivo. No es un trabajo fácil, y la verdad es que me ha gustado muchísimo. Soy muy fan de los blogs; me gusta mucho ver y “cotillear” blogs de otros centros, profesores, artista que dan ideas para manualidades,… y tengo que admitir que este se me había escapado.
    El tema que he elegido para comentar es el de las fábulas, ya que es el que más remueve en mi interior. Había muchos temas (los tres cerditos, el genio que escribió Donde viven los monstruos, El principito,…) y todos ellos eran muy interesantes.
    De todos modos, volviendo a las fábulas, he de decir que lo primero que me gustaría comentar de ellas es que aportan algo tanto cuando eres niño como cuando eres adulto. Las fabulas son composiciones literarias que finalizan con una moraleja o una enseñanza, de la cual deberíamos aprender o bien para mejorar como personas, o para no volver a errar. En cada etapa de la vida entenderemos la fábula de una manera distinta. Los niños más pequeños la verán como una historia de animales que hablan entre ellos. Los niños más creciditos lo empezarán a entender y lo relacionarán con las amistades y el juego. Los adolescentes pensarán que las fábulas hablan de las relaciones personales y los adultos probablemente lo relacionaran con el trabajo. Por supuesto, esto son generalizaciones que no afirmaciones, y no todo tiene porqué ser así. Era un simple ejemplo para hacer ver que cada uno entenderá la fábula desde su punto de vista más cercano, partiendo siempre de nuestros pensamientos y preocupaciones principales.
    Recuerdo una fábula en especial, que me une estrechamente a mi padre. Bien pequeñita era yo cuando mi padre me contó la fábula de la liebre y la tortuga. Recuerdo haberle pedido el relato noche tras noche hasta que, seguramente cansado ya de los protagonistas, me regaló un libro, donde tenía gran variedad de fábulas para elegir. Hoy es el día que guardo el libro con mucho cariño, y que espero poder leérselo a alguien en el futuro.
    A nivel profesional, he de decir que las fábulas son una herramienta de lo más útil, en las que podríamos basar el aprendizaje de la lengua, bien materna o extranjera. Es un recurso que a los niños les gusta mucho, ya que se pueden representar fácilmente en el aula y además se centran en una educación en valores humanos y cívicos, un bien muy preciado hoy en día.

    ResponderEliminar
  67. Hola, mi nombre es Alejandro y soy un alumno de la UNIR. Realizo este comentario con el fin de llevar a cabo una actividad que nos ha sido asignada a los alumnos de magisterio.

    Antes de nada me gustaría dar las gracias a la autora de este blog, Ana María Navarrete, por compartir estas fábulas con nosotros. Sin duda las tendré en cuenta cuando desempeñe mi actividad profesional como maestro.

    Después de navegar detenidamente por el blog “El cocodrilo azul” me ha llamado especialmente la atención el apartado de las fábulas. Siempre las he considerado un recurso muy útil para la educación, pues nos da la posibilidad de aprender algún tipo de enseñanza para la vida a la par que nos permite disfrutar de la lectura.

    Considero que las fábulas son un recurso muy preciado en literatura infantil, pues son cuentos con moraleja; siempre podemos aprender algo de la historia que se narra. En todas las fábulas existe siempre una cierta crítica a determinados comportamientos y actitudes, y una exaltación a otros hábitos socialmente aceptados. Es una buena manera de aprender moral y ética, y de rechazar hábitos o comportamientos negativos. Además se caracteriza por tener un tono y unos personajes (que suelen ser animales) adecuados para los niños.

    A mí, personalmente, me gustaban mucho las fábulas cuando aún estaba en edad escolar. Aún conservo muchos libros de fábulas. Es más, en mi período de prácticas tuve la oportunidad de leer algunas a los niños de mi clase y disfrutaron mucho con las historias, además de aprender. Después de su lectura realizamos en clase una serie de juegos “cívicos” para que asimilaran los comportamientos adecuados e inadecuados, y resultó un éxito. Por ello las considero un recurso fundamental en la literatura infantil, pues es una forma divertida de educar en valores.

    Resumiendo, abogo por el uso de las fábulas en las escuelas, ya que es una manera divertida para educar a los niños tanto moral como cívicamente. Además propicia que los niños aprendan a solucionar los problemas que les puedan surgir de la forma más ecuánime posible. Podemos afirmar que la fábula mezcla lo mejor de los cuentos con lo mejor de la educación en valores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  68. Como alumna de la UNIR quiero felicitar a la autora, Ana Mª Navarrete, por este fantástico blog. Me llama la atención y me encanta que en pleno S. XXI, en el que los niños se pasean con su Nintendo y su móvil en la mochila, se reediten con éxito fábulas de tres siglos de antigüedad, como las de Samaniego, e incluso de más de dos milenios, como las que de Esopo.
    Supongo que su éxito significa que, por mucho que cambien los tiempos, los niños siguen siendo niños, y sus intereses, su imaginación y su concepto del bien y el mal, son los mismos. Quizá ahora este tipo de literatura sea más útil que nunca como referencia para los niños, ya que la sociedad en general no refleja demasiadas virtudes.
    Por otro lado, me parece maravilloso que se reediten con ilustraciones originales porque es un valor añadido a las fábulas. Lo mismo pienso de las actividades que propone el libro “Disfruta con las fábulas”, pues resulta una simbiosis muy interesante de la fábula como recurso milenario y de los juegos y manualidades con instrucciones escritas, como estrategia más moderna.
    Por último, entre los grandes ilustradores que aparecen en esta sección, como Sendak y otros que hemos estudiado, me ha sorprendido encontrar el nombre de Marc Chagall, de quien no tenía noticias de que hubiera ilustrado fábulas, aunque concuerda porque la simple idea de dibujar escenas de fábulas tiene mucho de surrealista.
    En cuanto al resto de este apartado, gracias por ayudarme a recordar la biblioteca de mi abuela, llena de joyas como las de Dumas (padre e hijo) y a revivir mi adicción a la lectura de la infancia y la adolescencia.

    ResponderEliminar
  69. Esta entrada sobre las fábulas me ha sorprendido gratamente por varias razones. En primer lugar porque para mi generación supone volver la vista atrás, a los recuerdos del colegio, a las vivencias de la década de los 80… ¡¡del siglo pasado!! Por otro lado, supone detenerse y recordar fábulas que en su momento nos hicieron pensar y reflexionar, como “La cigarra y la hormiga” o “La tortuga y la liebre”, y que con sus moralejas intentan transmitir valores fundamentales para la convivencia entre los humanos, aunque las fábulas eran vividas por animales. Los recuerdos que vienen a mi cabeza, además de las propias fábulas y de no pararse a pensar cómo era posible que unos animales pudiesen hablar, se centran en esos dibujos, no siempre muy logrados, la verdad, que acompañaban a los textos.
    Lo que llama más la atención de esta entrada, además de hacernos a muchos volver la vista atrás, es que en estos tiempos de avances tecnológicos y de la comunicación global en la que los ebooks, ipads y tablets han invadido nuestra cotidianeidad, las historias de toda la vida perduran y se transmiten de generación en generación. Da igual el soporte, lo importante es la historia que se transmite.

    ResponderEliminar
  70. Buenos días, en primer lugar, gracias por darme la oportunidad de conocer este blog y poder seguirlo, Ana María enhorabuena. Cuando empecé a leerlo me parecieron interesantes muchos de los temas y de los libros citados. Hoy me decido a comentar las fábulas, aunque me han conmovido y llevado a mi infancia muchos otros como Celia, el Principito…pero sin duda las fábulas hacen recordar mi niñez en la que mi madre me leía una cada noche. Cuando me quedaba dormida escuchando la voz de mi madre ella salía y yo me despertaba pidiéndole que me la volviera a contar, ¡no podía dormir sin saber el final! Ahora lo recuerdo y valoro mucho más el momento, un espacio para las dos, de cercanía, de aprendizaje… y sólo pienso en poder transmitir este sentimiento en mi labor como docente, tanto a padres como a hijos. Últimamente veo como los niños juegan con el Ipad antes de ir a dormir y me da pena, sé que hay que evolucionar pero en mi opinión están solos y frente a una pantalla demasiado tiempo. Creo que es fundamental la lectura y todos los valores que te proporciona. No digo que todo el mundo tenga que leerle una fábula a sus hijos antes de dormir (que estaría muy bien), pero si como docentes lo podemos como mínimo transmitir, volveríamos a una época que poco a poco desaparece y que los que la hemos vivido no podemos olvidar. Los niños son niños y tienen que hacer cosas de niños, experimentar situaciones de niños. Ya tendrán tiempo de estar solos y de no tener la oportunidad de que alguien les lea sentados en su cama.

    Un saludo y gracias,

    Mónica Prieto (alumna UNIR).

    ResponderEliminar
  71. En general me han parecido interesantes todos los apartados de este blog. No conocía "El cocodrilo azul" pero resulta un blog muy práctico para saber, conocer y compartir noticias sobre literatura infantil y juvenil.
    Me ha gustado especialmente el apartado dedicado a "Las fábulas", quizás porque me traen recuerdos de mi infancia y también de unos años atrás, donde solía escoger esta lectura para contar a mis hijas. Siempre me ha atraído estas breves composiciones literarias, donde los personajes suelen ser animales con características humanas que al finalizar la historia nos muestran una enseñanza de carácter instructivo (moraleja), las considero una buena vía para entretener y a la vez educar a los niños.
    Las fábulas más famosas son las de Esopo, que fueron reunidas por Demetrio de Falero hacia el año 300 a.c. Son narraciones protagonizadas por animales con contenido moral. Entre las fábulas más conocidas están:"La tortuga y la liebre", "Los hijos del zorro y las uvas", "Ratón de campo y ratón de ciudad", "Los hijos del labrador", "El caballo y el asno", "La cigarra y la hormiga".....
    Os recomiendo Guíainfantil.com, donde podréis encontrar una amplia selección de las mejores fábulas infantiles para leer con los niños.
    Un saludo y gracias por crear un blog tan necesario como este.

    Cristina Agustín. (alumna de UNIR)

    ResponderEliminar
  72. Hola buenas, me llamo Axier y soy alumno de la Unir como el resto de mis compañeros que han comentado según observo. Gracias a la profesora que imparte la asignatura hemos podido conocer esta Web tan valiosa a mi parecer, y así disponer de un recurso mas a fin de poder utilizarlo en nuestra vida laboral como en la personal.

    Según he observado el apartado de fábulas, me decantado por ellas, ya que tengo un buen recuerdo de aquellos libros cuando todavía era un mozuelo, mas concretamente de las fábulas de Iriarte y Samaniego. Estas fábulas las leía por placer en mi tiempo de ocio, sin ninguna obligación, ya que la sencillez de sus palabras acompañada de esos dibujos muchas veces también igual de sencillos ayudaba a que mi mente le diera un sentido global. Además de poder buscar esa intención didáctica que se nos quería presentar las fábulas en el día a día.

    Por ultimo agradecer el esfuerzo de la creadora de la página Web al disponer de uso público la misma como de seguir cada día ahí.

    Un saludo
    Axier

    ResponderEliminar
  73. Buenas a todos los participantes de este blog.
    He accedido a este blog gracias a la asignatura de Literatura de la carrera que estoy cursando en UNIR.
    Me ha parecido un blog realmente interesante y del cual, como futuros educadores, podemos sacar bastante provecho, además de ser muy interesante por las numerosas entradas que podemos encontrar relacionadas con varios temas.
    Antes de dar mi opinión me gustaría felicitar a la autora de este espacio y darle las gracias por compartir con los demás esta información.
    Yo he decidido comentar el apartado de las fábulas porque me ha traído recuerdos de mi infancia. ¿^Quién no ha leído la fábula de la hormiga y la cigarra o la tortuga y la liebre? Creo que la mayoría de los que hemos comentado en este foro alguna vez hemos leído estos cuentos.
    Me parece realmente fascinante que se reediten, en los tiempos que estamos resulta realmente interesante , ya que poco a poco por culpa de las nuevas tecnologías se están perdiendo costumbres que hace años se tenían como la de leer cuentos antes de irse a dormir o en otros momentos en familia .
    Creo que debemos recuperar la lectura de las fábulas y fomentar su uso entre los más pequeños.
    Las fábulas se encuentran orientadas a la enseñanza de niños pequeños,se trata de una historia breve con personajes que capten la atención (la mayoría de veces son animales) y la mantengan durante algunos momentos, lo más importante es que la interacción de los personajes se narra una historia en la que las temáticas están relacionadas con los valores a fin de poder inculcarles aspectos positivos de una forma didáctica y entretenida.
    Por eso estoy a favor con la autora de recuperar las fábulas y que los niños aprendan por sí mismos y a través de la lectura (no hay mejor forma)ya que con las fábulas no sólo se fomentan los valores en los niños, sino que se permite también el desarrollo de aspectos tan importantes como la imaginación y habilidades relacionadas a la creatividad, la expresión, la reflexión y la comunicación, entre otras. Además, las fábulas se presentan como una buena excusa para comenzar a fomentar la lectura y todos los aspectos de la literatura desde edades bastante tempranas, haciendo uso de sus atractivos personajes y sus llamativos contextos e historias, mostrando la lectura no sólo como una fuente de conocimiento, sino también como una fuente de placer.

    Un saludo y gracias.
    LAura Berlanga.

    ResponderEliminar
  74. ¡Buenas noches! He dudado mucho entre varias de las entradas: Los libros de la editorial Barco de Vapor que nos mandaban en la escuela, “Drácula”, mi primer libro de más de 100 páginas, y el elegido, sin duda el libro que marcó en algo mi forma de ser: “Las Fábulas de Esopo”.

    Recuerdo los dibujos, me recuerdo leyendo entusiasmada cada fábula, recuerdo como intentaba adivinar el final de la fábula y el mensaje que podía transmitir, recuerdo como me fascinaba cada moraleja (esa forma tan divertida en que estaban escritas) y que después de leerlas era como una ilusión perdida porque ya sabías otra y sabías algo más "súper importante". Recuerdo como me divertían las aventuras de los animalillos y como me reía de la estupidez de alguno de ellos que pecaban de presumidos.
    Nadie me lo compró, lo encontré en una estantería de casa y era un libro “para mayores” pues solo traía un dibujo en cada fábula y era sin color. El libro era gordo y ese tal Esopo sonaba a alguien importante y por supuesto los únicos escritores de libros para niños eran los hermanos Grimm y C. Andersen que tenía que ser una mujer preciosa, igual que todas sus hadas y niñas de los cuentos.
    Tuvieron que explicarme lo que era una moraleja y porqué venia escrito después de cada fábula, lo de la fábula me dio igual saber lo que era, estaba claro que eran cuentos fabulosos y no tenía sentido preguntar.

    Recomendadísimo a todos los padres que se lo compren a sus hijos, que les lean cada noche una fábula y le expliquen su moraleja. Este libro transmite valores, los valores más importantes que los niños tienen que entender y quién mejor para explicárselo que unos animalitos donde el que peca de falta de valores es el tonto que pierde porque claro, hay que ser más listo, más precavido, menos orgulloso, más paciente, etc. Estas fábulas nunca se pasarán de moda porque los valores que predican siempre harán falta en una sociedad civilizada.

    Me gusta la idea de que las fábulas se modernicen y se hagan libros con actividades para interiorizar aun más cada fábula, me hubiera encantado tener algo así de pequeña, pero no existían estas cosas, ni internet.

    Me gustaría sugerir algunos libros para la bibliografía del blog,he estado visitando el blog varios días y he estado mirando todos los apartados y no he encontrado ninguno de Enid Blyton, yo personalmente leí solo las aventuras de los cinco. Mis hermanas tenían gran parte de la colección y descubrirlos fue adentrarme en las primeras novelas de misterio. Esos cuatro niños y su perro eran como una especie de Goonies de los libros. A pesar de que yo era pequeña, me parecían muy entretenidos. Después leí el escarabajo de oro de Allan Poe, me encantaban los misterios. También incluiría sus relatos cortos, aunque yo solo tenía este que comento.

    Me ha encantado pasear por todos mis recuerdos de la infancia y adolescencia a través de los libros, también descubrir las nuevas versiones de los mismos y otros muchos libros que no conocía.

    Enhorabuena a la profesora por este blog y gracias

    Nieves Manzanares

    ResponderEliminar
  75. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  76. Hola! Mi más sincera enhorabuena por el trabajo realizado en este blog "El cocodrilo Azul" a la autora, Ana María Navarrete. Gracias por acercarnos a la literatura infantil de hoy y de siempre.
    Me he decantado por la entrada de las "Fábulas" por los gratos recuerdos que me llevan a años atrás, a mi infancia y adolescencia. Las fábulas son relatos ficticios en prosa o en verso y viene acompañada de una moraleja.
    De pequeña, me contaban mis padres historias como las de; "La liebre y la tortuga", "El lobo y el cabrito encerrado"..etc.( son las que más recuerdo). Cuando era pequeña no entendía muy bien el contenido de ellas y les hacía mil preguntas a mis padres acerca de la historia. A dónde quiero llegar, es que aunque un niño no comprenda el contenido de la historia ese momento mientras tus padres te cuenta un cuento, una fábula, una historia inventada...lo que sea ese momento es único, mágico e irrepetible y ayuda a consolidar lazos y a transmitir historias generacionalmente.
    A medida que creces, te vas dando cuenta de que las fábulas son sabias, se han ido transmitiendo en el tiempo para inculcar valores al igual que los refranes y los proverbios, sean de donde sean. El valor de escuchar a tus padres, a tus abuelos y gente mayor en general se está perdiendo y eso tiene un valor único.
    Después en el instituto me volví a encontrar con las fábulas, en este caso eran las “Fábulas de Esopo” que nos daban en griego para traducir.
    Además de desarrollar la imaginación y la creatividad de los niños, las fábulas transmiten valores morales y universales que hoy en día están algo deteriorados como son; la amistad, el amor, la empatía, la humildad, la unidad, la paz, la constancia, la justicia, la templanza, la prudencia, el respeto...y una infinita lista que personalmente deberíamos acercar más a las aulas.

    Creo que no somos conscientes de la gran herramienta pedagógica que es la literatura. La literatura nos da la oportunidad de aprender, educar, nos hace vivir experiencias, viajar a través del tiempo, conocer otras costumbres, vivir otras vidas en definitiva nos hace aprender disfrutando. A veces estamos tan obsesionados con la idea de que los niños aprendan, que nos olvidamos del valor lúdico que también tiene la literatura, todo depende de como lo enfoquemos. Por ejemplo en clase podemos proponer a los niños escenificar fragmentos de un cuento, fábula, historia..etc, que dibujen a los personajes y los lugares sobre los que han leído, poner una puesta en común de como son las personalidades de los personajes y como se los imaginan...etc “ En las escuelas se educa más con cabeza que con corazón, más mente que cuerpo, más pesadumbre que alegría, más ciencia que arte...” Jose María Toro , Educar con corazón. Un libro educa con corazón, porque detrás de un libro, hay una persona y detrás de esa persona una historia relatada con dedicación, esfuerzo y pasión, pasión por lo que a uno le gusta.
    El éxito depende de la pasión que pongamos en nuestro trabajo y de saber transmitirla.
    Encantada de haber leído este Blog me ha servido de reflexión tanto personal como profesional. A veces es necesario indagar, para saber que dirección queremos seguir y si lo que hacemos concuerda con lo que realmente queremos.

    Mª CARMEN ESCOBAR MILLÁN (UNIR)

    ResponderEliminar
  77. Hola Buenas tardes.

    Lo primero, felicitar a la autora de este maravilloso blog, Ana María Navarrete, por la dedicación en el mantenimiento y actualización del mismo. En muchas ocasiones nos encontramos blogs de calidad que han sido abandonados por sus autores, para decepción de los usuarios.

    Tras indagar en esta pequeña joya de selecciones literarias, recopiladas y clasificadas, (fábulas, ilustración arte…) en la que encontramos multitud de recursos e información para utilizar como docentes. Muy de agradecer las indicaciones técnicas y aportes que nos hace la autora, además de la inclusión sobre la recomendación cronológica de cada una de las entradas para orientar en su uso pedagógico.

    Dentro del apartado historia he elegido la entrada “Fábulas”, me he trasladado a mi niñez, a un mundo de fantasía, entiendo que es un recurso indispensable para desarrollar el hábito lector a nivel lúdico en los niños. “La cigarra y la hormiga”, “Pedro y el lobo”. “La liebre y la tortuga”… ¡qué recuerdos! “Las fabulas de Esopo” que maravilla de libro. Me encantaba leerlas y releerlas. Lo que más me gustaba era la moraleja, como obviar estos clásicos en la educación de los niños.

    Recuerdo que a veces no entendía la moraleja y entonces corría a preguntar a mis padres el sentido de la misma y el círculo se cerraba, tomando sentido la historia.
    Las fábulas no son meras historias, sino que tienen un trasfondo pedagógico, de carácter subliminal, que los niños aprenden. Actualmente se está perdiendo la tradición enseñar mediante las fábulas en pro de cuentos mucho menos educativos, que a mi parecer no son más que historia más o menos afortunadas.

    Respecto a las entradas del blog hay algunas que incluyen actividades lo que nos puede permitir ampliar en los contenidos mismos de las fábulas y de esta forma acercar este mundo a los más pequeños.

    Destacaría un libro en concreto del blog “El libro de las fábulas”: que solo recoge fábulas de animales y es premio nacional de Ilustración 2011. Este libro llego a mis manos por un regalo. He de decir que es una maravilla, siempre intento cuando compro un libro que tenga tanto aporte visual como contenido, pienso que la imagen es una parte más de una obra, que en muchas de ellas va totalmente unida, como en el caso de “El principito” y otros… He de decir que hay algunos libros que cuidan especialmente las ilustraciones y que son una verdadera belleza a la vista. En este mundo en que todo es digital se agradece cuando nos sorprenden con imágenes, color, composición. Este libro lo recomiendo porque enriquece en todos los ámbitos. Soy una enamorada del arte y entiendo que debemos formar en sensibilidad y gusto estético, además de incluir contenidos conceptuales.

    Ester García (Unir)

    ResponderEliminar
  78. En primer lugar, me gustaría felicitar a Ana María Navarrete por la construcción de este blog, opino que es una recopilación excelente en cuanto a literatura infantil y juvenil se refiere.

    Dentro de etiqueta Historia, he elegido la entra de “Fábulas”, porque considero que no están lo suficientemente presentes en nuestro sistema educativo y concretamente dentro de las lecturas de los alumnos/as, aunque entiendo que tienen una clara intención didáctica. La mayoría de las fábulas terminan con una moraleja, es decir, con una enseñanza que el autor quiere transmitir, por tanto un aprendizaje.

    El considerar en este blog la entrada de las Fábulas, es tremendamente importante, porque desmitifica lo que mucho/as aún piensan sobre ellas, que son meras historias que solo sirven para entretener, pero ya hemos comentado que el aprendizaje que proporcionan, las convierten en un recurso muy interesante para los alumnos de Primaria, dado que supone un instrumentos para incentivar la lectura en los niños de nuestro tiempo, tan inmersos en consolas, videojuegos, ordenadores y demás….
    Creo recordar que una de las estrategias mediante la cual se introducía a los niños/as en el conocimiento científico, en la educación Montesori, era a través de las denominadas “Grandes lecciones”, las cuáles se corresponden con las fábulas, que específicamente, en la educación primaria, buscaban dar una mirada amplia hacia aspectos relacionados con el conocimiento y el desarrollo humano.

    Afortunadamente, en mi infancia he podido tener contacto con muchas fábulas como: El cuento del lobo, la tortuga y la liebre, la cigarra y la hormiga, el cuervo y la zorra, y aún hoy las recuerdo, pero las lecturas de estas fábulas no eran en clase de lengua, ni siquiera en esas horas, en las que no hacíamos nada, porque un profesor no estaba, sino que era mi madre quién me las contaba. Ella, trataba de que entendiera la enseñanza de la historia, de que viera más allá de una sucesión de acontecimientos, con un principio y un fin, que no era un simplemente “colorín colorado y este cuento se ha acabado”. Tras la lectura, había una reflexión, y unas ganas enormes de que me contará otro más.

    Esto es juntamente, uno de los retos que me gustaría conseguir en el futuro con mis alumnos/as, motivarles hacia el mundo de la lectura, despertar en ellos una pasión lectora y literaria, revalorizar las fábulas y a través de ellas, transmitirles pequeñas filosofías de vida y valores, que les ayuden a desarrollarse como personas y a desarrollar su formación literaria.
    Finalmente, quisiera concluir, expresando de nuevo, el placer que ha sido poder contar con un blog de estas características y agradecerte de nuevo, Ana María, el que hayas compartido este trabajo, que seguramente a más de uno/a nos ha servido de inspiración y motivación.
    Un saludo
    Jennifer Iglesias Antomil

    ResponderEliminar
  79. Felicidades a la autora de este blog de grandísima utilidad para profesionales, padres, o simplemente aficionadas a la lectura.
    He escogido, de tantos post que hubiera comentado, es especial este porque me transporta automáticamente a mi niñez. A esas breves historias que te gustaba leer y escuchar, pero por arte de magia a medida que ibas creciendo iban tomando formas diferentes. Las entendías. Alguien en un comentario a puesto que sus padres le hablaban de la moraleja, sin entender uno que era. Pero ahí se quedaba la historia, guardaba en la memoria. Para más tarde ser recordadas con todo su sentido. Creo que las fábulas son atemporales. Al menos personalmente me gusta seguir leyéndolas, seguir recordando y aprendiendo.

    Un saludo,

    Verónica Díaz

    ResponderEliminar
  80. Felicidades a la autora de este blog de grandísima utilidad para profesionales, padres, o simplemente aficionados a la lectura.
    He escogido, de tantos post que hubiera comentado, en especial este porque me transporta automáticamente a mi niñez. A esas breves historias que me gustaban leer y escuchar, y como si de magia se tratara iban tomando sentido a medida que ibas creciendo. Las acababas de entender y darle un sentido a esas situaciones que luego resultan ser cotidianas y familiares. Alguien en un comentario de este post ha puesto que sus padres le hablaban de la moraleja, sin entender uno que era. A eso me refiero a como de pequeños integramos y absorbemos valores, normas y porque no decirlo sabiduría, que después al hacernos mayores perduran y nos dan un sentido una manera de hacer a nuestras vidas. Creo que las fábulas son atemporales. Al menos personalmente me gusta seguir leyéndolas, seguir recordando y aprendiendo. Por supuesto totalmente recomendables para trabajar con niños/as de cualquier edad. El autor Jorge Bucal escribió Cuentos para Pensar. Os lo recomiendo si sois seguidores de las fábulas de antes. Lo disfrutareis mucho!!!.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  81. Este apartado me ha llamado la atención desde el primer momento, puesto que siempre, desde pequeña, me han gustado y me han interesado las fábulas.

    Además pienso que las fábulas, bien seleccionadas según la edad y características de nuestros alumnos, pueden ser un instrumento fundamental para educar de forma íntegra, ya que tienen un gran potencial educativo.

    Si sabemos seleccionar los cuentos adecuados y además los “trabajamos” de forma amena con nuestros niños, estos cuentos les divertirán y les influenciarán a la vez que les enseñan.

    Las fábulas son un recurso de gran utilidad para esta finalidad, ya que permiten trabajar los valores, el lenguaje (ya que suelen ser historias sencillas que utilizan recursos de gran utilidad como la repetición, metáforas, paralelismos, etc), la expresión oral y escrita, la creatividad, la empatía, la imaginación, etc.
    .

    Dicho esto, me gustaría nombrar una página web http://cuentosparadormir.com/ en la que también podemos encontrar diferentes cuentos (entre ellos fábulas) e ideas, que nos ayudarán a educar a nuestros hijos o alumnos.

    Por otra parte, el Cocodrilo Azul nos recomienda una recopacilación de Fábulas, dirigidas a diferentes edades, que me ha parecido muy interesante.

    Algunas de ellas podrían resultar magníficas para su colección, por incluir ilustraciones originales y recoger obras de gran calidad literaria, de interés para lectores a partir de 11/12 años . Creo que esto puede resultar muy útil para los últimos cursos de primaria, donde podemos seguir inculcando a los estudiantes la pasión por la lectura y fomentar su interés por coleccionar y valorar las grandes obras.

    Además, también se proponen otros libros para lectores a partir de 7, 8 o 9 años, algunos más actuales, y otros clásicos, incluyendo alguno de ellos juegos, manualidades, reflexiones y actividades para que los niños disfruten aprendiendo.

    Esto es uno de los puntos que más me ha gustado y más me ha llamado la atención, puesto que en mi época de primaria, la lectura que se proponía desde la educación formal, era una lectura más bien aburrida y obligatoria, que a lo más, incluía algunas preguntas para asegurar que habíamos leído el libro.

    Hoy en día tenemos un gran abanico de posibilidades y opciones para proponer a nuestros alumnos y permitirles que disfruten aprendiendo. Por lo tanto, es muy importante que el docente conozca todos estos blogs y páginas, para seleccionar materiales y metodologías que impulsen la lectura y además, doten a nuestros alumnos de hábitos de lectura crítica y reflexión, que les ayuden a formarse a lo largo de su vida.

    ResponderEliminar
  82. María Cadenas de Llano22 de abril de 2013, 2:20

    Buenos días y gracias por este blog tan completo sobre literatura infantil y juvenil, estoy segura que me servirá de referencia para buscar libros.
    Me ha llamado la atención especialmente esta entrada donde se recomiendan diferentes libros de fábulas.
    Las fábulas son sin duda una buena herramienta pedagógica puesto que transmiten a los niños unos valores universales y fundamentales. Además a cierta edad, alrededor de los 8 años, el niño se siente muy identificado con los relatos, las situaciones y los personajes típicos de las fábulas. Es una buena ocasión para contar a los niños las fábulas, y yo personalmente, a esa edad omitiría la moraleja, no porque no sea importante sino porque a los niños les llega de forma natural a través de las imágenes que se crean al escuchar la fábula. Más adelante, y aquí hay libros de fábulas recomendados para lectura a partir de 11 años, el niño podrá leer y recordar las fábulas que le contaron. Es un buen acompañamiento para el desarrollo de los niños.
    De nuevo muchas gracias.
    Un saludo, María Cadenas de Llano

    ResponderEliminar
  83. Silvia Garrido Castillo.22 de abril de 2013, 9:19

    Ana María, gracias por esta magnífica herramienta que nos has proporcionado para disfrutar a los que tanto nos gusta la lectura y a introducir en el hábito de la misma a los no lectores, ya que has conseguido por medio de las nuevas tecnologías que tanto interesan a niños y a jóvenes motivarlos e introducirlos en un tema tan importante como es la lectura.
    En definitiva, el fin es el mismo, pero con este blog se consigue de manera creativa y motivante tanto para los niños a título informativo para padres y maestros.
    Pero navegando por el blog he rememorado tiempos pasados gracias a la entrada destinada a las fábulas. Qué manera tan sencilla de enseñar valores, defectos y virtudes mediante animales que se apropian del papel principal del personaje.
    No solo comentas y recuerdas la existencia del libro de fábulas sino que además nos proporcionas distintas ediciones según las edades del lector. Magnífico.
    Recuerdo ser pequeña y estar en casa de mi abuela esperando con ansia la llegada de mis primos al pueblo en vacaciones. Un día, mi prima hizo un comentario un tanto despectivo acerca de las maneras de vivir que teníamos aquí y me dio tristeza oírlo. A su marcha, mi abuela sacó por primera vez un libro de fábulas; recuerdo con melancolía cómo abrió el libro por la fábula de ratón de campo y el ratón de la ciudad, me sentó sobre su regazo en la mecedora bajo la ventana y me la leyó, aunque ella no miraba mucho mientras me mostraba las ilustraciones.
    Enseguida comprendí el significado y recuerdo como me hizo sentir de inmediato mejor. Después de aquel día, todos los domingos antes de dormir la siesta y con la habitación a oscuras me leía una fábula.
    Muchos años después, a su muerte, pedí poder quedarme ese libro, entonces mi madre me lo contó: ella nunca supo leer, fue mi abuelo al que tanto le gustaban las fábulas que a fuerza de leerlo en voz alta a sus hijos, se lo aprendió a mi abuela.
    Gracias Ana María, por esta útil, práctica y maravillosa manera de ilustrarnos acerca de los libros.
    Silvia Garrido.

    ResponderEliminar
  84. Hola BUENAS tARDES A TODOS!
    Está genial este blog, para orientarte o buscar algunos libros que nos sirvan de interés para los niños y niñas de educación infantil y primaria, me ha llamado la atención, también el apartado de las fábulas porque a menudo mi padre me solía contar algunas fábulas.
    La fábula es un relato breve escrito en prosa o verso, donde los protagonistas suelen ser animales que hablan, donde se hacen comparaciones con situaciones reales que pasan en nuestras sociedades.
    Las fábulas se hacen con la finalidad de educar, lo cual es la moraleja,y ésta normalmente aparece al final, al principio o no aparece, porque se encuentra en el mismo contenido del escrito.
    Un ejemplo de fábula es el "Gato y el Ratón" en donde se pueden identificar las características de esta.
    Había una vez un pequeño ratón, que vivía en la casa de una mujer vieja. La señora, que temía de estas criaturas, colocó muchas trampas para matar el ratón. El ratón asustado le pide ayuda al gato de la mujer.
    -¿Podrías ayudarme, lindo gatito?-le dijo al gato
    -Si...¿En que?-respondió este
    -Solo quita las trampas de la casa-dijo el ratón
    -Mmm... y ...¿que me das a cambio?-dijo el gato
    -Finjo ante la señora que estoy muerto, ya que tu me has matado, ella creerá que eres un héroe-respondió el ratón
    -Me has convencido-dijo el gato
    El gato saco las trampas de la casa, pero el ratón nunca cumplió su parte del trato. Un día la señora descubrió que fue el gato quien saco las trampas, ella muy enfadada decide dejar al gato en la calle.
    Y ahora, “¿Conoces la fábula de la hormiga y la cigarra?”, seguro que sí! pues ésta también me la contaba mi padre a menudo, se trata de una historia didáctica (con moraleja), dado que en este caso el trabajo incesante de la hormiga se ve recompensado con la supervivencia y la despreocupación de la cigarra se paga con la vida.
    Qué recuerdos tan bonitos tiene vivir la infancia, acompañada de todas estas historias y cuentos que nos contaban y tanto nos apasionan.
    Un saludo a todos.
    Paloma Ruiz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola buenas tardes:
      Desconocía por completo la existencia de este blog, por razones profesionales y laborales estoy acostumbrada a consultar en paginas webs y blogs de otros ámbitos. El conocer este me ha hecho viajar a los maravillosos días de mi niñez en la que mi padre me contaba la famosa fabula de la zorra y las uvas, nunca la olvidaré, me la dijo muchísimas veces pero nunca me cansaba de escucharla, siempre me parecía a la vez de graciosa que me reportaba un nuevo aprendizaje.
      Mi más sincera felicitación a la creadora de este blog, Ana María Navarrete sobre literatura infantil y juvenil, de lectura, lectores y educación, me parece una magnifica aportación a todas las personas que deseamos dedicarnos a la siempre difícil profesión de enseñar.
      He consultado varios aportados de este blog y todos me han resultado agradables e interesantes, es una buena herramienta con la que contaré a partir de ahora.
      Recuerdo cuando estaba en cuarto de EGB, a una profesora de Madrid que al principio nos resultaba molesta porque nos trató de inculcar la pasión por la lectura, fue entonces cuando empecé a disfrutar de esta literatura infantil y juvenil que se nos presenta en este blog. Nunca la olvidaré, una buena maestra a la que siempre tendré en el recuerdo.
      Si tuviera que decantarme por alguna de las historias de este recurso pedagógico, lo haría por las inolvidables fábulas que desde pequeña le cuanto a mi hija a la hora de irse a la cama, y de las que estoy completamente segura le han servido para que su interés y disfrute por la lectura sea hoy toda una realidad.
      Considero que inculcar la pasión por los libros y disfrutar de la lectura es la mejor herencia que los padres pueden dejar a sus hijos.
      No quisera despedirme sin expresar nuevamente mi felicitaciones a la creadora de este blog y a todos aquellos que trabajan en esta línea de pensamiento.

      Un saludo
      Juani, Unir

      Eliminar
  85. Buenas noches,

    Llego a este blog a través de un trabajo para la asignatura de Didáctica de la Literatura de la universidad UNIR, como muchos otros compañeros que ya lo han hecho.

    He dudado al decidir en qué post dejar mi comentario, ya que después de varios días leyendo e indagando por este blog he leído varios post muy interesantes, es por ello que debo felicitar, y me reitero con ello, a su autora, Ana María Navarrete. Felicitarla por todo el trabajo que en él encontramos y que a futuros maestros como nosotros nos son de gran ayuda para completar nuestra formación.

    Me he decidido por comentar este post que habla de las “Fabulas”. Siempre me ha gustado este tipo de relatos literarios, por su brevedad narrativa y por esas moralejas instructivas que se dejan caer al final de cada historia.

    Creo que este es un tipo de género que nos puede ser útil para educar, a través del entretenimiento, a nuestros alumnos o hijos, ya que a través de las fábulas podemos enseñarles un sinfín de valores a la vez que se divierten.

    Desde niña me he sentido atraída por las fábulas, a través de ellas podía reflexionar sobre esas moralejas y posteriormente extrapolar los actos llevados a cabo por los personajes a mis propias vivencias. Muchas de ellas dejan huella y nunca se olvidan.

    El gran trabajo de recopilación que encontramos en este post nos ayudará en la formación de nuestros futuros alumnos.

    De nuevo, ¡gracias y enhorabuena!

    Sonia Ortega Pineda
    (Estudiante Educación Primaria UNIR)

    ResponderEliminar
  86. El apartado que me ha llamado más la atención es el de fábulas porqué yo con los niños de mi colegio utilizo mucho las fábulas para intentar solucionar problemas del día a día. En este apartado se recomiendan muchos libros útiles (algunos ya los tengo) y muy interesantes para explicar a los niños.
    Las fábulas son un recurso muy útil para transmitir una moraleja a un niño, además a los niños les encantan escuchar historias y te escuchan muy atentamente.
    Felicito a la creadora del blog, y gracias por qué ahora ya dispongo de un recurso más para trabajar en el aula!
    Estel Salgado

    ResponderEliminar
  87. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  88. Como muchos de mis compañeros, he dado con este blog por una asignatura de la Unir y he de decir que ha sido una sorpresa muy agradable. Felicidades a Ana María Navarrete por el magnífico trabajo que ha hecho.
    Me he decantado por participar en este apartado porque las fábulas siempre me han gustado ya que no sólo son para niños.
    Encuentro muy interesante que en el blog se dé información de los libros publicados sobre el tema, ya que es útil saber dónde encontrarla. Algunos de ellos no los conocía y por ello, ¡estoy doblemente agradecida!
    Las fábulas han existido siempre y se han ido transmitiendo de generación en generación por vía oral. Es por ello que siguen conservando ese carácter oral que las hace tan características y tan atractivas.
    A lo largo de los siglos se han mantenido fieles a sus características esenciales y a la vez han evolucionado. Así actualmente podemos encontrar fábulas como las de Esopo junto con aquellas fábulas en las que aparecen máquinas o elementos industriales como los que introdujo Ramón de Basterra durante la Revolución Industrial.
    Son un recurso estupendo para enseñar a los niños (y a los adultos) conductas éticas y morales. Como decía Gloria Fuertes: "En el mundo animal pasan las cosas más bellas de la vida". Con ellas se viaja a un mundo fantástico, se aprende, se vive.

    Un saludo y mis felicitaciones otra vez a su creadora!
    Irene Marín

    ResponderEliminar
  89. Me ha encantado descubrir este blog de Ana María Navarrete, no solo por su labor informadora a nivel de libros y lecturas, sino también por sus exquisitos comentarios y opiniones.

    Siempre he sido una gran lectora y, por ello, agradezco espacios como este donde enriquecer y ampliar mi conocimiento sobre libros, escritores...

    En este caso, quiero agradecer a Ana María su aportación en cuanto a los libros de fábulas, todos parecen muy interesantes. En concreto, me encantan Las fábulas de Esopo, pero como madre de dos niñas, la mayor de 8 años, pienso comprarles y leerles: Un panal de rica miel o El libro de las fábulas. Pero la que verdaderamente me ha llamado la atención ha sido Disfruta con las fábulas, ya que incluye juegos, manualidades...para realizar con los niños.

    De pequeña, me hicieron estudiar las fábulas de La Fontaine, que me encantaban y hoy en día me siguen encantando.

    Lo bonito que tienen las fábulas es que muchas veces los personajes son animales, hecho motivante para los niños, además de ser breves y en verso. Pero sobre todo el hecho de que lleven una moraleja de la cual siempre se aprende.

    Recuerdo con cariño algunas de ellas, como “La liebre y la tortuga”, “El león y el ratón”, “La cigarra y la hormiga”, “La lechera”...Fábulas que nos han marcado y enseñado valores importantes, fábulas que a su vez leo a la noche a mis hijas para que puedan aprender de ellas.

    Por supuesto, aparte de como madre, me parece una herramienta muy útil a utilizar en el aula con los alumnos de Primaria.

    Gracias

    Maider Eguren, alumna de la UNIR

    ResponderEliminar
  90. Cuando era un “poco más pequeña” mi hermana tenía un libro de fábulas, me encantaba y siempre que podía lo cogía para mirarlo. Creo que lo primero que me enamoró del libro fueron sus ilustraciones: Dibujos sencillos y coloridos que representaban una escena de la historia. Al principio me dejaba llevar por esos dibujos e imaginaba historias.

    Un día empecé a leer esos relatos breves que acompañaban a los dibujos. Relatos que quizás no comprendía en su plenitud, pero que de algún modo sentía que me llamaban a buscar su significado.

    Con el paso del tiempo esas historias empezaron a cobrar sentido. Leerlas y releerlas no me costaba. Esas historias de animales me recordaban situaciones que yo vivía… y me sorprendía como los animales podían enseñarme tantas cosas que yo sentía.

    Creo que este acercamiento que he vivido con las fábulas ha hecho que tenga un recuerdo maravilloso de ellos y que siga leyendo fábulas de vez en cuando.

    Ana Mª, quiero agradecerte este maravilloso recopilatorio de libro de fábulas que propones… porqué creo que es un recurso educativo, que como a mi, puede ser de utilidad para cualquier niño.

    Judith Egido (alumna UNIR)

    ResponderEliminar
  91. Me llamo Sonia y soy estudiante de la UNIR. Esta entrada me ha llamado especialmente la atención porque me ha transmitido a hace unos veinte años cuando, antes de dormir, mi abuela me leía fábulas en verano, en concreto las fábulas de Esopo.

    Me parece una forma muy bonita y lúdica de aprender cosas a cerca de la vida. Las moralejas que hay detrás de cada fábula te enseñan algo y aunque al ser pequeña, no entendí siempre el mensaje, al final es información que se te va metiendo y que en un futuro utilizas.

    Recuerdo la fábula del escorpión y la rana (un escorpión pide a una rana que le ayude a cruzar el río, ésta al principio no quiere porque sabe que es escorpión la picará, pero éste le dice que si la pica se mueren los dos y la rana accede), no podía entender como, ante la caridad de la rana el escorpión la acaba picando. Años después entendí que cada uno es como es y que las personas somos difíciles de cambiar. Aunque claro está, que siempre hay excepciones.

    Gracias por este foro y por darnos la oportunidad de viajar en el tiempo.

    Sonia García.

    ResponderEliminar
  92. Carlos Bergua. UNIR28 de abril de 2013, 8:34

    Qué decir de las fábulas, este tipo de relatos son una de las mejores maneras de enseñar valores a nuestros alumnos, así ello tienen más facilidad de adquisición de todo aquello que nosotros queremos que comprendan con ellas. De una manera teórica, ellos no son capaces de asimilar los conceptos y de esta manera es más fácil que ellos mantengan la atención y se encuentren más motivados.

    Las fábulas son una forma de enseñar a través de una interesante historia, esto puede facilitar lo que en ocasiones tanto cuesta y no es otra cosa que el gusto de nuestros pequeños por la lectura. Para conseguir que los niños se enganchen a la lectura, necesitamos de estas historias que los mantengan con los ojos bien abiertos expectantes de lo que ocurre.

    Y desde luego lo más importante, sin duda alguna, es la moraleja. En ocasiones, es una tarea ardua el hacer entender a los párvulos una serie de comportamientos como en este caso podríamos mencionar el valor del trabajo. Entonces los maestros echamos mano de “Los tres cerditos”, un documento que nos facilita la percepción por parte de los pequeños de aquello que nosotros queremos inculcarles, como decíamos previamente, de una manera que ellos entiendan mejor y les mantenga con atención, y así asimilarlo con mayor facilidad.

    Cuando he entrado en el blog y me he chocado con las fábulas, me han venido a la mente variedad de recuerdos de mi infancia. Yo me he criado en un pueblo y siempre me acordare de la gente más mayor cuando nosotros aun no levantábamos un palmo del suelo contándonos todas estas historias, nos tenían obnubilados. Y al final de todo siempre nos decían que no nos olvidáramos de lo que nos acababan de contar que nos sería muy útil en la vida. Y qué razón tenían.

    Para finalizar dar mis felicitaciones a la autora por facilitarnos, a través del blog, semejante cantidad de información y de buenas opiniones que encontramos en los comentarios de las diferentes entradas.

    ResponderEliminar
  93. Buenas tardes!!

    Me llamo Marc García y soy estudiante de la Unir, he estado echando un vistazo a los diferentes apartados del blog y finalmente me decanto por el que más me ha gustado que son las fábulas.

    Me gusta mucho esta publicación porque considero a las fábulas uno de los grandes recursos literarios existentes en estos tiempos, además, se trata de un medio muy atractivo a través del cual nosotros como docentes podemos instruir y transmitir valores positivos a los niños.

    Creo que las fábulas son ideales para trabajar en Educación Primaria gracias a su sencillez y gracias a que utiliza algo que es muy importante estimular en esos primeros años de vida, la imaginación. La sencillez y la adaptación a las características de los niños, hacen de las fábulas un medio ideal a través del cual el niño se va a encontrar un medio ideal a través del cual va a aprender y sobre todo lo va a hacer de una forma divertida.

    Como ya sabemos, la fábula se caracteriza por el uso de personajes mitad animal u objeto que representan situaciones o características típicas humanas, por ejemplo: la astucia, la sabiduría, el peligro, desconfianza, etc. Gracias a su sencillez y su atractivo son muy eficaces para que los niños y niñas, aprendan situaciones típicas que se van a ir encontrando en el día a día. Me gusta porque les enseña a prepararse para la vida real y lo hace mediante la fantasía y la sencillez. Me parece un recurso ideal.

    Finalmente y a modo de conclusión, me gustaría hacer hincapié en que nosotros como docentes tenemos que conocer y utilizar este importante recurso, para ello, es importante conocer los diferentes tipos de fábulas y los valores que transmiten. Gracias a este blog, podemos disponer de algunos ejemplos útiles para poder utilizar. La elección de los libros de fábulas es una importante tarea ya que de la calidad de la fábula va a depender el aprendizaje del niño en gran medida.

    Ha sido un placer poder compartir con todos vosotros mi opinión y sobre todo una alegría describir este blog tan interesante.

    Un saludo!!
    Marc García.





    ResponderEliminar
  94. Soy Ana María Mata, alumna de la UNIR en la asignatura de Didáctica de la Literatura. La entrada que más me ha interesado ha sido la de “Fábulas” por la simpatía que como educadores les tenemos, ya que transmiten valores y actitudes para poder trabajar en clase.

    Me interesa especialmente porque hay recomendaciones de fábulas para todas las edades de primaria, en todas encontramos la calidad literaria que buscamos como educadores, un lenguaje sencillo y claro y sobre todo fantasía y humor. Además los libros de fábulas van acompañados de magníficas ilustraciones para los alumnos más pequeños que todavía no saben leer y para los más grandes seguir manteniendo la atención.

    Actualmente en la mayoría de libros de texto de primaria, incluyen fábulas. ¡Y qué suerte! Acompañadas con un CD, como soporte en audio. Ni que decir tiene la maravilla de leer un cuento en clase y tener el soporte visual con la pizarra digital. Sé que muchos están en contra, un cuento es para ser leído, pero si además podemos atraer, incentivar a los alumnos con la ayuda de las TIC, pues mejor que mejor.

    Sin dejar de recordar a los padres y recomendar la importancia de acompañarles en el proceso de aprendizaje de la lectura, disfrutar de 10 minutos en la cama con sus hijos, con la lectura de la zorra y las uvas o la tortuga y el conejo, antes de terminar el día, es una forma pero que muy placentera de transmitir el interés por la lectura.

    Las fábulas son entretenidas, divertidas y a la vez didácticas, siempre transmitiendo valores y actitudes positivas. Y en este post nos recomiendan unas fabulas para tener y leer con recopilaciones de hace casi 100 años pero que siguen de actualidad, con diferentes formatos para poder utilizar en diferentes contextos, con actividades propuestas y con un rango de edad recomendado.
    Agradecer a la autora del blog su creación y lo que es más importante su mantenimiento y actualización. Y por compartir sus conocimientos y sus recomendaciones en la literatura infantil y juvenil.

    Un saludo

    Ana María Mata

    ResponderEliminar
  95. Hola, me llamo Luisa y hago la asignatura de literatura del grado de primaria en la UNIR.
    He estado mirando las diferentes entradas de este blog y hay muchas que me parecen muy interesantes pero la que más me ha llamado la atención es ésta de las fábulas ya que también soy maestra de educación infantil y son un recurso que suelo utilizar.
    Me parece muy útil esta recopilación de diferentes libros de fábulas dirigidos a diferentes edades ya que éste tipo de libros pueden ser bastante complejos si los niños son muy pequeños, en ocasiones por el vocabulario o también por la historia en sí o el mensaje que quiere transmitir.
    A través de las fábulas se pueden trabajar muchos aspectos, desde los personajes y sus personalidades, el contexto donde se produce la historia, los dibujos, el vocabulario que se utiliza, etc hasta llegar a aspectos más profundos como las emociones y sentimientos, los valores que transmite, el mensaje o moraleja que nos ofrece, la idea de lo que está bien y lo que está mal, etc
    Esta entrada del blog me ofrece información sobre un material que estoy segura será muy útil en mi día a día como maestra.

    Un saludo

    Mª Luisa Jaume Serra

    ResponderEliminar
  96. Sara Ropero Valenciano. UNIR29 de abril de 2013, 4:25

    Lo primero que me gustaría hacer es felicitar a Ana, por la el gran trabajo que realizar en el blog y a mi profesora de Didáctica de la literatura por brindarnos la oportunidad de poder conocerlo y participar en él.
    Una de las entradas que más me ha gustado Fábulas, porque me recuerda a mi niñez… recuerdo como un día de cumpleaños, llegó mi madre con un gran paquete; yo imaginé enseguida lo que lo que era… “! Un libro gigante!”; pero a mi madre no se le borró la cara de alegría y me contestó, “Pero debes leerlo poco a poco”… entonces lo abrí y descubrí ante mí un libro cargado de pequeñas historia, una para cada día del año. Recuerdo como cada día al leer la fábula que me tocaba, corría a mi madre a contársela y hablamos sobre ella.
    Otro de los motivos que me han llevado a elegir esta entrada, ha sido el potencial que tienen para trabajar las fábulas en el aula. Las fábulas son una gran herramienta para trabajar valores con los niños. Nos dan la posibilidad de invitar a los niños a que reflexionen, sobre los que ocurre en la fábula leída en clase. Y les llaman mucho la atención al ser los protagonistas animales que actúan como personas.
    Sara Ropero Valenciano
    UNIR
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  97. Que guay esta fabula....siempre cuento fabula para mis dos niños.

    ResponderEliminar
  98. Hola a tod@s,

    Me parece muy interesante el blog en general y en particular la etiqueta de historia del mismo. En referencia a las ediciones que menciona Ana María de Las Fábulas de Esopo, me ha encantado poder constatar que sigue viva una tradición clásica de utilizar elementos de proximidad (personificación de los animales, los relatos y los ejemplos) para enseñar una moralidad a los más pequeños.
    Facilitar a los niños y niñas unas normas de conducta adecuadas y ejemplares parece que a veces sea un aspecto olvidado en muchos de los bestsellers o dibujos animados que nos rodean incesantemente. Es de agradecer ver que varias editoriales se interesan por la divulgación de nuestros clásicos y además personas como Ana difunden las novedades mediante blogs.
    Es con herramientas como las fábulas que se puede ir más allá del entretenimiento. Me ha alegrado mucho ver que se sigue promocionando la lectura de literatura de tipo histórico (como por ejemplo la que vemos en el post del Holocausto) para asegurarnos de que nuestros niños tengan conocimiento de los avatares de la historia y puedan aprender de los errores cometidos.

    ¡Gracias Ana por hacer difusión de la literatura infantil con un grado de precisión e interés tan grandes!


    Raquel Roig (estudiante UNIR)

    ResponderEliminar
  99. María del Carmen Ruiz. Estudiante de 4º del Grado de Primaria, (UNIR).
    Tras un recorrido por la lectura de este blog, debo felicitar a su autora, Ana María Navarrete, pues he encontrado en el mismo un estupendo recurso donde consultar guías de lecturas muy interesantes. Esta sección de fábulas me evoca a mi niñez y todo lo que aprendí con muchas de las Fábulas de Esopo. Hoy en día, estas lecturas siguen estando presentes en mi casa y recurrentemente las leo con mis hijas estableciendo un debate sobre las enseñanzas que transmiten. Además las ilustraciones de los libros que tengo son muy bonitas y atractivas.
    Las Fábulas son lecturas muy recomendables para trabajar con niños y niñas de primaria, tanto por su originalidad y entretenimiento, como por los valores y saberes que transmiten. Por otro lado, suelen tener una extensión corta, lo cual permite que se puedan trabajar en periodos de tiempo no muy extensos. Este tipo de lecturas creo que se pueden utilizar en todos los ciclos de primaria y su narrativa es muy interesante a la vez que hacen a los niños entrar en un mundo de fantasía donde pueden dar rienda suelta a su imaginación.
    Los niños de hoy día creo que no se diferencian tanto a los de antaño en relación a sus gustos literarios. Si es cierto que pertenecen a una sociedad muy cambiante, donde la televisión juega un papel fundamental en su día a día, y que disponen de muchísimos recursos, pero en lo esencial siguen disfrutando de su misma naturaleza de niños. La lectura de fábulas es muy gratificante para los niños, ya que utiliza animales para crear historias y ofrecen lecciones muy sencillas que siempre son exportables al día a día. Esta enseñanza contenida en las fábulas se convierte por lo tanto en transmisora de conocimiento y valores.
    Los clásicos de toda la vida son lecturas muy recomendables, pero más para niños en los primeros ciclos de primaria y en infantil. Estoy de acuerdo con Ana la autora del blog, en que a la hora de elegir un libro es muy importante tener en cuenta las ilustraciones y por eso los ilustradores deben ser también reconocidos.

    Gracias por este blog.

    ResponderEliminar
  100. Buenos días Ana María,

    He conocido el blog a través de la UNIR, y su departamento de Didáctica de la Literatura en Educación Primaria, con la profesora Rocío Arana.

    Me gustaría, en primer lugar, dar las gracias por la cantidad de contenidos e ideas que encontramos en el blog, interesantes y prácticos, tanto en el aula como en nuestro día a día en el ámbito personal y familiar.

    La entrada en relación a los juegos olímpicos me ha gustado mucho. Creo que la sociedad actual se deja llevar por modas o necesidad de éxito y poder, olvidándose en ocasiones de prioridades más importantes. Todo es necesario, en su justa medida. Probablemente sea muy fácil pasarse toda una sesión en clase hablando sobre deportistas, o cantantes y actrices de moda, pero conseguir que los alumnos y alumnas lean con el mismo ímpetu no siempre es tan sencillo…

    Me encantan las fábulas, son relatos cortos por lo que son accesibles tanto para quien disfruta ya leyendo como para aquellos alumnos y alumnas a los cuales la lectura todavía no acaba de enganchar. Se trabaja la fantasía, la cual puede ayudar a entender el mundo real. Y las moralejas finales contienen valores sencillos, cercanos y necesarios para una correcta formación.

    Me parece muy interesante para el primer ciclo de Primaria el libro que incluye manualidades y actividades. En esta etapa de seis a ocho años en la que están aprendiendo y consolidando la lectura, este recurso puede ser muy motivador. Al ser relatos cortos, pueden realizarse máscaras que ayuden a la interpretación de los personajes, primero pueden leer la fábula, escucharla a la vez que la leen, aprenderse pequeños diálogos e interpretarlos, para al final realizar una pequeña asamblea donde se pongan en común la manera de actuar de los personajes, los aspectos positivos y negativos, en definitiva donde los alumnos piensan y analizan con su propio criterio acerca de valores diferentes… en fin, surgen infinidad de ideas.

    Cada vez disponemos de más recursos, las nuevas tecnologías, por ejemplo, ayudan a ello. Pero no debemos perder de vista ni olvidarnos de la base, de los pilares de cualquier sociedad y cultura. Una educación integral que les ayude a diferenciar valores positivos y negativos les ayudará a mejorar como personas y ciudadanos. Las fábulas pueden ser fantásticas desde los primeros años en la etapa de Educación Primaria para ayudarles a entender la importancia de los valores.

    Muchísimas gracias por dejarnos compartir este blog.

    Eva Sanz.

    ResponderEliminar
  101. Hola, las fábulas me parecen genial y muy enriquecedoras para los niños. Nos muestran una realidad a través de sus personajes, que a la vez nos da una lección moral.

    Todo niño debería de tener su libro de fabulas en su cuarto. Es cierto que hay que enseñarles a leer de todo para que próximamente sean ellos quienes elijan su gusto literario, y las fábulas tienen que estar, por supuesto, en esta gran variedad de lecturas.

    Son una forma divertida y entretenida de enseñar leyendo. Incluso nos siguen en el resto de nuestras vidas.

    Lorena Román González
    2º Educación Infantil
    Grupo 211
    UAM

    ResponderEliminar
  102. Las fábulas, así como las adivinanzas, desde bien pequeña me han gustado y me han llamado la atención. Considero que la mayoría de las historia infantiles sin su fábula final o conclusión dejarían de ser lo mismo.
    Las fábulas ayudan a los niños a ver las historias desde otro punto de vista, y sobre todo les ayudan a relacionarlo con su día a día o algo que les haya ocurrido. Se sienten identificados con ella.

    A mí la fábula que se me quedó grabada desde pequeña, es la de la liebre y la tortuga, y por más que la volviese a leer o ver, no me cansa. De hecho, siempre que he tenido la oportunidad, se la he contado a un grupo de niños o niño en particular.

    Nos ayudan a pensar y reflexionar sobre un tema, por lo que es fundamental que los niños se familiaricen con ellas desde la escuela o casa.

    Laura Carpintero Toro
    Educación Infantil 211
    UAM

    ResponderEliminar
  103. Desde pequeña las fábulas me han gustado mucho ya que con ellas he aprendido muchos consejos y a día de hoy siempre que puedo y tengo la ocasión se las cuento a mis dos primos pequeńos.
    Además de ser historias cortas de contar, a los niños les suele entretener y gustar bastante el que los personajes de las fábulas sean animales.

    Una de mis fábulas preferidas desde pequeña ha sido el pastorcillo mentiroso ya que me parece una fábula con la que se aprende a no mentir y a decir siempre la verdad para que así otras veces la gente te crea.

    Irene Cardeńa Sánchez
    Educación Infantil 211
    UAM

    ResponderEliminar
  104. Buenas tardes,

    Estoy aquí gracias a Conchi Jiménez, mi profesora de Didáctica de la Literatura de la UNIR, que me ha hecho ver lo interesante que es este blog como herramienta para la educación, y doy gracias a su creadora.

    Deciros que yo he escogido esta etiqueta, porque cuando yo era niña, era pésima lectora y por ello creo que las fábulas son la mejor manera de introducirles en la lectura, y más a aquellos alumnos que les cueste, como fue en mi caso.

    También, este tipo de libro, creo que les introduce en la fantasía, mediante sus principales personajes, bien ya sean animales o cosas, y a través de ellos les puede ayudar a mejorar su comportamiento, ya que creo que “las fábulas” son esenciales para que los niños puedan aprender las enseñanzas prácticas de las características humanas.

    Así mismo, me ha llamado la atención es que este tipo de libros haya variedad según las distintas edades, y por ello me parece esencial porque de este modo, desde pequeños, van a ir viendo a través de los personajes lo que realmente es hacer el bien y lo que está mal.

    Saludos,

    Paula Merino
    Alumna de 4º,
    Grado de Educación Primaria
    UNIR

    ResponderEliminar
  105. Desde pequeña me han entusiasmado las fábulas y a día de hoy me parece un recurso formidable para enseñar valores a los niños mediante cuentos o diversas historias.
    Es un genero narrativo que yo creo que a todo el mundo le gusta y le sorprende. Hay muchas historias que nos enseñan las diversas situaciones que podemos encontrar en la vida en el día a día.
    La fábula que a mi siempre me ha gustado más es El Patito Feo, porque nos enseña a que no hay que rechazar a los que son diferentes que tú y en un aula de infantil nos ayuda con la atención a la diversidad.
    Sara Calvo Fernández-Huerga
    Universidad Pontificia Comillas-4º Grado Ed.Infantil

    ResponderEliminar
  106. Las fábulas creo que es una de las mejores maneras con las que introducir a los niños en el mundo de la lectura, tanto cómo para contárselas un adulto, cómo para comenzar a leer ya que existe numerosa variedad de fábulas cortas que son fáciles de leer y entretenidas.
    Este tipo de lectura hace que los niños aprendan diferentes valores de la vida
    cotidina, mi experiencia al recordar esto es muy satisfactoria. Recuerdo libros de fábulas que tenían una para cada día, te indicaban la fecha en la que leer cada historia, de este modo se inculca un hábito de lectura en los niños, con historias entretenidas que suelen gustar a todo tipo de infante, independientemente de su personalidad.
    Además las fábulas personifican animales, lo cuál hace que sea más atractivo para los niños, ayude a que se inicien en la lectura y lo consideren un placer; aprendiendo de cada historia un valor distinto gracias a las moralejas que ofrecen este tipo de fragmentos.

    DANIEL ANTE QUIÑONES
    UAM. G. EDUCACIÓN INFANTIL
    GRUPO 211

    ResponderEliminar
  107. Hola Ana, he escogido esta entrada porque las fábulas es el género literario para niños (y adultos) que más me gusta. Me han venido a la mente recuerdos como la fábula de "La cigarra y la hormiga" o "La tortuga y la liebre" y creo que al igual que a mí me despierta mucha añoranza y muchos recuerdos, las fábulas quedan perennes en la memoria de los pequeños para siempre.

    Es un acierto mostrar situaciones de la vida cotidiana contada a través de animales, ya que a los niños es lo que más les gusta. Partiendo de la base de que los protagonistas son animales, que las historias suelen ser breves y que finalmente tienen una moraleja, me parece un reclamo brillante para trabajarlo en la etapa de educación infantil.

    Creo que es muy positivo que los niños aprendan "lecciones de vida" a través de las fábulas y que en muchas ocasiones podrán sentirse identificados con hechos que les hayan ocurrido a ellos, o que muy probablemente les ocurrirán.

    La entrada nos muestra grandes ideas sobre la selección de fábulas que has hecho. Es un regalo que un día no muy lejano podremos utilizar en el aula con nuestros pequeños.

    PAULA SEGOVIANO ALONSO.
    GRUPO 211, EDUCACIÓN INFANTIL. UAM

    ResponderEliminar
  108. Considero que las fabulas son cuentos muy educativos, sus moralejas dan lecciones y enseñan a los niños de una forma totalmente diferente. Con ellas podemos trabajar infinidad de valores, muchos de cuales son difíciles de explicar a los más pequeños. A través de ellas se puede trabajar de forma sencilla y eficaz.
    Los niños suelen verse reflejados en algunos de los personajes que protagonizan sus historias, y de este modo entienden mejor su finalidad. Además relatan situaciones con las que nos encontramos todos los días, lo que permite a los más pequeños entender muchas cosas de la realidad en la que viven.
    Creo que es un recurso formidable que las maestras deberían utilizar más a menudo en las aulas.

    Cristina Llantada
    4º magisterio de educación infantl
    universidad de comillas

    ResponderEliminar
  109. Las fábulas son un género narrativo que a la mayoría de las personas nos gustan. Casi todos los adultos recuerdan alguna fábula que les hayan contado cuando eran pequeños, y en muchos casos es por la moraleja que tienen, ya que muchas veces te sirven en alguna ocasión de la vida y recurres de nuevo a esa fábula.
    Es una forma muy interesante de acercar a los niños a la lectura y de ayudarles a conocer y entender mejor la realidad del día a día, ya que muchos de ellos se sienten identificados con los personajes. La mayoría de los niños adoran a los animales, por eso leerles fábulas es una forma muy entretenida para ellos y que nos ayuda a trabajar diversos valores y conceptos necesarios para su día a día.
    Edurne Osuna García
    2 Magisterio infantil
    UAM

    ResponderEliminar
  110. Me parece una recopilación muy completa de fábulas para la educación infantil.
    Como futuras docentes sabemos que las obras nos ofrecen un gran abanico de posibilidades en cuanto a la formación de nuestros alumnos.

    Las fábulas son un recurso genial para acercar a los niños a la lectura.
    En ellas aparecen personajes reales o fantásticos con los que los niños se sienten identificados muchas veces. Héroes, princesas, caballeros... son los protagonistas preferidos de nuestras aulas.

    Las fábulas nos dejan siempre una moraleja. A través de ella podemos trabajar conocimientos y valores con diversas situaciones y experiencias reflejadas en la historia.

    Marta Nuño Utande
    4. Educación Infantil
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  111. Gracias por esta entrada tan enriquecedora para nuestro futuro.

    En educación infantil este tipo de libros son muy importantes pues a los niños les encantan y además trasmiten una enseñanza o moraleja. En mi opinión lo que más les gusta a los niños de esto, son los animales personificados con voz propia, personalidad…

    Los libros sugeridos son una gran oferta y muy buenos pues conozco ya algunos de verlos en mi aula de prácticas.
    Nosotras usamos las fábulas como un recurso para enseñar unos valores, pero también las usamos para que los niños sigan adquiriendo esa pasión por leer.

    He elegido esta entrada entre otras muchas por que en especial me trae recuerdos de mi tierna infancia ¿A quién no le han contado una fábula?, ¿Quién no conoce "La liebre y la tortuga?. Además de recordarlas con mucho cariño ahora de mayor, cuando leo fábulas a los niños realmente creo en su magia y sigo aprendiendo de sus moralejas.

    En mi futuro siempre querré tener un buen libro de fábulas en mi aula para poder leerles yo y que lean ellos estas maravillosas historias.

    Raquel Álvarez García
    4º ed. Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  112. Las fábulas son un recurso muy importante en el aula de Infantil.
    Éstas son historias protagonizadas por animales, pero animales que poseen personalidades humanas: encarnas las virtudes y los vicios de las personas. Pero aunque sean animales, los niños consiguen identificarse con estos personajes.
    Además como todos sabemos, una de las características más importantes de las fábulas es que al final siempre hay una moraleja, una enseñanza.
    Por eso, como futura maestra, me parece un recurso muy eficaz para solucionar algunos problemas que surjan en el aula. Si por ejemplo tengo en mi aula algún caso de egoísmo, o de prepotencia, o de cualquiera de los vicios típicos humanos, puedo leer alguno de estas fábulas para que los niños, identificándose con los personajes, resuelvan ellos mismos sus propios comportamientos incorrectos.

    Julia Bernabeu Santolaria
    Grupo 211 - Ed. Infantil UAM

    ResponderEliminar
  113. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  114. Para la práctica propuesta en Didáctica de Literatura, he seleccionado la entrada dedicada a las fábulas. Un libro así llegó a mis manos con apenas 6 años, cuando empezaba a leer. Guardo un precioso recuerdo de él porque me acompañó en mi crecimiento como niña y como persona. Las fábulas son cuentos con personajes animados, normalmente animales, que encarnan prototipos de comportamiento y sus consecuencias en forma de moraleja. Años después, me tocó hacer un trabajo sobre las fábulas y releí un libro de estos. Recordaba todas aquellas historias casi por completo. Sin embargo, me quedé atónita al pensar cómo el mismo libro, idéntico desde hacía siglos, había enseñado a tantas generaciones de forma sencilla y práctica, sin pasar de moda. Por lo tanto este tipo de materiales didácticos resultan muy útiles en el aula y muy polivalentes para los docentes, a la hora de trabajar contenidos muy diversos.

    Salomé Bolívar
    Alumna UNIR. Grado Ed. Primaria.

    ResponderEliminar
  115. Esta entrada es muy interesante ya que actualmente en las aulas se pierde la tradición de acudir a las fábulas para enseñar o corregir una forma de comportarse de los alumnos.
    Recuerdo cuando era niña, que mis profesoras utilizaban las fábulas en el tiempo de lectura ya que son materiales muy útiles para conseguir la participación de todos los alumnos en el aula porque puedes sacar de ellas todo tipo de preguntas y actividades reales.
    Debemos recordar que las fabulas son un tipo de cuentos con personajes animados en la mayor parte de los casos animales que nos ayudan a entender a través de su historia una manera de actuar y comportarse, la enseñanza viene dada a modo de moraleja.
    Finalmente como opinión personal, creo, que es una manera muy buena de acercar a los niños a la lectura ya que al tener un alto contenido fantástico los niños lo van a guardar completamente en la memoria y asociaran si les ocurre algo parecido el contenido de la fábula con su vida real.
    Además son dinámicas, de vocabulario amplio pero sencillo, tienen una historia entretenida y que engancha y aunque la moraleja se pueda entender a determinadas edades puedes leer fábulas desde que son pequeños.

    Natalia Montes
    4º Ed-Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  116. Me parece muy apropiada y recomendable esta entrada para conocer fabulas que podemos utilizar en nuestro aula.
    Además los niños ven el mundo como una gran fábula. Ellos a esta edad no actúan por pura lógica sino por curiosidad. Les gusta mucho lo narrativo, es decir, los cuentos, narraciones pero sobre todo aquellas que satisfacen su fantasía. De los 3 a los 6 años es la etapa de la fabulación por excelencia y comienzan a entender conceptos abstractos.
    Toda fabula termina con una moraleja o enseñanza por eso pienso que son un recurso que en las aulas se usa mucho, a mí personalmente me encanta trabajar con los niños las fabulas, ya que ellos durante la Educación Infantil son egocéntricos y todo gira alrededor de ellos. A través de las fabulas podemos darles pistas y ayudarles a descubrir más allá de ellos mismos.
    También creo que al utilizar las fabulas en el aula, inculcamos a los niños muchos valores, como pueden ser el compañerismo, la solidaridad, el esfuerzo y la constancia... y si existe un problema en el aula que debemos resolvernos podemos apoyar en algunas fabulas. Creo que es un buen recurso para orientar a los niños para que las encuentren y puedan empezar a solucionar sus problemas.
    Normalmente en la fabulas los protagonistas son animales que hablan y actúan como personas, esto hace que los niños de 3-6 desarrollen todavía más su imaginación y creatividad. Además como ellos tienen la capacidad de entrar rápido a formar parte de la historia, sintiendo curiosidad por los personajes y el desarrollo de los acontecimientos.
    María Colmenares (4º Educación Infantil)
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  117. Al meterme en esta entrada al blog pensaba que me iba a encontrar con un artículo que comentase y recomendase las fabulas con los niños. Que comentase su uso para crear ambientes de reflexión con nuestros futuros alumnos. En vez de eso, he visto la gran variedad de libros de fábulas que se exponen y para diversas edades.
    Esta entrada nos puede ser muy útil en un futuro para determinar buenos libros que recojan algunas de las fábulas más conocidas y apreciadas por los niños.
    Por otra parte, a mí siempre me han gustado mucho las fábulas tanto de niña como ahora puesto que expresan de forma muy sencilla, divertida y clara aspectos y valores muy importantes para la vida de las personas. Creo que es una excelente manera de reflexionar con los niños y de forma más creativa. Ya sea en una reflexión de la mañana, en una tutoría o en un mero tiempo muerto, son historias que te llenan y merece la pena saber, contar y sobretodo escuchar.

    Cristina Arango de Juan
    3º Educación Primaria
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  118. He escogido esta entrada ya que las fábulas me parecen un recurso muy bueno para trabajarlo en las aulas.
    Algo que me llama mucho la atención de las fábulas es que a pesar del paso de los años, podemos seguir utilizando estas historias y seguir beneficiándonos de su uso y finalidad.
    El hecho de humanizar a los personajes, que suelen ser representados como animales, nos ayudan a que los niños se sientan identificados con ellos y sus acciones.
    A través se las diferentes moralejas que podemos encontrar, vamos enseñando a los niños que los actos tienen consecuencias, y de esta forma vamos transmitiendo una serie de valores, que nos ayudan a diferenciar el bien y el mal.
    Además otro punto muy importante, que además he podido profundizar con esta entrada del blog, es que encontramos una gran variedad de fábulas que nos son útiles para tratar diferentes temas y diferentes historias.

    Fara Pertusa García
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  119. Elegí esta entrada porque las fábulas me parecen muy interesantes y pensaba que en esta entrada iba a ir sobre las fábulas y se comentaría si eran buenas o no y demás, pero me he encontrado con una muy buena lista de fábulas que podría adquirir y leer a mis alumnos.
    Las fábulas siempre me han llamado mucho la atención, porque me parece muy muy bueno que se pueda aprender una lección importante leyendo un libro y que ademas al lector le servirá para el resto de su vida.
    Yo, en particular, todavia me acuerdo de fábulas que leí de pequeño y que sus enseñanzas todavía me sirven hoy en día. Por lo que, muchas gracias por este listado que me apuntaré y creo que utilizaré en el futuro.

    Raúl López Trejo
    3º Educación Primaria
    Universidad Pontificia de Comillas

    ResponderEliminar
  120. Me ha gustado mucho encontrarme esta estrada en el blog. Creo que las fabulas es un recurso muy útil y que poco a poco se va olvidando.

    Por medio de las fabulas se pueden tratar diversos temas que a lo mejor es más complicado tratarlos de sin ellas. Además, las de animales son mucho más llamativas para los niños.
    Ya conocía bastantes fabulas, ay que cuando puedo las suelo usar y me gusta leerlas, pero la lista de libros que nos ofreces es de gran valor para tenerlos todos juntos y acudir rápidamente a ellos.

    A través de las familias se aprender más de lo que imaginamos por ello no solo debemos leérsela a nuestros niños, sino también a nosotros mismo, es para todas las edades.

    Isabel Nieto Díaz
    4º Educación Infatil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  121. Lo primero felicitaciones por el blog.

    Para los docentes es una herramienta que nos facilita lo que queremos enseñar a nuestros alumnos.

    He elegido las fábulas, como elemento que más me ha llamado la atención porque personalmente cuando yo era niña los libros que recuerdo que más me gustaban leer eran las fábulas, por un lado por su extensión, no suelen ser muy largos y yo quería conocer la historia que me estaba contando en el mismo día, además siempre transmiten un mensaje para reflexionar, son muy didácticos.

    Aun recuerdo alguna fábulas que me leí, creo que nunca se olvidan, por lo menos el mensaje que quiere transmitir. Me ha traído maravillosos recuerdos, de hecho he encontrado por casa uno de los libros que leí "la liebre feliz y 26 cuentos más" de la editorial Everest dirigía a niño de 8-9 años en adelante.

    La fantasía y el buen humor son dos aspectos importantes para el equilibrio del ser humano y más aún en los niños. La lectura de fábulas constituyen un fuerte apoyo para educar la creatividad y la fantasía.

    Mª Dolores Tormo Chico
    Grado de educación primaria
    Asig: Didáctica de la literatura en educación primaria.

    ResponderEliminar
  122. ¡Buenas tardes!
    Lo primero, dar la enhorabuena a la creadora del blog, Ana María Navarrete, por ofrecer esta “biblioteca de consulta online” y gratuita. Uno de las entradas que más ha llamado mi atención ha sido “Fábulas”, publicada el viernes 2 de marzo de 2012.
    Las fábulas son, según la RAE, breves relatos ficticios, en prosa o verso, con intención didáctica frecuentemente manifestada en una moraleja final, y en los que pueden intervenir personas, animales y otros seres animados o inanimados.
    Personalmente, creo que una de las cosas más enriquecedoras de las fábulas es que tienen una aplicación en la vida real independientemente de la edad del destinatario. Cada uno la puede “hacer suya” y llevarla a su vida diaria, y, realmente, es algo digno de admirar que escritores del 600 a.C. como Esopo, o del S.XVIII, como Iriarte y Samaniego, hayan sido capaces de hacer que sus relatos y moralejas sigan vigentes en pleno siglo XXI.
    La fábula de “El león y el ratón”, “La zorra y la cigüeña” o “El ratón de campo y ratón de ciudad” entre otras, son obras que debieran ser referencia de nuestros niños por los valores que en ellas se tratan (amistad, esfuerzo, paciencia, respeto…). Desde pequeña he tenido mucha suerte, porque en casa siempre nos han leído muchos cuentos y fábulas, y aún recuerdo, cuando íbamos de viaje, cómo sonaba de fondo un cassete con fábulas de Esopo para hacer más ameno el camino.
    Las fábulas siguen vigentes hoy en día. Sin ir más lejos, la semana pasada en el colegio estuvimos leyendo Fábulas con los alumnos de 3º de educación primaria, y es algo que les apasiona. Si además acompañamos estos relatos con un libro de una edición atractiva para ellos, conseguiremos que se interesen por la lectura.
    No conocía ninguna de las ediciones que se citan en la entrada, pero intentaré conseguirlas (bien sea en el bibliobús o en librería), pues me parece un recurso muy útil para el aula.
    Muchas gracias,
    Alicia Hernández - Grado Primaria UNIR

    ResponderEliminar
  123. Desde que era muy pequeña me han llamado la atención las fábulas. Recuerdo que tenía un libro, bastante hecho polvo (tengo muchos hermanos) y me gustaba mucho releerlo hasta bien mayor. Me encantan las historias que me hacen pensar.
    El recopilatorio de libros de fábulas es muy completo y muy interesante (gracias por la información). Es una gran información para los docentes.
    Sinceramente, creo que las fabulas son un recurso muy fructífero que podría utilizarse en las aulas de muchas formas diferentes. La moraleja, característica de estas obras, podría ser una forma de trabajar temas más inusuales, pero necesarias en las aulas. Además, las fábulas tienen una parte lúdica cuando te centras en la historia que te cuenta.
    Para mí las fábulas son recursos infravalorados que deberíamos recuperar en la lectura infantil.

    ResponderEliminar
  124. En primer lugar me gustaría felicitar a Ana María, me parece extraordinaria la recopilación y clasificación de literatura que podemos encontrar en el blog.

    Una de las entradas que más me ha gustado es esta sobre las fabulas ya que este año en el centro escolar en el que trabajo, los alumnos de segundo de primaria han empezado a tener contacto con las fábulas en la el área de Lengua Castellana y Literatura para fomentar la escritura y la lectura, así como la Educación Literaria.

    Considero que las fábulas forman un elemento primordial en la educación literaria de nuestro alumnado y por ello es muy importante su incorporación en las tareas de clase, ya que contribuyen al desarrollo de las competencias básicas, así como al desarrollo de ciertas capacidades a través de la lectura de las mismas.

    En particular en clase estamos trabajando el libro de Félix María de Samaniego, Un panal de rica miel, en el que se habla de la tolerancia, astucia, trabajo, prudencia o generosidad y se critica la vanidad, avaricia, abuso de poder, egoísmo y gratitud. Libro que les encanta a los alumnos y su atracción ha sido inmediata.

    Vanessa Martín (UNIR)

    ResponderEliminar
  125. Buenos días a todos,

    Al igual que todos mis compañeros, a mí también me gustaría felicitarte por el blog. Pienso que este blog, es un recurso muy interesante para cualquier profesor o futuros profesores para trabajar la literatura en primaria.
    Las “Fábulas” ha sido el apartado que más me ha llamado la atención de este blog. En mi opinión, las fabulas son una de las herramientas más importantes para adentrar a nuestros alumnos en la literatura. En primer lugar, podemos decir que las fábulas son historias cortas y ficticias que con frecuencia utilizan como actores a animales u otros objetos otorgándoles rasgos humanos. Son muy útiles para la enseñanza en todas las edades debido a su contenido, ya que generalmente, recogen experiencias de la vida cotidiana que arrojan una enseñanza moral. Recuerdo que en mi infancia, las fábulas tuvieron una gran importancia y pienso que en todas las aulas de primaria se tendría que impulsar la lectura de las fábulas por su gran valor literal y moral.

    Un saludo,

    Gorane González

    ResponderEliminar
  126. Buenos días,
    Este post, al igual que a mis compañeros, me ha hecho recordar mi infancia y rememorar con nostalgia y alegría el tiempo en el que mi abuela me contaba estas fábulas antes de dormir y creía realmente que existían todos estos animales solucionando los distintos problemas diariamente (hormigas, cigarras, zorras buscando sus uvas, siete cabritillos ….) .
    Aunque en principio no entendiera todas las historias y moralejas aprendidas, pedía una y otra vez que me repitieran las historias porque me divertía mucho escucharlas, retar a mi abuela diciéndole que yo prefería a la cigarra, contando con ella la historia, ... Y posteriormente hacer que las leía a mis muñecas con un libro que me regalaron.

    Por esta experiencia personal, considero que este tipo de literatura es fundamental en la infancia y debe tener un papel fundamental en las aulas. Y que debemos cuidar mucho el proceso a seguir como docentes para inculcar a los alumnos y alumnas el amor por los libros: Contarles historias fantásticas que les diviertan desde pequeños. A la vez que les permitimos jugar con ellas inventando otros finales, incorporando nuevos personajes, imitar a los protagonistas, etc. Y por último, proponerles experiencias con los libros desde pequeños para que hagan como que leen, inventen sus historias a partir de las ilustraciones, fantaseen y poco a poco se motiven ellos mismos a leer los pequeños enunciados para en un futuro querer leer libros completos.
    Muchas gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  127. He elegido el apartado de las fábulas porque me parece una herramienta formidable para utilizar en clase con los alumnos. Con las fábulas podemos trabajar, evidentemente, la lectura, la capacidad de reflexión, algunos valores fundamentales para la vida, etc. de forma divertida y fomentando la imaginación gracias a la riqueza y colorido que presentan.

    Desde mi punto de vista, estas composiciones literarias son especialmente interesantes para trabajar en primaria porque generalmente son historias breves y con pocos personajes lo que las hace más accesibles y fáciles de seguir y comprender.

    Además, podemos encontrar una gran variedad de fábulas: las típicas que son explicadas a los niños tradicionalmente de generación en generación, y que, al trabajarlas también en clase, ayuda a los alumnos a entender que las normas morales van más allá de la familia, y las nuevas y originales que despiertan el interés por la lectura sin dejar de lado el entretenimiento.

    Este apartado del blog nos recomienda diferentes libros de fábulas agrupados por temáticas y por edades, lo que resulta gratificante desde el punto de vista de un profesor de primaria. Por eso me gustaría agradecer este post a Ana María Navarrete (además de felicitarla por este magnífico blog) y al grupo de profesores didáctica de la literatura de la UNIR que nos plantearon la actividad que nos hizo conocerlo.

    Gracias y saludos,

    M. Merino
    Grado de educación primaria

    ResponderEliminar
  128. Al leer esta entrada en el blog sobre libros de fabulas, recuerdo al instante un libro en particular que leía y releía cuando era niña: Mi gran libro de fábulas Samaniego.

    A mí personalmente me encantan las fábulas, las encuentro muy imaginativas e ingeniosas, y creo que es la manera más fácil y directa de hacerle llegar a un niño lecciones acerca de la ética y la moral. Es muy poco probable que un niño escuche atentamente un discurso sobre la importancia del trabajo duro y el esfuerzo, un discurso acerca de sus recompensas y la satisfacción personal que da un trabajo bien hecho. Sin embargo, a través de la fábula de La cigarra y la hormiga seguro que entienden perfectamente esos valores. Opino que resultan muy atractivas para los niños por su brevedad y por el hecho de incluir en su mayoría animales parlantes.

    Muchas gracias por estas recomendaciones Ana María.

    Un saludo.

    Irune Bermejo Urrutia.
    Estudiante de Grado de Maestro en Educación Primaria.

    ResponderEliminar
  129. Las fábulas siempre me han parecido especialmente interesantes al protagonizarlas animales personificados y tener una moraleja posterior. Aunque las recomendaciones que se comparten en esta entrada son para edades a partir de 8 años, debido a la brevedad de muchas fábulas y que, en esa edad la personificación de animales les atrae enormemente, pienso que también son muy adecuadas para infantil.
    En muchas ocasiones resulta más fácil caracterizar con animales ciertas situaciones y emociones que pueden resultar complejas para los niños pero que inevitablemente van a verse inmersos. Es cierto que en algunas casos se tratan temas complejos para niños de infantil, pero no debemos subestimarles y podemos tomar una versión más sencilla. Encuentro que un gran beneficio es que al estar tan definidas y ser tan concretas las características de cada personaje, y además se plantee como una particularidad de ese animal en concreto, les ayuda posteriormente a recordarlo e imitarlo cuando se vean reflejados.

    Leyre Frías Arroyo
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  130. Muy útil e interesante el blog y ante todo felicitar a la autora por el esfuerzo y la dedicación.
    Me ha interesado sobre todo este apartado de las fábulas porque lo recuerdo con mucho cariño de mi época de la E.G.B. en la que los profesores, de vez en cuando, comenzaban la jornada de clases leyéndonos una fábula –generalmente de Esopo- que luego se convertía en el motivo de trabajo de ese día.
    Casi sin darnos cuenta, íbamos aprendiendo los valores y las actitudes que descubríamos en los personajes. Muchas veces, en situaciones cotidianas, mi mente responde trayendo a la memoria alguna fábula. De hecho, ahora, hago lo mismo con mis sobrinos y siempre que puedo les leo alguno y luego intento prepararles algún juego relacionado.
    Me parecen una forma estupenda de iniciar a los niños en la lectura y que, poco a poco, vayan aficionándose. Me resultan muy atrayentes por su lenguaje sencillo, por su concisión y claridad y sobre todo porque inician a los niños en un mundo simbólico y se inician a la lectura de forma lúdica y divertida, leyendo por el propio placer de leer.
    También me parece muy apropiado el género de las fábulas porque permite a los niños desarrollar la fantasía, viendo como hablan y actúan los animales, lo que les ayuda a salir de lo real y cotidiano –que a veces les resulta falto de interés- y desarrollar libremente su imaginación y moverse en lo fantástico.
    Y al final la moraleja. La enseñanza que el niño va a adquirir casi sin darse cuenta, de una forma divertida, espontánea, pero que le aportará actitudes y valores necesarios para su vida.

    María González Mayorga, UNIR.

    ResponderEliminar

  131. Creo que tanto en educación infantil y primaria, sobre todo al inicio, es el momento óptimo para hacer uso de este recurso tan rico y completo. Con el recurso de la fábula podemos tratar muchos contenidos fundamentales de la literatura y hacer un trabajo completo con nuestros alumnos.
    Por una parte como con la mayoría de obras literarias podemos trabajar el lenguaje escrito que se ha utilizado, poniendo atención en el vocabulario, la composición de las oraciones etc.,
    Por otra parte con la fábula se nos abre una posibilidad fantástica de llevar el mundo fantástico a nuestros alumnos. Es muy importante no infravalorar la importancia de la fantasía y la obligación que tenemos como maestros de trabajarla con nuestros alumnos de una forma adecuada. Será muy interesante trabajar los personajes que aparecen en este tipo de obras y ver cuáles son sus características y poder vivir con nuestros alumnos todas las historias que les suceden.
    Con un buen trabajo del mundo fantástico ayudaremos a nuestros alumnos a que estructuren su mundo real.
    El trabajo que hagamos a través de las fábulas con nuestros alumnos, igual que cualquier intervención que hagamos, lo tendremos que adaptar a sus necesidades e inquietudes.
    Por todo lo expuesto y por la fuente de recursos que supone esta entrada creo que este tipo de ejercicio se tendría que llevar a cabo más a menudo entre docentes, es enriquecedor que cada uno pueda mostrar a los demás los recursos y herramientas que considera de calidad y poder hacer este intercambio con el fin de optimizar la tarea educativa.

    ResponderEliminar
  132. Hola a todos/as
    Las fábulas, ¿Quién no ha leído o ha escuchado una fábula? Que buenos recuerdos! Desde este blog veo que se sigue fomentando la lectura de fábulas y además hace una selección para el destinatario según la edad. Poniendo así de relieve que la fábula al ser una lectura breve de personajes animales estimula y motiva a los niños a leer, además de poseer una moraleja que educa por los valores que se trasmiten, siendo idónea tanto para público infantil como adulto. Quizás para los niños no dejan de ser mágicas historias de animales y les cueste ver ese trasfondo ético y moral, pero estoy bien segura que esas moralejas que quizás para ellos queden muy lejos de ser significativas, van calando en su interior para luego poco a poco reflexionar y comprender su significado y aplicarlo a la vida real. Hoy en día esa experiencia la estoy compartiendo con mi hija (6 años) y creo que esa moralejas le servirán de gran ayuda más adelante, además de compartir con ella un momento de lectura que, espero con el tiempo, sea para fomentar su hábito lector y también es para mí es un momento de vuelta a la infancia. Ah! Y espero compartirlo en mi futura labor como profesora.
    No me gustaría despedirme sin agradecer a Ana María Navarrete la creación de su blog, así como a la profesora que ha hecho posible que haya conocido el cocodrilo azul.
    Gracias
    Montse Gallardo

    ResponderEliminar
  133. ¡Enhorabuena por este maravilloso blog!

    Me he decantado por escribir acerca de las fábulas, ya que desde que era niña, es para mí un género muy atractivo. Recuerdo las ilustraciones con animales vestidos y que además hablaban. Teníamos en casa un libro en el que venían 365 fábulas y sin embargo, siempre escogía las que tenían los dibujos que más me gustaban. ¡Cuánta importancia tiene la ilustración para captar la atención de un niño!

    En muchas de las historias, aunque contaban con los ingredientes necesarios (sencillez, concisión y claridad), resultaba difícil comprender la moraleja a cierta edad. Con el paso de los años, comprendí que la siesta no era la culpable de que la liebre perdiera su carrera en la fábula “la liebre y la tortuga”.

    Como futura maestra, encuentro fascinante trabajar este género en clase, por ejemplo con el libro de Berta García i Sabatés.

    Gracias por las recomendaciones.

    Miriam Alós
    (Alumna del Grado de Maestro de Educación Primaria de la UNIR)

    ResponderEliminar
  134. Buenas! Primero de todo felicitaros por el excelente trabajo de recopilación y reflexión en el blog! Me parece muy interesante e útil toda la información del post así como la estructura dado que es muy acertada y fácil para navegar.
    De los diferentes post del apartado de Historia, el que más me ha sorprendido es el vuestro, el de las Fábulas de Ana Mª Navarrete. Enhorabuena por las recomendaciones de fábulas y por el tema tratado. Considero que las fábulas son un buen recurso para trabajar aspectos propios de la Literatura pero también de la Lengua Española; son el punto de partida incluso para tratar otras materias que se vinculan con la historia que pueda tratar la fábula. Nos puede servir de conexión entre materias y aprender a enlazar lo aprendido, huyendo de las separaciones y parcelas de las materias. Disponer de un buen recurso como son las fabulas nos puede ayudar a enriquecer nuestra relación con el grupo pues a través de la historia mágica con moraleja nos acercamos a los intereses de los alumnos y fortalecemos nuestro sentimiento de grupo proponiendo dinámicas grupales, solución de problemas ante las relaciones humanas, compartiendo emociones y sentimientos como grupo clase.
    Muchas gracias por vuestro interés de compartir!
    Seguiremos consultando el blog!
    Verònica Morante

    ResponderEliminar
  135. Hola a todos, los que hacemos este magnífico blog.
    He elegido este tema de la fábulas porque es uno de los más interesante recursos para trabajar tanto en el ámbito familiar, como escolar, tanto en infantil cómo primaria.
    Primero porque suelen ser los personajes animales que hablan lo cual a los niños les encanta, además propocionan valores y una aportación con moraleja, que les ayuda a reflexionar sobre la conducta. Y segundo cómo son diálogos fáciles de recordar, en clase se pueden representar, así podemos fomentar el compañerismo y fomentar las relaciones sociales, lo cual para aquellos niños tímidos les ayuda a preder el miedo para actuar en público. Las Fábulas son un gran estimulo en muchos aspectos.

    Un saludo, para todos mis compañeros que estamos haciendo este bonito blog. María (unir)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  136. En primer lugar agradecer haber tenido la oportunidad de conocer este magnífico e interesante blog. Creo que es un espacio que invita a un grupo nombroso de gente a conocer, participar y opinar en el mundo de la literatura infantil i juvenil. Al mismo tiempo es tratado con mucha delicadeza y formalidad.
    Después de haber leído todos los apartados, los cuales son todos muy interesantes y me podría dedicar a comentarlos todos y cada uno de ellos, pero finalmente me he decantado por el de las fábulas. En el colegio, como maestra de educación infantil suelo explicar muchas fábulas cómo por ejemplo “La cigarra y la hormiga” “La liebre y la tortuga”, “El león y el ratón”, y muchas más. Con estas los niños están comprendiendo un texto, una historia de su interés porqué aparecen animales, y a la vez nos permite trabajar valores, actitudes y comportamientos a través de un dialogo muy rico para esta edad. A su vez podemos seguir recordando durante todo el curso las fábulas para que no se olviden del mensaje que se quiere llegar a dar.
    Personalmente creo que es un recurso educativo que los docentes tenemos que aprovechar y trabajarlo tanto en la etapa de infantil cómo en la de primaria. Sobre todo en el ciclo inicial y medio.
    Sílvia Comes Torres
    Alumna de UNIR

    ResponderEliminar
  137. Hola a todo el mundo:

    Es la primera vez que he entrado en este blog, el cual desconocía por completo, y he de confesar que me ha parecido muy curioso e interesante. De todos los apartados que he ido leyendo, éste es el que me ha resultado más interesante para aportar un comentario, debido a lo siguiente:

    Considero que las fábulas, empleadas dentro del ámbito educativo, pueden ser un recurso de gran utilidad para contribuir a la adecuada formación y desarrollo del niño. Ya que nos permiten poder desarrollar la capacidad imaginativa de los niños, así como transmitir, consiguiendo que ellos mismos interioricen determinados valores, comportamientos o actitudes. Digo esto, ya que según mi punto de vista, los niños se sienten representados por los personajes y protagonistas de las fábulas, apoderándose y haciendo suyas las vivencias y experiencias que padecen.

    Por todo esto, desde aquí, animo encarecidamente a que todos los profesores de primaria incluyan este tipo de recursos dentro de sus programaciones.

    Un saludo, Braulio Arenas.

    ResponderEliminar
  138. Enhorabuena por este maravilloso blog!!! Es de gran ayuda para adentrarnos en el maravilloso mundo de la “LECTURA” y para motivar a familias y conocidos a que lo descubran porque aporta datos, lecturas e historias muy curiosas e interesantes y al mismo tiempo, dedicándole tiempo, es un amplio bagaje de cultura.
    He elegido esta entrada porque desde muy niña las fábulas han captado toda mi atención, es un recurso que se puede utilizar dentro del aula, que da mucho juego y sus aportaciones tienen un contenido moral de fácil accesibilidad que a veces los niños no descubren en otras lecturas. Hecho de menos las fábulas en las nuevas editoriales, yo las aprendí en mis libros de texto y hoy es el día que todavía las recuerdo. A los niños les encantan porque tienen algo de mágico y al mismo tiempo en“la moraleja” que hemos llamado toda la vida, ahora descubrimos los valores o virtudes humanas.
    Gracias por recordarlas y por aconsejarnos estos textos, desde luego yo con mis hijos las sigo leyendo y releyendo muchos días porque aunque ya conocen el valor que se quiere transmitir con la lectura, les encanta que les ponga nuevos ejemplos.
    Gracias de nuevo, por el trabajo, el esfuerzo que conllevan tus aportaciones y el bien que seguro están haciendo para todas aquellas personas que amen la lectura y literatura o que quieran empezar a amarla.
    Un saludo
    Montevirgen Regaña

    ResponderEliminar
  139. Hola a todos:


    Destaco de la etiqueta de historia, la entrada que hace referencia a las fábulas.

    Considero que las fábulas son un fantástico instrumento para animar a la lectura en los niños puesto que sus personajes suelen ser personas o animales humanizados que encajan muy bien en el mundo de fantasía de los niños.

    Su brevedad narrativa considero que es otro punto a su favor para acercar la lectura en los niños. De niña no tenía la paciencia y la quietud que requiere el leer textos de mayor extensión, sin embargo, las fábulas siempre me gustaron. Primero oírlas, pues era mi abuela quien me las contaba fundamentalmente, era un momento delicioso…, y después leerlas, puesto que me traía ejemplares de estos relatos, bien ilustrados con unas tapas de cartón que ahora mismo estoy evocando su olor.

    Gracias por compartir estas ediciones con nosotros las tendré presentes para utilizarlas de recursos en mis clases de primaria.

    Un saludo y enhorabuena por su trabajo en este blog

    Pilar Bravo
    Estudiante de la Unir

    ResponderEliminar
  140. Siempre me han gustado las fabulas. Entre mis cuentos de cuando era pequeña no han faltado nunca este género literario. “El patito feo” ha sido una fábula que me ha gustado mucho siempre ya que, desde pequeña me lo leía mi madre antes de acostarme. Me encantaba ver como el patito acababa convirtiéndose en cisne y siendo feliz con su familia.
    También, recuerdo otra fabula que me acompaño en mi infancia la del “Zorro y las uvas”. Me habré podido leer esa historia millones de veces. Me encantaba su moraleja que se basaba en que nunca debes de fiarte de nadie. A día de hoy cuando la releo puedo observar la sabiduría de esa historia ya que, ciertamente, hay que tener cuidado con las personas en las que confías.
    Las fabulas nos enseñan a aprender, a crecer como personas y yo como profesora pretendo usarlas como recurso.
    Universidad Pontificia Comillas
    4º Educación Infantil
    Nora Algarra

    ResponderEliminar
  141. Las fábulas son recursos literarios muy importantes para la educación infantil, ya que son narraciones breves, que captan la atención de los niños/as, y dependiendo del ciclo en el que se esté y del tipo de fábula que se use, se puede utilizar para ver y analizar con los más pequeños, que cosas están bien y que cosas están mal.
    En muchas ocasiones los niños/as no entienden la moraleja de las fábulas, pero como con este tipo de relatos se suele trabajar bastante en esta etapa, al final terminan entiendo lo que realmente quieren expresar las fábulas.

    Recuerdo algunos títulos que me contaban de pequeña como; "El cuento de la lechera", "El pastor y el lobo", "la liebre y la Tortuga".

    Almudena Bonales Pérez
    2º Ed. Infantil G.211
    UAM

    ResponderEliminar
  142. Personalmente me encantan las fábulas desde pequeña cuando me leía mi madre una cada noche, pero también me gustan ahora cuando soy consciente de la gran importancia didáctica que tienen. Ayudan a los niños a construir aprendizajes gracias a que son relatos cortos protagonizados por animales normalmente, lo que hace que estén muy motivados durante la narración y con una moraleja final que les ayuda a diferenciar el bien del mal.
    Pienso que es un gran recurso para utilizarlo en Infantil y yo personalmente recurriré a estos libros cuando sea maestra.

    Nerea Flórez Ruiz
    Universidad Pontificia de Comillas
    4º Educación Infantil

    ResponderEliminar
  143. Hola Ana María, ha sido un gusto encontrarme con esta entrada de las fábulas. Me encantan las fábulas y creo que al igual que el arte o la historia también es algo muy importante de inculcar desde pequeñitos, ya que a través de las fábulas transmitimos valores e intentamos que puedan aprender valores como el compartir, la amistad, el amor. Pero también, consecuencias de distintos actos: por ejemplo, que le pasa a un mentiroso, o a una persona que roba. O, por ejemplo, por qué tenemos que ayudar a nuestros compañeros, etc.
    Es un recurso excelente como maestras y debemos usarlo y sacarlo todo su jugo.

    Un saludo.

    Cristina Rossi Valverde
    4º Educación Infantil
    Universidad Pontificia Comillas

    ResponderEliminar
  144. Hola Ana María,
    Recuerdo que de pequeña me encantaban las historias que siempre terminaban con una moraleja, incluso me acuerdo que mi primera fabula fue “La liebre y la tortuga”, como me aficione a este tipo de narraciones breves y que desde un primer instante me gustaron.
    Personalmente, creo que la fabula es un recurso didáctico muy factible en infantil, pero para el segundo ciclo o finales del primero, por su mayor nivel de comprensión y porque su nivel cognitivo está más apto para este tipo de historias.
    Las fabulas son un buen recurso, por su gran inventiva, su riqueza imaginativa y su mundo tan colorido y por su puesto por su contenido moralizador. A pesar de ser inverosímil, enseña grandes lecciones y pienso que se debería trabajar mucho mas con este tipo de historias que entrañan valores y enseñanzas que los niños pueden aprender con facilidad, a través de moralejas e historias que ellos pueden relacionar con la realidad en la que viven.

    Mª Fernanda Cárdenas
    2º Grado de Infantil/211
    UAM

    ResponderEliminar
  145. es una mierda total ;(

    ResponderEliminar
  146. Sara Arija Rodríguez17 de marzo de 2014, 13:42

    En muchas ocasiones, me han preguntado por recomendaciones de libros para niños y sinceramente nunca he sabido que recomendar. En primer lugar porque no he tenido la oportunidad de leer mucho, solo los libros obligatorios de mi formación académica, y, en segundo lugar, cuando me apetecía leer nunca sabia elegir que leer.

    Para recomendar un libro, estoy de acuerdo contigo Ana, en que primero debes habértelo leído para recomendarlo, porque sí para mí el libro es un rollo para cualquier niño o adulto probablemente también lo será, y lo que realmente incita a leer es leer buenos libros, aquellos que te meten en la historia o que te despiertan algo interiormente.

    Creo que esta entrada me ha servido para recoger algunos títulos que a partir de ahora, me leeré primero para poder recomendarlos después. Además, las fábulas en concreto es algo que siempre me han gustado y suelen gustar.

    Sara Arija Rodríguez
    Magisterio Primaria UAM
    Grupo 222

    ResponderEliminar
  147. María P. Maldonado28 de marzo de 2014, 13:32

    En primer lugar quería felicitar a la autora por este blog tan fantástico.

    Lo cierto es que es difícil decidirse por una entrada para aportar un comentario porque hay verdaderos clásicos como Ray Bradbury, Bram Stoker, El conde de Montecristo, etc.

    Al final he decido aportar mi granito de arena en esta entrada de las Fábulas porque me traen muy buenos recuerdos de cuando yo era niña y las uso en numerosas ocasiones para enseñar algo a mis hijos ya que su fuerza didáctica es indiscutible.
    Considero que las fábulas reúnen todos los requisitos necesarios para motivar a los niños hacia la lectura: son cortas, tienen un lenguaje sencillo, presentan personajes atractivos para los niños, tienen una estructura fácil de seguir incluso y, como decía alguien en otro comentario, en su mayoría vienen acompañadas de unas ilustraciones llamativas y atrayentes.

    Y, además de todas estas cualidades fundamentales, nos ofrecen lo más importante: una maravillosa vía de enseñar a los niños las actitudes, los valores y los principios necesarios para llevar una vida plena y satisfactoria y ser mejores personas.

    María del Pilar Maldonado Lozano (UNIR)

    ResponderEliminar
  148. Ante todo decir que me ha encantado este blog y felicitar a Ana Maria Navarete por la dedicación del mismo. Me parece un blog con unas fuentes de información de lo más interesante, porque hay recopilaciones literarias de todo tipo y la verdad para mí es muy interesante ya que desconozco totalmente los cuentos como las fabulas españolas. (He nacido y estudiado en Luxemburgo).
    También me ha gustado mucho el apartado “Los niños y la lectura”, ya que nos explica las etapas lectoras, que es lo que tenemos que hacer para fomentar la lectura en los niños ( a través de juegos etc.)…
    He elegido el apartado de fabulas porque la verdad es lo que más me hace recordar a mi época de niñez. En primaria aprendí alemán y francés y para fomentar la lectura y conocimientos de ambos idiomas, nos daban muchísimas fabulas. Sobre todo para poder encontrar su moraleja y después en clase desarrollar habilidades como la comprensión escrita y el habla.
    En francés, que yo recuerde, fabulas de Jean de la Fontaine (Le Renard et le Bouc).
    Tengo que decir que al principio, no me gustaba nada porque entre que estábamos aprendiendo un nuevo idioma y no entendía mucho hacia donde querría llegar el profesor. Las clases no eran muy dinámicas, era todo más al estilo tradicional, lo que importaba era aprender el idioma, por lo cual es fundamental realizar actividades motivadoras.
    En el apartado de fabulas, veo interesante el libro “Disfrutar con las Fabulas”. Es un libro que incluye juegos, manualidades y reflexiones. Lo veo atractivo porque si pienso en mi niñez y hubiese tenido ese libro en el colegio, me hubiese gustado más el aprendizaje de los idiomas. La ilustración de la portada es divertida y atractiva, por lo cual puede motivar aún más a los niños a leer libros.
    En conclusión, tal y como hemos visto, los niños deben identificar la lectura con el juego.
    Katia Rufete (UNIR)

    ResponderEliminar
  149. Las fábulas son un recurso didáctico interesantísimo para el fomento de la lectura en edades tempranas. Su típica estructura delata el origen y función para la que fueron ideadas; relatos cortos de tradición oral con una enseñanza moral que acompaña al que la escucha durante toda su vida. Precisamente la facilidad para recordarlos y la claridad de la moraleja son la clave del éxito y de la pervivencia de las fábulas. Sin lugar a duda, lo más fascinante de Esopo y sus fábulas es el contexto histórico-cultural en el que fueron redactadas. Se cree que Esopo vivió hacia el 600 a. de c. en un lugar de la península de los Balcanes y sus fábulas ya fueron un referente para las escuelas de Platón o Sócrates; es increíble pensar como todos seguimos recordando fábulas como “la cigarra y la hormiga” o “la gallina de los huevos de oro”.
    Desde un punto de vista didáctico las fábulas nos brindan mil oportunidades para conseguir una enseñanza transversal a través de la lectura. Os dejo un ejemplo para la enseñanza del inglés; http://www.bbc.co.uk/schoolradio/subjects/english/aesops_fables
    Christian P. Ozers (UNIR)

    ResponderEliminar
  150. Recuerdo con nostalgia las historias que ayudaron en mi infancia a conocer mejor el mundo y más aun adaptarme a él. Ya que las fábulas fueron las lecturas más motivadoras porque desde pequeña me atraían los libros que transmitieran valores personales. He de confesar que nunca he sido gran lectora, pero los libros de fábulas me atraían porque sabía que me iban a enseñar algo. Fábulas como "La cigarra y la hormiga", "La liebre y la tortuga", "El cuento de la lechera " y "El león y el ratón", me hicieron ver que en la vida no es todo como se ve. El débil puede ser fuerte si se lo propone y lo que tenemos, lo podemos perder si nos vence la ambición.
    Cuando fui creciendo, las fábulas vinieron conmigo y me hicieron comprender mejor el mensaje de aquellas historias de infancia que me contaba mi abuelita y otras que leía con tanta atención. Son la mejor guía de autoconocimiento de un niño, porque emocionalmente no se nos prepara para esa serie de circunstancias que las fábulas reflejan. Gracias a ellas vivo con sus moralejas que sintetizan los pilares del desarrollo personal: autoestima, empatía, constancia, esfuerzo....en definitiva son un a buena lectura con enfoque lúdico que ayudan al niño a extraer una conclusión: "nuestras actitudes marcan nuestro futuro"
    Laura Tovar (UNIR).

    ResponderEliminar
  151. En primer lugar, Ana María, felicitarte por el trabajo realizado en el blog.
    Me ha gustado mucho encontrar tantos libros de fábulas dedicados a niños y se agradece que hayas puesto a partir de qué años está recomendada su lectura.
    Para mí las fábulas son un instrumento muy valioso tanto en el fomento de la lectura del niño como en su educación en valores.
    Despierta el placer de la lectura porque son historias breves, interesantes y muchas de ellas son muy divertidas, (aunque siempre el tema de fondo es muy serio).
    El otro gran punto a favor de las fábulas es su gran valor educativo. Cada fábula es una enseñanza de la vida. Una enseñanza que con la personificación de los distintos animales resulta muy gráfica y muy cercana, sobre todo para el niño.
    Gracias, Ana María.

    ResponderEliminar
  152. Hola y muy buenos días,
    En primer lugar felicitar a Ana María Navarrete por su blog el cocodrilo azul. Una plataforma al servicio de la difusión del gusto por la lectura entre los más pequeños.
    Me ha costado decidirme por alguno de los muchos temas que he encontrado referenciados. Ray Bradbury, en especial Farenheit 451, Anna Frank, o El principito entre otros, son lecturas muy recomendables para adolescentes y que a mi me traen recuerdos de momentos especiales. Finalmente me he decantado por las fábulas de Esopo por una cuestión no solamente pedagógica sino personal.
    Todos recordamos algunas de las más célebres fábulas de Esopo en las que algún león o alguna zorra se enfrentaban a otros animales. Cada uno contraponía algún valor o condición normalmente una positiva y otra negativa. En el relato sólo se conocía la solución del problema, al final, en un desenlace inesperado que a modo de lección o moraleja quedaba zanjado o sentenciado. Así encontrábamos a la prisa hostigando a la paciencia o a la fuerza luchando contra la inteligencia. Todos y cada uno de estos pasajes contienen una enseñanza para la vida que los niños de primaria pueden entender perfectamente, por tanto devienen cuentos absolutamente imprescindibles tanto para su lectura en voz alta en clase, como para su representación teatral, o una lectura personal en casa. Además son buenos ejemplos para iniciar a los niños en la creación de sus propios cuentos o fábulas a través del modelado y análisis de las partes de la narración. No hace falta mencionar que el hecho de que se trate normalmente de animales personificados les da una especial simbología que hace más fácil la comprensión de las actitudes y aptitudes de los personajes.
    Por último y para acabar, comentar que durante cierto tiempo, estuve leyendo a mi hija las fábulas de Esopo, cuando era la hora de irse a dormir…y simplemente le encantaban. Algunas veces no acababa de entender la moraleja y se la tenía que explicar con otras palabras. Me sorprendió que en sexto de primaria fuese ella la que cogiese el libro y se las leyese motu propio. Así que mi más sincera recomendación a todos para que las utilicéis, son una gran herramienta.

    Un saludo cordial.
    Jorge Beck Jiménez
    UNIR

    ResponderEliminar
  153. ¿Quién no recuerda alguna fábula leída en su niñez? ¿Quién ante alguna situación vivida no ha recordado la moraleja o enseñanza de alguna fábula?
    Relatos cortos con bellas ilustraciones que nos transportan a otros mundos, donde simpáticos animales se enfrentan a distintas situaciones y nos enseñan algo importante, de gran valor para la vida.
    Un gran recurso para padres y maestros, una bonita forma de enseñar y de aprender, de situarnos en la piel de distintos personajes, de soñar y comprender a los demás y a nosotros mismos y saber qué decisión hemos de ir tomando en el tortuoso camino. Como él mismo indica, sus fábulas pretenden nutrir el espíritu de los niños de máximas morales, disfrazadas en agradables cuentecillos adornados con armonía poética.
    Quiero compartir con vosotros una edición que acompañó la infancia de mi padre y la mía, un libro de cabecera para aprender a vivir.
    http://pictures2.todocoleccion.net/tc/2009/08/13/14541100.jpg

    Un saludo.
    Susana Díaz Villarrubia

    ResponderEliminar
  154. Me ha hecho mucha ilusión encontrarme con esta entrada en el blog porque desde pequeña me han fascinado los libros de fábulas. Siempre tenía uno en la cajonera para leerlo cada vez que nos dejaban tiempo libre, y en casa tenía otros que no paraba de leer una y otra vez.

    Considero que es una manera muy interesante de conocer diferentes valores y maneras de resolver los problemas o lo que se nos presente. Son fáciles de conseguir captar la atención debido a que los personajes son animales y siempre tenemos la curiosidad de saber qué les pasará esa vez. Si a ello le sumamos unas ilustraciones que atraigan aún más la atención y que consigan que nos adentremos aún más en la historia, la lectura sería todavía más amena.

    En las clases suelen dar mucho juego tanto si lo hacemos preguntando qué les ha parecido, cuál creen ellos que es la moraleja, si lo habrían hecho de otra manera, con quién se identifican o incluso si reconocen la situación porque les ha pasado algo parecido; como si les decimos de representarlo, hacer marionetas, guiñoles…
    No sólo tienes un valor moral, humano y educativo, sino que además les entretiene, que es lo que buscan.

    Iria Díaz Sen
    Magisterio Primaria, UAM
    Grupo 222

    ResponderEliminar
  155. Desde pequeña he disfrutado del placer de la lectura. Siempre he tenido a mano mi libro de fábulas: un fantástico libro de Fábulas de Esopo de la editorial Susaeta del año 1965. Disfruté mucho con él, me encantaban sus ilustraciones, sus moralejas, y por supuesto, las fábulas. En pocas líneas encontraba breves historias que me enseñaban y me entretenían.

    Por este motivo, me he alegrado mucho al ver la entrada con esta magnífica colección de libros, con variados formatos, muy buenas ilustraciones, y adaptadas a diferentes edades.

    Las fábulas son una lectura muy recomendable, tanto en casa como en el aula. Su brevedad facilita la lectura en voz alta y la realización de actividades. Permite reflexionar sobre ellas, hablar sobre valores, fomentar la empatía, un espíritu crítico, incluso se pueden realizar actividades novedosas como el role-playing. Las posibilidades son elevadas y permiten un enfoque formativo y lúdico.

    Gracias de corazón por la aportación y la gran labor realizada en el blog.

    Cristina Pérez Casanova
    Grado de Maestro de Primaria
    UNIR. Grupo 30

    ResponderEliminar
  156. Primero de todo me gustaría felicitar a Ana María por el magnífico blog. Detrás de él hay una gran labor de recopilación de los temas y libros más interesantes de la literatura infantil y juvenil.
    Me llamo Laura y soy estudiante del Grado de Maestra de Primaria en la UNIR. Gracias a la asignatura Didáctica de la Literatura he descubierto este interesante blog. Después de haber leído diferentes entradas, he decidido hacer un comentario sobre ésta, las Fábulas.
    Siempre he sentido un cariño especial hacia las fábulas, ya que me han acompañado a lo largo de la vida. Cuando era pequeña mi padre me contaba fábulas con moraleja: “La cigarra y la hormiga”, “El león y el ratón”, “La liebre y la tortuga”… de manera lúdica aprendía los valores de la vida. A medida que fui creciendo, se me plantearon problemas y situaciones en la vida que me hicieron pensar en esas fábulas y en los aprendizajes que se desprendían de ellas, eso me ayudó a superar algunos de los obstáculos con los que me iba encontrando. Ahora que soy maestra de Educación Infantil y ejerzo cómo tutora, puedo decir que les sigo contando a mis alumnos las mismas fábulas que mi padre me contaba, esperando que a ellos les sirva de utilidad a lo largo de su vida al igual que me han servido a mí, ya que, aparte de tener una formación académica, hay que ser una buena persona y tener unos buenos valores para poder ser feliz.

    Laura Ruiz Barreto

    ResponderEliminar
  157. Felicidades por el blog, me han parecido muy interesantes todas las entradas del mismo, en él se recopila información muy valiosa y útil acerca de la literatura infantil y juvenil.
    Me ha parecido realmente atractivo este apartado acerca de las Fábulas de Esopo debido a su cercanía con mi niñez, como también le sucede a otros compañeros.
    A la edad aproximada de 10 años mi padrino me regaló un libro con 365 fábulas, al principio no me llamó mucho la atención, pero con el tiempo fui descubriendo la magia que había en cada una de las pequeñas lecturas. Estas mostraban un mundo de imaginación al que podía escapar cada día durante un rato por la tarde, después de terminar los deberes, y al mismo tiempo, un aprendizaje a través de su enseñanza. Cada moraleja aparecía destacada en un cuadrado amarillo en forma de refrán y que me empeñaba en aprender de memoria para podérselo decir a mis familiares y amigos cuando creía que podía ser aplicada a una situación o contexto.
    ¡¡¡Todavía conservo este libro con la esperanza de provocar la misma sensación en algún niño!!! Ahora, gracias a su blog, dispongo de un repertorio al que poder acudir y recomendar.
    María Elena García UNIR

    ResponderEliminar
  158. Esta entrada ha llamado mi atención porque me encantan las fábulas, me parece un forma increíble de hacer llegar a los niños una moraleja, enseñanzas que terminan quedándose grabadas en la memoria de forma divertida.
    Desde pequeña siempre he tenido muchos cuentos de fabulas.
    Mi cumpleaños es el día del libro, y que regalo mejor que un cuento como regalo. Recuerdo perfectamente como ilusionada iba a la librería y siempre terminaba decidiéndome por cuentos de fábulas, ya que me parecía increíble como en una hoja o dos, se relataba una historia completa. También me gustaba de estos cuentos como las separaban por temas, desde luego las primeras que me leía eran las referentes al amor.
    El mejor libro de fábulas que he tenido era uno muy grande, en el que tenías una fabula para cada día.
    ANA GARCÍA SEVILLA
    2º MAGISTERIO INFANTIL
    211

    ResponderEliminar
  159. Hola Buenas Tardes Ana Maria, quiero dejar este comentario en esta entrad, ya que viendo el blog, esta es una de las entradas que me ha llamado la atención ya que a mi desde pequeño me han contado muchas fábulas, de hecho en el colegio en infantil a mi las fábulas a parte de leernos los cuentos nos los representaban mediante los padres que decidían colaborar con la profesora y un día determinado con un escenario improvisado nos representaban cuentos relacionados con fábulas, recuerdo uno muy famoso el de la cigarra y la hormiga, esta fábula se me quedo grabada en la cabeza por que hoy en día la sigo recordando, por tanto es una entrada que tenia que comentar ya que me gustan las fábulas porque así me han educado y de hecho se me han quedado gravadas y gracias a esta entrada puedo conocer algunos libros de fábulas.

    Rodrigo Sánchez Sánchez
    2º Magisterio infantil
    201

    ResponderEliminar
  160. Me he decidido por elegir esta entrada, ya que las fábulas es una de las cosas que más recuerdos me traen de mi infancia.
    Me parece un gran método para enseñar a los niños las moralejas así como cada una de las enseñanzas y valores que transmiten. En primer lugar, quiero destacar algunas fábulas que hoy en día sigo teniendo en cuenta para el día a día y que me han transmitido una serie de valores, son: “La liebre y la tortuga”, “La cigarra y la hormiga”, “El zorro y las uvas.
    A los niños estas fábulas se les quedan grabadas en la memoria de forma muy divertida al igual que yo las recuerdo.
    Ahora que estoy estudiando para ser una futura maestra de Educación Infantil, cuando lleve el día en el que yo sea la maestra de los niños, contaré las mismas fábulas que a mi me contaban de pequeña, pernada que a mis alumnos les sirva de gran utilidad a lo largo de su vida al igual que me han servido a mí.

    Muchas gracias Ana María por esta maravillosa y enriquecedora entrada.

    María Sastre Guerrero
    2º Curso de Magisterio de Educación Infantil UAM
    Grupo 101

    ResponderEliminar
  161. Hola Ana María, quería felicitarte por el gran trabajo realizado en el blog, es una auténtica pasada, enhorabuena.

    He elegido este tema por el gran interés que siento por las fábulas, de siempre me han gustado muchísimo, por ello me he decantado a ojear y a comentar este artículo.

    Las fábulas siempre aportan algo al lector, en cualquier momento de tu vida, no solo cuando eres niño/a sino también cuando eres adulto.
    Todos tenemos algo que aprender de las fábulas, ya que estas composiciones cuentan con una moraleja o una enseñanza muy enriquecedora.

    Quiero nombrar una fábula que siempre me la leía mi madre cuando yo era pequeña, se titula el asno, el perro y el lobo. La moraleja de esta fábula viene a decir que si tú no ayudas a los demás no esperes que los demás te ayuden a ti cuando lo necesites. Es mi fábula preferida.

    Como futura maestra estoy convencida de que utilizare las fábulas en el aula, ya que me parecen un material indispensable y muy enriquecedor. Además es un recurso que a los niños/as les gusta mucho.

    Belén Rodrigo López.
    2º Magisterio de Infantil.
    Grupo: 211.

    ResponderEliminar
  162. Me gustaría felicitar a la autora de este maravilloso blog, Ana María Navarrete, por mantener actualizado un blog tan interesante y de gran utilidad para la profesión docente. Gracias por compartirlo con nosotros.

    El blog es muy atractivo, contiene muchas imágenes de libros y contenidos, que hacen una visión más motivadora de cara a su lectura. Contiene diversos apartados llenos de selecciones literarias bien organizadas, con infinidad de indicaciones técnicas, entre ellas, recomendaciones cronológicas de cara a la aplicación pedagógica. Por tanto, puede ser incluso interesante para padres y madres que quieran utilizarlo, en ellos encontrarán información adaptada y recomendada para sus hijos.

    Seguramente me repita, pero si he de elegir uno de estos apartados de la sección “Historia”, me quedo con las Fábulas. Sin menospreciar cualquier otro estilo, pero es que considero que las fábulas son algo primordial para la promoción de la lectura en los niños. Son indispensables para transportarles a mundos de fantasía de un modo lúdico, transferirles el ansia por querer saber lo que ocurrirá después.
    Si hay algo básico en las fábulas infantiles, es que, deben contener personajes muy atractivos para los niños, que les haga sentir, entre otros, empatía. Por ejemplo, “La liebre y la Tortuga”, ¿Qué niño no se ha sentido como alguno de estos personajes?, pues gracias a la historia y el valor moral que conlleva, estaremos educando y alentando a los niños que empaticen con estos personajes.
    Y es que las fábulas son pequeños relatos llenos de valores imprescindibles en educación infantil y primaria: amistad, esfuerzo, sacrificio, generosidad, valentía, tenacidad, persistencia…etc., son un recurso pedagógico importante.

    En ocasiones, las moralejas pueden resultar complicadas o confusas, por este motivo es muy importante trabajar el texto a posteriori con ellos, analizar personajes, contexto, trama, desenlace, …etc. para que así reflexionen y den sus opiniones, se expresen, e incluso intenten modificar el curso de la fábula dando su punto de vista y cómo ellos habrían actuado. Para trabajar esto último, hay muchas entradas en el blog que incluyen actividades para navegar entre los contenidos de las fábulas y modificarlas.

    En concreto “El libro de las fábulas” es para mí uno de los mejores. Lo conozco bien, ya que lo he utilizado en varias ocasiones como regalo infantil. Lo descubrí un buen día que buscaba libros de fábulas tradicionales, pero sobre todo, con buenas ilustraciones.
    Al haber obtenido el Premio Nacional de Ilustración en 2011, apareció como una de las primeras opciones, así que me fui en su búsqueda. Me encanta, y creo que es un buen ejemplo para llevar a cabo todo lo que expongo anteriormente.

    Verónica Hernández (Unir)

    ResponderEliminar
  163. Hola:

    Me gustaría centrarme en aportar mi opinión y mi experiencia relacionada con las fábulas. Difícil elegir un tema específico cuando la literatura, a lo largo de toda una vida, me ha marcado profundamente y me ha permitido no solo comprender mejor el mundo en el que vivo, sino también mi mundo interior.

    La lectura ayuda muchísimo al desarrollo de las personas, independientemente de su edad. Sin embargo, es en la niñez cuando vivimos un periodo especialmente sensible debido a que es en él en el que adquirimos actitudes, habilidades y hábitos que nos acompañarán toda una vida. La fantasía, lo imaginario, lo irreal, lo extraño, lo absurdo…, todo ello no solo es posible sino necesario en el desarrollo del niño; es la puerta que abre las posibilidades a una expresión creativa en años venideros y a establecer una relación más madura con la realidad que le toque vivir.

    Las fábulas son una maravillosa puerta de entrada a esta experiencia de lo imposible que se hace realidad en la imaginación para que tome sentido pleno. Fábulas como las de Esopo, Samaniego y muchos otros son una magnífica introducción a grandes verdades o principios éticos universales y a principios morales de cada sociedad.

    Todavía recuerdo con cariño aquellas lecturas que hacíamos en clase de 2º de E.G.B., allá por el año 1985, de las fábulas de Félix María Samaniego de la editorial Susaeta. Fueron una de mis primeras lecturas y, desde luego, las primeras que recuerdo como algo placentero, pues ya uno leía con algo de soltura y ya era capaz de comenzar a extrapolar lo leído al mundo real (con la inestimable ayuda del maestro).

    Considero que las fábulas son un género narrativo extraordinario para que los niños puedan comenzar a entender conceptos abstractos como la lealtad, la constancia, la honradez, la astucia, el respeto, la amistad, etc.; y también sus conceptos opuestos, ya que las fábulas encarnan todo el espectro de las actitudes y comportamientos humanos, suavizados por el aspecto lúdico y fantástico de que sus protagonistas sean animales. El valor pedagógico, por tanto, de las fábulas es muy destacado, ya que no solo le permite al niño mejorar su capacidad de lectura y comprensión de textos, de desarrollar su imaginación y hábitos de concentración y de ser más creativo. El niño aprende a ver una situación que le ocurre a unos animales y puede conectar con ella más fácilmente. Con ello, se puede obrar el milagro de entrar en las profundidades de la conciencia del niño sin forzarlo, ya que él mismo es quien se abre, por medio de la fantasía, al mensaje didáctico encerrado en la metáfora de la fábula.

    Es curioso ver como los niños de todas las culturas conectan fácilmente con animales. En estas edades en que todavía está por desvelarse gran parte de lo que es el mundo, el niño ve en los animales unos seres idealmente hermosos, poderosos y fantásticos, que pueden hacer cosas que los humanos no. De ahí que al escritor y al lector les resulte fácil otorgarles cualidades, actitudes y poderes humanos experimentar con ellas de mil maneras.

    Hoy en día las fábulas han dejado paso a las películas de animación, que de una forma similar reproducen aquellas con un lenguaje más visual. Esto no está mal, pero no debemos recordar que la lectura presenta ventajas que no tiene el cine, ya que la lectura es más sosegada, permite pausas, comentarios y nuevas interpretaciones, todo lo cual posibilita una mayor integración del mensaje. Además, en la lectura es el niño quien recrea todo el mundo imaginario en el que se desarrolla la acción, a diferencia de lo que ocurre en el cine. Esta recreación propia del niño es un regalo único que no se debe obviar y una de las razones principales por las que la lectura debería primar sobre la visualización pasiva de películas (sin menospreciar la gran calidad que presentan muchas de ellas).

    En definitiva, considero que las fábulas son un género literario de enorme relevancia y utilidad para introducir a los niños a la lectura y para que desarrollen su imaginación.

    Juan Pablo Vega Rodríguez-UNIR

    ResponderEliminar
  164. Hola a todos estimados lectores, la verdad es que dando una extendida ojeada a este blog y a sus distintas entradas, me he dado cuenta que es un blog muy interesante y sobre todo muy útil para todos aquellos interesados por la literatura. Considero que es muy interesante porque es una sección que recoge una gran cantidad de libros, noticias, historias, etc. que si no fuera por este blog, para la mayoría de nosotros serían completamente desconocidas. En él podemos encontrar reflejado todo tipo de información relacionada con la literatura de todos los rincones del mundo.

    Basándome en esta entrada de “Historia”, y más concretamente en el tema de las fábulas, me gustaría poner especial inca pie en este genero literario. Des de mi punto de vista, y sin dar menor importancia a los otros géneros literarios, las fábulas son uno de mis géneros literarios preferidos a la hora de transmitir el gusto por la lectura. Es así porque mediante las fábulas, gracias a sus atractivos dibujos, historias y personajes podemos captar la atención de nuestros alumnos y que se sientan atraídos por este tipo de lectura, ya que a parte de ser divertidas para ellos, son muy cortas y no tienen tiempo de cansarse o aburrirse con su lectura. Sin dejar de lado lo principal, que es su moraleja, con la que los alumnos van adquiriendo experiencia y les prepara para la vida.

    Ya para terminar, me gustaría das mis más sinceros agradecimientos a la autora de este blog por su magnifico trabajo.

    Salvador Rodríguez (UNIR)

    ResponderEliminar
  165. En primer lugar felicitar a Ana María Navarrete por su excelente trabajo realizado en el blog El cocodrilo azul, una vez que he podido visitar los diversos apartados que lo componen me ha parecido una magnífica herramienta de consulta e información.

    Igualmente agradecer a la profesora Rocío Arana por hacernos conocedores de este estupendo rincón del que podemos extraer múltiples recursos para enriquecernos culturalmente y para utilizarlos en el aula.

    Uno de los apartados que me han resultado especialmente interesantes ha sido el de Fábulas, ya que considero que este género literario es uno de los que podemos utilizar dentro del aula gracias a su carácter tanto narrativo como didáctico. Con su lectura transmitimos una serie de valores morales universales pero de un modo “irónico” a través de la humanización en muchos casos de animales, con lo que hasta los alumnos más jóvenes son capaces de captar la moraleja del breve relato, y al mismo tiempo pasar un rato divertido gracias a la gran originalidad y riqueza imaginativa que caracterizan a las fábulas y además disfrutan de ilustraciones coloridas que acompañan a este género literario.

    Durante mi periodo de prácticas tuve la oportunidad de trabajar en el aula con los alumnos de 1º de Primaria mediante la fábula de “La cigarra y la hormiga” y resultó una experiencia maravillosa, ya que todos los alumnos disfrutaron y captaron los valores y la moraleja de la lectura, así que animo a que trabajéis con ellas en el aula y observéis la experiencia enriquecedora que de ella se extrae.

    Un saludo.
    Ester Aguayo (UNIR).

    ResponderEliminar
  166. Antes de nada me gustaría felicitarle por su blog. Lo acabo de descubrir y ya lo he añadido a mi lista de favoritos ya que creo que va a ser una herramienta magnífica y una gran fuente de recursos no sólo para mis futuros alumnos sino también para mi vida personal con los peques que me rodean.
    Este post me ha llamado la atención enseguida porque tengo una especial predilección sobre las fábulas. Ya desde pequeña tuve la suerte de que mis abuelos pasaran tardes y tardes explicándome lo que yo creía que eran cuentos pero ahora sé que son fábulas. Y años después cuando descubrí El Conde Lucanor en el instituto volví a disfrutar con este mundillo "fabulesco". El motivo de que me gusten tanto las fábulas es porque además de que me resultan amenas y que la mayoría mantienen la intriga todo el tiempo (esa sensación de qué va a pasar ahora) que te engancha, lo que más me gusta es su esencia: la transmisión de una enseñanza moral basada en valores. Creo que hoy en día -por diferentes circunstancias que serían motivo de otra redacción- se están perdiendo los valores en nuestra sociedad y pienso que las fábulas serían una herramienta magnífica para transmitírselos a nuestros pequeños. Es por ello, además, que me ha encantado esta entrada porque no se trata sólo de leer la fábula sino que tenemos que hacer que los niños la trabajan y la hagan suya y tomo buena nota de todas las lecturas recomendadas para hacer actividades con ellas. Estoy deseando pasar por una librería con mi nueva lista de libros que explorar y, aprovechando el momento, elegir los que más me gusten y apuntarlos en la lista de Reyes :) Me muero de ganas de tener entre mis manos el libro de García i Sabatés y ver qué tipo de manualidades se pueden hacer a partir de la lectura.
    Finalmente, me gustaría agradecer no sólo las recomendaciones sino también las puntualizaciones por edad porque no es lo mismo tratar con alumnos de 8 años que de 12 y el hecho de que aquí estén especificadas las recomendaciones ayuda muchísimo. Para concluir, me parece que este blog es una caja de herramientas indispensable para nuestra profesión y agradezco muchísimo el tiempo que le dedica a compartirlo con los demás.

    Un saludo de su nueva seguidora!

    Cristina Lorente Barros (Alumna de la Unir)

    ResponderEliminar
  167. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  168. Desconocía la existencia de este blog y me ha sorprendido gratamente la cantidad de contenidos e ideas que hay sobre la literatura. Me parece muy interesante e útil todo lo que vas comentando y no dudo en que es un recurso que iré consultando de aquí en adelante.

    Encuentro encantadoras y enriquecedoras todas las entradas, pero me he decantado por ésta en concreto por la importancia que creo que tienen las fábulas en el desarrollo de la formación personal y literaria de los niños, sobretodo en los primeros años. Éstas son un recurso ideal para incentivar la lectura en los niños por su brevedad y el uso de animales y objetos humanizados como protagonistas; para entretener e instruir a la vez, y lo más importante, educar para toda la vida, dar enseñanzas prácticas a las situaciones que nos suceden en el día a día. Y es que todos recordamos aquellas pequeñas historias que nos contaban de pequeños que terminaban con moraleja con las que pasábamos un rato agradable y a la vez, nos transmitían valores y pequeñas "filosofías" de la vida diaria que nos han sido útiles en un futuro.

    Un saludo y felicidades por este gran blog!

    Gemma Cros (Estudiante de la UNIR)

    ResponderEliminar
  169. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  170. Como muchos de los nuevos “adeptos” al blog, quiero empezar felicitando a Ana María Navarrete por su magnífica labor . Es una página que a partir de ahora no dejaré de seguir por la orientación que nos brinda en la elección de nuestras lecturas.

    Me ha parecido particularmente interesante la propuesta del “libro de oro de las fábulas” , ¡como no!
    ¡Qué tiernos recuerdos me traen las fábulas! Crecí en Francia y las de Jean de La Fontaine son de lectura obligada pero… ¡Que deleite de obligación!

    Es cierto que no entendíamos el sentido profundo de las mismas pero recuerdo una maestra en particular que nos las leía y constituían un interludio de felicidad en mitad de las interminables tardes que teníamos por entonces. Nos las leía con gran expresividad, las comentábamos juntos y cada día, un grupito de alumnos las leía interpretando a los diferentes personajes.

    Como madre, no he dudado en contárselas a mis hijos y trato de que las disfruten como yo lo hice. Como futura docente, me parecen un recurso interesantísimo, porque acercan a los niños a la literatura clásica aparcando esa connotación de “aburrida ” que suele acompañar a la literatura clásica en la mente de los niños. Tienen lugar en un mundo de fantasía donde los animales son humanizados y cada fábula es una lección “divertida” pero cargada de gran valor formativo. Además, suelen ser cortitas por lo que los niños las “devoran” literalmente”.
    Esta obra es una adaptación de las fábulas tradicionales y la ilustración es más que recomendable, por lo que me parece todavía más asequible para los niños de primaria. Nos dará mucho juego a la hora de trabajarlas en clase y no dudaría en organizar un pequeño teatro con cada fábula en el que cada niño interpretase a un animal.

    ¡Unas máscaras y unos cuantos papeles de crepé sustentarán nuestra fantasía!

    Un Saludo,
    Cristina M.A. (UNIR)

    ResponderEliminar
  171. Lo primero quiero felicitar a Ana María Navarrete por el gran blog que estas construyendo, es maravilloso! Consta de grandes recopilaciones de la literatura infantil y además de la gran selección de obras y títulos que aportas, has hecho un trabajo increíble al ordenarlos estableciéndolos por etiquetas, que te ayudan a la hora de buscar y consultar toda la información: literatura de diferentes años, literatura de diferentes lenguas, de autores o de algún tipo de literatura en concreto.

    Ojeando la etiqueta de historia me ha llamado mucho la atención la entrada de las fábulas, ya que me ha recordado a un gran libro que tenía yo cuando era pequeña, que tenía una gran recopilación de ellas. Y recuerdo que era un libro del que nunca te cansabas. A veces por las noches me leía alguna mi madre antes de irme a dormir, pero sino yo siempre le estaba leyendo. Recuerdo que contenía ilustraciones que hacían que te pusieras siempre en el papel de los protagonistas, y las moralejas que al final de cada fábula había, que eran una enseñanza para reflexionar moralmente.

    He de reconocer que hace mucho que no tengo entre mis manos un libro de fábulas, pero en un futuro cuando esté dando clase adquiriré como libro imprescindible de clase un libro de fábulas, porque consideró que es esencial que los alumnos lo lean por su carácter didáctico y educativo. A parte de ser libros con ilustraciones, y con historias en gran parte de animales humanizados, que hacen la lectura mucho más atractiva.

    Para finalizar agradecer a Ana María Navarrete el compartir este gran blog con el resto del mundo, porque es de verdad un trabajo increíble. Estoy segura de que voy a visitarlo con más frecuencia a partir de ahora, porque me ha encantado.

    Un saludo
    Alexandra Martínez Solís (alumna de UNIR)

    ResponderEliminar
  172. ! Enhorabuena por el blog Ana María, es sencillamente increíble!

    El carácter didáctico de las fábulas, como fuente de sabiduría popular, que envuelve en un proceso reflexivo, a quien las escucha, siempre me ha maravillado.

    Ese aprendizaje constante y su argumento sencillo, me animó el curso pasado, a contar a mis alumnos y alumnas de actividades extraescolares, una fábula a la semana. El momento era realmente mágico, todos sentados en círculo, con los ojos brillantes, niños y niñas de entre 6 y 11 años, quiénes de manera independiente disfrutaban de las fábula de Esopo, De La Fontaine, Samaniego o Iriarte y con los que posteriormente, reflexionaba sobre la moraleja, tan característica de este género. Además, si a esta reflexión, se añaden juegos, y otras actividades que nos sumerjan en su mundo, como sucede con el libro recomendado de García i Sabatés, ¡mucho mejor!

    Sin embargo, lo paradójico de las fábulas, es que siempre, y a pesar de su estructura poco compleja, se han identificado como un género más infantil. No obstante, muchas de ellas, precisan de adaptaciones para que puedan ser disfrutadas y asimiladas por los más pequeños. Es por eso, que te agradezco esta entrada.

    Un saludo,
    Lorena Del Castillo

    ResponderEliminar
  173. J.M.M 8 de noviembre del 2014

    Me he leído todas las entradas de este maravilloso blog, para mí Las Fábulas siempre me han recordado a mi niñez, a mi escuela del pueblo donde una maestra ilusionada por la docencia nos leía cada día una fábula diferente y nos hacía reflexionar sobre lo que habíamos leído, después te dabas cuenta que en ese tema no habías caído pero que interesante era darse cuenta de ello.
    Ahora como futura docente de primaria sé que las Fábulas como género narrativo es una interesante herramienta para trabajar en el aula, es una manera de atraer a los niños a la lectura por la ilustración de sus páginas así como la lectura sencilla que encontramos.
    Las Fábulas son muy atractivas para trabajr los valores a través de las vivencias de los animales, estimulando a los niños a reflexionar sobre aspectos básicos de la vida que les ayudarán a crecer y desarrollarse como buenas personas.

    Un saludo

    Mª Juana Moreno Martínez (alumna de UNIR)

    ResponderEliminar
  174. José Luis García (estudiante UNIR)8 de noviembre de 2014, 10:10

    Después de revisar todas las entradas que había en el apartado de historia, me he decidido por comentar una obra que me gusta mucho y que resulta muy útil para nuestro trabajo con niños: fábulas de Esopo. Esta obra que fue escrita hace más de dos mil años, ha llegado hasta nuestros días siendo tan práctica hoy en día como lo fue en el pasado, pues la naturaleza humana no ha cambiado demasiado en tantos años.
    Una de las cosas por lo que me gustan es son un recurso muy adecuado cuando queremos utilizar con nuestros alumnos una lectura atractiva, fácil de entender y con un profundo mensaje. Las fábulas de Esopo se presentan como historias en donde se aúna la belleza literaria y una sabiduría moral como respuesta a determinados conflictos que se presentan. Se ponen de manifiesto la sensatez, la justicia, la generosidad como valores que derivan en consecuencias positivas. Estos mensajes son muy importante en la educación de nuestros alumnos en una sociedad cada vez más alejada de determinadas actitudes de rectitud moral. Por eso me gustan. Algunas de las cuestiones que abordan son la gratitud y la ingratitud, la amistad, la soberbia y la fanfarronería, la avaricia y la codicia, la pereza y la constancia, etc. Creo sinceramente que una sociedad que eduque en valores adecuados se está asegurando un futuro más justo para todos. Y la escuela debe ser un vehículo de transmisión de esos valores. Recomiendo a todos la lectura de Fábulas de Esopo.

    ResponderEliminar
  175. Las fábulas constituyen una de las fuentes del saber de los pueblos. Durante siglos, los hombres y mujeres han aprendido sobre las costumbres y los valores de su entorno a través de estos relatos.

    Todas las culturas tienen fábulas de tradición oral. Resultan curiosas las diferencias que podemos encontrar en estos textos, dependiendo de su país de origen. Por ejemplo, existe una fábula japonesa protagonizada por un tejón ("Más cuentos de animales", Espasa Juvenil, 2001) donde el animal engaña a un anciano para que se coma los restos de su esposa, a la que acaba de asesinar.

    En las fábulas de otras culturas, la bondad o maldad de los personajes no está definida, y el bien no siempre triunfa. Pero no solo encontramos diferencias en cuanto a sus valores o creencias, sino también en la estructura narrativa. Muchas fábulas difieren bastante de la estructura clásica: presentación, nudo, desenlace.

    Una de las cosas más fascinantes de la literatura es que podemos conocer una cultura, con mayor o menor profundidad, leyendo sus cuentos populares. Por ejemplo, la fábula del tejón nos puede ayudar a comprender la mayor tolerancia de los japoneses a las escenas de violencia, respecto a la cultura mediterránea europea.

    Leyendo relatos de otros países te percatas de que nuestra forma de ser y de pensar pertenece a la sociedad donde hemos crecido. Las fábulas nos ayudan a conocer mejor nuestra cultura, y a nosotros mismos.

    Gracias Ana María por compartir tus conocimientos a través de este blog.

    Cristina Rengel (UNIR)

    ResponderEliminar
  176. Las fábulas forman parte de la tradición literaria de la humanidad. Desde Mesopotamia a la actualidad encontramos este tipo de relatos cortos protagonizados por animales que presentan cualidades humanas. En la mente de todos están la cigarra holgazana y la trabajadora hormiga y por supuesto la consiguiente lección moral que recoge la moraleja de la fábula. Este tipo de composición literaria se nutre de la fantasía y de la imaginación tan propia de la edad infantil para transmitir los valores sociales propios de una comunidad concreta.

    Los niños conectan con facilidad con un mundo imaginario donde los animales protagonizan historias muy humanas a través de las cuales se pueden ver reflejados. La capacidad de seducción que ejercen las fábulas sobre los lectores favorece la consolidación del hábito lector mediante el disfrute personal. La fantasía de estos relatos alimentada por la propia imaginación de los niños promueve la creación de otros mundos posibles que a su vez ayudan a los niños a comprender su propia realidad. El niño se descubre, se explora con cada uno de sus protagonistas mientras aprende los valores imperantes en la sociedad.

    La cualidad didáctica de las fábulas las convierte en una herramienta ideal para despertar las capacidades internas del niño. Sensibilidad, perspicacia, inteligencia, empatía, perseverancia son cualidades que afloran con cada palabra y con cada frase leída configurando así la personalidad del niño. Entre los muchos recursos que tenemos a nuestra disposición para promover en nuestros alumnos el gusto por la lectura, las fábulas y el imaginativo mundo que lo configuran son una excelente elección. Gracias Ana María por recordárnoslo.

    M. Victòria Garcia (UNIR)

    ResponderEliminar
  177. Hola a tod@s,

    Me hizo muchísima ilusión encontrar las “Fábulas de Esopo” compiladas por Russell Ash y Bernard Higton, entre la lista de libros de este apartado.

    Recuerdo perfectamente cuando mis padres me lo regalaron a la edad de 5 años y cuando mi madre por las noches me los leía. Afortunadamente he podido recuperarlo del estante de viejos libros de casa de mis padres y ahora ya forma parte del mío… 

    Las fábulas de Esopo, es un formato de libro que encuentro muy interesante y ameno ya que se trata de relatos muy breves que contienen valiosas enseñanzas que pueden ayudar a padres y profesores a hacer reflexionar a los niños sobre valores y normas de conducta.

    Al igual que mi madre hacía, pienso que estos cuentos son ideales para leer a los niños antes de ir a dormir ya que permiten entretener sin cansar a los más pequeños.

    El hecho de que los personajes principales sean animales, favorece a la creatividad e imaginación. Dichos cuentos se pueden utilizar desde edades muy tempranas ya que son de fácil comprensión y lectura, cortos a la vez que divertidos.

    He buscado en Internet quien fue Esopo, y he encontrado que fue un famoso escritor griego y parece ser que incluso eruditos como Platón y Sócrates utilizaron sus textos en sus famosas clases de Filosofía.

    Considero que sin duda es un libro de cabecera para colegios y padres.

    Saludos,

    Sandra Moreno (UNIR)

    ResponderEliminar
  178. Gracias Conchi por descubrirnos este blog! Y gracias Ana María por compartirlo!
    Me ha llamado la atención el apartado de historia en general y la transversalidad con la que se pueden tratar muchos temas. La realidad es relacional y buscar relaciones que sean educativas para el aula me parece genial. El nombre del blog nos remite a la fantasía y también los personajes de las fábulas, animales que transmiten valores con sus actos, que son decididos libremente y luego juzgados y con los que cualquiera podría identificarse. Se dice que se utilizaban como libros de texto antiguamente, así que poderlos utilizar con los niños me parece muy enriquecedor. Disfrutar con la literatura y poder aprender no tiene precio.

    Estudiante de UNIR

    ResponderEliminar
  179. He conocido este bloc gracias a la asignatura de Didáctica de la Literatura en Educación Infantil.
    Las diferentes entradas de la etiqueta de “Historia” me parecen muy interesantes. Es muy útil como futuro docente tener acceso a todos los recursos que compartes y es de agradecer que comentes fechas y edades recomendadas para las diferentes obras.
    También es importante señalar que se hayan colgado las portadas de los mismos. Puede parecer un detalle menor, pero lo encuentro muy útil, tanto como para tener más facilidad de reconocer el libro como por tener la opción de poder enseñarle la portada a los alumnos. A esas edades es importante jugar con lo visual, ya que es de las cosas que más llaman su atención.

    Yo me he decantado por comentar sobre las fábulas, ya que, para mí, son una parte muy importante de la literatura infantil. Creo que en la actualidad no se valoran lo suficiente. A todos nos gustan, pero no siempre le damos la importancia que creo deberían tener.
    Cuando yo era pequeño me encantaba leer fábulas. Muchos niños exploran su conexión con otros seres vivientes a través de su afecto por los animales. Cuidar a los animales puede enseñar a los niños compasión y responsabilidad que utilizarán por el resto de sus vidas.
    Las fábulas representan un género literario que muestra a personajes animales con características humanas (tanto cosas positivas como negativas). Usar animales como personajes de una historia puede ayudar a los niños a conectarse con la narrativa y agrega más creatividad e imaginación a la obra.
    Así mismo usar animales nos abre un abanico de posibilidades que usando humanos no tendríamos. Nos permite poner ejemplos que sirvan para aprender valores e ir más allá de los meros conocimientos con situaciones que serían difíciles de explicar para los niños si se usasen humanos como personajes, ya que las fábulas aprovechan los estereotipos que tenemos de animales y los aplican a los diferentes modos de actuar de los humanos.

    Para terminar, decir que me ha parecido un blog de gran utilidad para nuestra profesión y que es de agradecer el trabajo y el esfuerzo que realizan los autores de dichos blogs por conseguir magníficos trabajos como éste , y además de ello, nos den la oportunidad de compartir con ellos.


    Francisco Armenteros (UNIR)

    ResponderEliminar
  180. Hola a todos,

    Lo primero de todo me gustaría decir que, al igual que el comentario anterior de Francisco Armenteros, he conocido este blog realizando una actividad de la asignatura de Didáctica de la Literatura impartida en el Grado de Educación Primaria de la Universidad de la UNIR.

    La actividad de la asignatura nos anima a entrar en el blog y observar las diferentes entradas bajo la etiqueta Historia y comentar aquella que nos llame más la atención. Personalmente me he parado en esta entrada sobre las fábulas puesto que, pensando en la enseñanza de Primaria, las fábulas son un recurso muy interesante en el aprendizaje para ayudar al niño a conocer entre otras cosas características de cada sociedad desde un punto de vista moral.

    El hecho de que las fábulas sean relatos cortos creo que ayuda a su interés académico puesto que pueden perfectamente encajarse en una sesión didáctica de una hora y dado su contenido de invención e imaginación ayudan a la motivación del estudiante en los primeros años de enseñanza en Primaria, tal y como se puede ver en las edades recomendadas para cada uno de los libros presentados en esta entrada de entre 7 y 12 años.

    Además creo que esta vertiente pedagógica de las fábulas se ve apoyada con libros de actividades sobre ellas como ocurre en el caso del libro “Disfruta con las Fábulas” presentado en el blog.

    Un saludo

    Nuria Fernández (UNIR)

    ResponderEliminar
  181. Las fábulas son relatos cortos dónde los personajes, mayoritariamente encarnados en animales, les sucede un seguido de acontecimientos, los cuales, al final del relato, nos lleva a concluir un aprendizaje. Este aprendizaje tiene valor universal y atemporal, por lo que podemos decir que las fábulas es un tipos de literatura juvenil con valor histórico.
    Después de esta breve definición del que yo entiendo por fábula, presentarme. Soy estudiante de la UNIR y, al igual que en muchas de las aportaciones anteriores, conocer el blog de “cocodrilo azul”, investigar sus entradas, escoger una del apartado de historia y comentarla, forma parte de una actividad de la asignatura Didáctica de la literatura infantil y juvenil.
    Gracias ha ella, he podido descubrir un gran blog, y una fuente de recursos.
    He escogido la entrada de “fábulas” ya que, como he dicho anteriormente, es una literatura con muchos años de historia pero que a la vez, sigue muy vigente. Los relatos cortos, con ilustraciones y las enseñanzas que ellos aportan hace que sea un material muy interesante para aquellos alumnos que ya se encuentran en una edad en que la lectura, en muchos casos pasa a ser un segundo, e incluso, tercero. Hay que motivar mucho con las lecturas que les proporcionas a estas edades. Los libros de fábulas que aquí se presentan tienen ilustraciones, algunos incluso incorporan pequeños juegos, todo esto son pequeños recursos que pueden ayudar a incentivar que un niño lea.
    No conocía ninguno de los libros de fábulas que presentan, pero gracias a esta actividad he podido ampliar mis conocimientos y así, poco a poco, crear una biblioteca de recursos y de posibles lecturas para mis futuros alumnos.

    Ilona Ximenes (UNIR)

    ResponderEliminar
  182. Buenas tardes,

    Mi nombre es Amparo Melero, y, al igual que muchos de los compañeros que han comentado ésta y otras entradas, he conocido este blog gracias a una de las actividades propuestas en la asignatura Didáctica de la Literatura del Grado en Educación Primaria de la UNIR.

    La entrada dedicada a las fábulas es la que más me ha llamado la atención puesto que recuerdo con especial cariño las fábulas que me leía mi padre cuando era pequeña y cómo, al finalizar la lectura que hacíamos conjuntamente, me explicaba la moraleja de cada una de ellas.

    Me parece un recurso didáctico magnífico para trabajar en clases de primaria, con niños de entre 6 y 12 años. Tal como muestra esta entrada, existen libros de fábulas para todas las edades que podemos trabajar en el aula.
    Lo que más me fascina de las fábulas en cómo consiguen siempre introducir una moraleja relatando, de forma generalmente breve, una historia muy rica en imaginación y humanizando diferentes animales. Admiro la inventiva que se encuentra implícita en las fábulas.

    Para finalizar, me gustaría agradecer a la autora de la entrada las recomendaciones que nos da acerca de libros de fábulas interesantes para diferentes edades. Sin duda, emplearé este listado de recomendaciones en mi futuro profesional como maestra.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  183. ¡Hola!

    Me llamo Laura Pina, estudiante de la UNIR. Tras ojear todos los apartados he escogido el de Fábulas.

    Hace varios años empecé a ejercer la docencia y soy muy partidaria de trabajar las fábulas en el aula.

    Considero que los libros planteados por Ana María resultan muy motivadores para los niños, pues las fábulas son una buena vía para entretener y educar a los niños.

    Con mis alumnos utilizo las fábulas como recurso educativo, pues estos pequeños cuentecitos tienen una gran capacidad de transmitir valores a los alumnos a través de sus moralejas.

    Además, pienso que las fábulas desarrollan en los niños un gran poder imaginativo. Por ello, les encanta representar a sus personajes.

    Desde mi punto de vista, como maestra de Infantil, las fábulas pueden trabajarse desde esta etapa, tratando una fábula por Unidad Didáctica.

    En Educación Primaria, dependiendo del nivel, se puede trabajar una por semana e incluso una por día, utilizando por ejemplo el libro “Una fábula para cada día-Las mejores 365”, de Juan Ignacio Herrera.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  184. Esta entrada en el blog me parece una buena recopilación de literatura infantil, separadas por edades para hacernos la búsqueda más fácil.
    La fabulas están destinadas a niños más jóvenes por su lenguaje claro, ya que en ellas se narran relatos breves con una moraleja al final.
    Tengo muy buenos recuerdos de fábulas de cuando era pequeña, por ejemplo “la cigarra y la hormiga” y “la liebre y la tortuga”. Hoy en día estas fabulas ya no se cuentan, se cuentan nuevas, pero por eso yo se las he comprado a mi sobrina, para que vea que hay otro tipo de cuentos que los que ella ve en el colegio o en su casa.
    Como conclusión me parece muy buena esa clasificación porque nos facilita la búsqueda de cuentos que queramos encontrar y espero en un futuro poder usarlos en mi escuela infantil.
    ESTHER LAGUNA PAJARES
    GRUPO 211
    MAGISTERIO INFANTIL UNIVERSIDAD AUTONOMA DE MADRID

    ResponderEliminar
  185. Hola Ana María:

    Está muy bien la entrada, muy bien clasificado por edades, para que a los padres y profesores les resulte mucho más fácil la búsqueda de los libros y que mejor estén adaptados para los niños y niñas. Pocas veces ves ahora a los niños con este tipo de cuentos, y yo los recuerdo con una sonrisa. Además que todas las fábulas tienen una moraleja, y desde mi punto de vista trasnmiten muchos valores que ya se tienen olvidados o que ya no se ven con la frecuencia con la que antes sí.
    Espero que el día que trabaje en una escuela pueda contar con este material y poder difundirlo a las personas que tenga a mi alrededor y que así cada vez seamos más quienes disfrutemos de estos cuentos.

    SIOMARA DURÁN SÁNCHEZ
    GRUPO 211
    2ºMAGISTERIO INFANTIL UAM

    ResponderEliminar
  186. Me he decidido a comentar esta entrada del blog porque cuando yo era pequeña me encantaban las fábulas y creo que son historias que se tienen que seguir contando porque se aprende mucho con ellas.

    Las fábulas son relatos cortos protagonizados por animales o por objetos inanimados que tienen características humanas y que contienen una moraleja.

    Con estas breves historias que se pueden aplicar a la vida real los niños adquieren valores y diferentes formas de ver la realidad. Dado que los protagonistas son animales con atribuciones humanas creo que a los niños les facilita la comprensión y les aumenta el interés por la historia que cuentan.

    Irene Gil Molina
    2ºMagisterio Ed. Infantil UAM
    Grupo 211

    ResponderEliminar
  187. Marta Millán Urzanqui5 de diciembre de 2014, 15:56

    Las fábulas me parecen muy interesantes. De pequeña tenía algunas fábulas de Esopo, que me encantaban. Todavía los tengo en casa y cuando las releo lo hago con mucho cariño y recuerdo.
    Creo que son muy importantes, ya que con una pequeña historia enseñan a los niños valores fundamentales de manera visual y sencilla. Se pueden utilizar muchas de ellas para solucionar problemas cotidianos entre compañeros o alguna situación adversa que ocurra en el aula.

    Marta Millán Urzanqui.
    Grupo 211.

    ResponderEliminar
  188. Buenos días Ana María,

    He escogido esta entrada porque las fábulas siempre me han resultado unas lecturas muy interesantes y creo que llaman mucho la atención de los niños.
    Esa magia que hay en ellas al dar protagonismo a los animales y adjudicarles todas las características humanas que puedas imaginar son aspectos de la fantasía que los niños valoran mucho a la hora de escoger un cuento.

    Además de tratarse de historias divertidas que abarcan aventuras y experiencias, poseen un gran cúmulo de aprendizajes por lo que tienen un alto nivel educativo ya que todas finalizan con una moraleja, una moraleja que perdura con el paso de los años por lo que las fábulas contadas hace 10 años siguen enseñándonos lo mismo hoy en día.

    Por eso creo que es un tipo de lectura que nunca debe faltar en una clase y que yo como futura maestra tengo claro que utilizaré cuando ejerza.

    MARÍA CASCALES FERNÁNDEZ
    2º MAGISTERIO EN EDUCACIÓN INFANTIL UAM
    GRUPO 211

    ResponderEliminar
  189. Buenos días Ana María.

    Me he decidido a comentar esta entrada que habla de las “Fábulas” porque siempre me han gustado este tipo de relatos. Recuerdo cuando mi padre me los leía de pequeña, eran mis favoritos.

    Estas breves historias protagonizadas generalmente por animales con características humanas, y con una moraleja instructiva final, pueden servir de gran utilidad para educar a los niños a la vez que ellos se divierten y entretienen. Nos ofrecen experiencias, consejos, aventuras… un cúmulo de aprendizajes que nos sirven para crecer a nivel personal debido a las historias experimentadas. Además ofrecen una transmisión de valores y la posibilidad de reflexionar sobre los actos de los personajes y extrapolarlos a acciones de sus propias vidas.

    Como futura docente, pienso que este tipo de relatos pueden ayudarnos en la enseñanza y educación a nuestros futuros alumnos, por lo tanto el gran trabajo de recopilación que encontramos en esta entrada nos ayudará en su formación.

    María Gil González
    2º Magisterio Infantil Grupo 201
    UAM

    ResponderEliminar
  190. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  191. Quiero dejar este comentario en esta entrada, ya que viendo el blog, esta es una de las entradas que más me ha llamado la atención ya que a mi desde pequeño me han contado muchas fábulas, como creo que todos o a casi todos, cuando éramos críos, y no tan críos.

    Decir, que la lectura de las fábulas en la escuela es una herramienta imprescindible para la exposición de una serie de valores, que existen y se dan, a los niños ¿por qué digo que es imprescindible?, porque cuando están en edad escolar la mejor manera de hacerles interiorizar esos valores, es mediante, además de juegos de rol, mediante historias de animales donde a los personajes se les plantean litigios o controversias, y actúan de una determinada manera. Los niños, en esas edades, cuando les cuentan una fábula se identifican con los animales, asumiendo los papeles, de hormiga o de cigarra, de liebre o de tortuga, y una vez acabada la historia, el profesor les pregunta sobre la historia, si piensan que determinado personaje ha hecho bien: al rendirse, al no obedecer, al engañar… y es entonces cuando los niños, habiendo visto los resultados que tienen determinadas conductas, asumen unos valores, como pueden ser la sinceridad, el compañerismo, etc.

    Para mí una de las fábulas que más me marcó, y la cual califico como una de las mejores es la de la Liebre y la Tortuga, ya que con ella he aprendido que la perseverancia y la constancia, además del afán de superación, son las claves para alcanzar nuestros objetivos.

    Volviendo al tema de las Fábulas en general, y a su uso en la etapa Infantil, en particular. Me gustaría comentar que no estoy de acuerdo con el hecho de que los maestros, antes de contarles la fábula les advierten de que después tienen que decir que han aprendido, y en muchos casos los niños pueden sentirse presionados, y por ello pasarse el tiempo de la lectura, tratando de encontrar algo que aprender de manera “desesperada”. Comento esto ya que es algo que a mí me pasó cuando era niño, y luego lo he hablado con compañeros que tuve en esa etapa de infantil, y comparten mi experiencia, ya que nuestros padres, y maestros nos habían dicho que con cada una de las fábulas aprenderíamos algo, lo que se llamaba moraleja. Yo pensaba, pero no entendía y preguntaba incansable, hasta que con el paso de los años la niebla que tenía en mi cabeza se fue poco a poco despejando, dando paso a un discernimiento mas clarividente con el que apreciar con una mezcla de sorpresa e incredulidad la gran cantidad de cosas que contaban esos animales entre líneas, en definitiva, la famosa moraleja.

    Muchas gracias por esta entrada, ya que consigo trae recuerdos imborrables de la infancia.

    Alejandro Delgado Alonso.
    Magisterio Infantil 201
    UAM

    ResponderEliminar
  192. Buenos días,
    Al terminar de visualizar este blog sobre literatura, me aparecido muy interesante poder opinar en este artículo, sobre las fabulas.
    Yo tuve la gran suerte de que muchas fabulas me las explicaba mi abuela, cuando era pequeña, y lo recuerdo como un momento muy mágico, ya que eran historias que siempre conllevaban algo que te hacía pensar y reflexionar, es decir mediante una historia mi abuela me estaba enseñando muchísimas cosas que como persona tenía que saber, y que ahora con los años, valoro y recuerdo más, sus historias y el porqué de ellas.
    En la actualidad, por desgracia las fabulas no se trabajan tanto, ya que las familias que eran antes grandes transmisoras de este tipo de género, no pueden dedicar el tiempo suficiente, y pienso que es una pena que desde el colegio no se intente trabajar, ya que de una manera u otra son historias que siempre acaban contando algún hecho que tenemos que saber y trabajar para ser buenas personas, a más de que pienso que en las fabulas hay mucha parte cultural del propio país, que es bonito que se vaya transmitiendo de generación en generación.
    Así que ánimo, a todo el mundo a continuar leyendo fabulas y reflexionar sobre su significado, ya sea en la escuela o en casa.

    LAIA FERNANDEZ GIL
    MAGISTERIO DE PRIMARIA UNIR

    ResponderEliminar
  193. Lo primero, quería darte la enhorabuena por tu blog. Compartes con mucho entusiasmo tu afán por la lectura y logras transformar el libro en algo sugerente e irresistible. Voy leyendo tu post y solo busco el modo de hacerme con ese libro que recomiendas. Ojalá logre transmitir en mis alumnos ese entusiasmo por la lectura y, sobre todo, moverles a leer de forma tan apasionada.
    Respecto a la lectura infantil, me ha encantado tu recomendación de las fábulas. Pienso que hay mucho que aprender de los clásicos. La lengua y la cultura han de estudiarse de manera integrada y, en nuestro caso, la civilización hispánica es de los referentes culturales clásicos, de Grecia y Roma. Es fascinante poder aprovechar el legado de los clásicos en nuestras aulas. De esta forma, mantener ese patrimonio, conservarlo y transmitirlo a futuras generaciones, como han hecho nuestros antepasados. En este caso, es muy propia la cita que se le atribuye a Bernardo de Chartres: “somos como enanos aupados a hombros de gigantes, de manera que podemos ver más cosas y más lejanas que ellos, no por la agudeza de nuestra vista o por nuestra elevada estatura, sino porque estamos alzados sobre ellos y nos elevamos sobre su altura gigantesca”. Podemos apoyarnos en la figura de Esopo para enseñar a comprender un texto, expresión oral o escrita, virtudes humanas e incluso a extrapolar ideas, por ejemplo, buscando el paradigma de las fábulas en la vida real. No hay que renegar del conocimiento heredado sino cultivarlo. En definitiva, que los futuros logros y frutos se construyan sobre los anteriores.
    Muchas gracias por compartirlo con nosotros,
    Rocío L.V UNIR

    ResponderEliminar
  194. Hola Ana María.
    Pasando por las diferentes entradas de tu blog, me he encontrado con ésta de las Fábulas, y me ha parecido bastante interesante, así que aquí dejo mi opinión al respecto. Las fábulas y leyendas existen desde tiempos muy antiguos, y es adecuado poder trabajarlas con nuestros alumnos tanto de Infantil como de Primaria. A través de ellas el niño desarrolla su pensamiento imaginativo, y su inteligencia, y se le acerca al mundo real, a través de las moralejas. Además, el niño aprende lecciones y valores, que le servirán para su vida cotidiana. En esta entrada mencionas las fábulas de Esopo, como una de las más famosas, y estoy de acuerdo en ello, puesto que yo me he criado con ellas, y posiblemente sean las más adecuadas, y con moralejas que verdaderamente tengan sentido. Una de mis favoritas es ''La liebre y la tortuga'', dónde se fomenta el valor de la aceptación del otro y la confianza. Una de mis páginas favoritas de leyendas y fábulas es la siguiente: www.educapeques.com/cuentos-infantiles-cortos/leyendas-y-fabulas-para-ninos/. En ella, se trabajan las fábulas para educar en valores, recurso que considero muy útil para ponerlo en práctica en un futuro con mis alumnos.

    En definitiva, muchas gracias por todas las aportaciones que nos das en este blog y por todos los materiales e ideas que nos pueden servir para nuestro futuro profesional.

    Saludos cordiales,

    Sandra Marcos Izquierdo
    Grupo 211, 2ºGrado de Magisterio en Educación Infantil.
    Universidad Autónoma de Madrid.

    ResponderEliminar
  195. Hola Ana María.
    Pasando por las diferentes entradas de tu blog, me he encontrado con ésta de las Fábulas, y me ha parecido bastante interesante, así que aquí dejo mi opinión al respecto. Las fábulas y leyendas existen desde tiempos muy antiguos, y es adecuado poder trabajarlas con nuestros alumnos tanto de Infantil como de Primaria. A través de ellas el niño desarrolla su pensamiento imaginativo, y su inteligencia, y se le acerca al mundo real, a través de las moralejas. Además, el niño aprende lecciones y valores, que le servirán para su vida cotidiana. En esta entrada mencionas las fábulas de Esopo, como una de las más famosas, y estoy de acuerdo en ello, puesto que yo me he criado con ellas, y posiblemente sean las más adecuadas, y con moralejas que verdaderamente tengan sentido. Una de mis favoritas es ''La liebre y la tortuga'', dónde se fomenta el valor de la aceptación del otro y la confianza. Una de mis páginas favoritas de leyendas y fábulas es la siguiente: www.educapeques.com/cuentos-infantiles-cortos/leyendas-y-fabulas-para-ninos/. En ella, se trabajan las fábulas para educar en valores, recurso que considero muy útil para ponerlo en práctica en un futuro con mis alumnos.

    En definitiva, muchas gracias por todas las aportaciones que nos das en este blog y por todos los materiales e ideas que nos pueden servir para nuestro futuro profesional.

    Saludos cordiales,

    Sandra Marcos Izquierdo
    Grupo 211, 2ºGrado de Magisterio en Educación Infantil.
    Universidad Autónoma de Madrid.

    ResponderEliminar