Translate

jueves, 17 de febrero de 2011

Ambiente matutino


Gustav Wentzel: DESAYUNO II. La familia del artista (1885)

El título original de esta obra fue Ambiente matutino.
El pintor noruego representa esta escena familiar después de haber realizado un viaje a Paris.
Los personajes, agrupados en torno a la mesa del desayuno, parecen ajenos unos a otros, centrados en sus propios intereses. La pintura ha captado un momento del día como si de una fotografía se tratara. Parece una captación espontánea y sin embargo no deja un solo detalle al azar. Es una pintura realista en la que el autor concede una extraordinaria importancia a la luz.
Existen dos focos, uno el de la luz que entra por la ventana y otro, la luz artificial sobre la mesa.
Contemplamos a su vez dos planos:
A través de los visillos entreabiertos se ven dos edificios, uno de los cuales parece la torre de una iglesia
El primer plano es el de la familia agrupada en la mesa, a la hora del desayuno.
La luz deja a su vez patente la transparencia de los visillos y el dibujo floreado de su tela.

Ya en el interior, la imagen está iluminada por la luz externa y por una lámpara que hay sobre la mesa. En realidad no la vemos, pero alumbra a los personajes.
La madre, que está de espaldas, tiene una aureola producida por este foco de luz y proyecta su sombra sobre la pared de enfrente detrás de la hija, que con cara triste, está concentrada en su plato.
A la derecha, el personaje que bebe está más iluminado por el lado derecho. Junto a la ventana un joven lee un libro y a la izquierda el padre está concentrado en el periódico.
De pie, la niña pequeña, también de espaldas, tiene iluminado el brazo derecho por la lámpara de la mesa.
En la pared derecha se ven con claridad un pequeño cuadro y el péndulo de un reloj.
Los objetos que tienen mayor importancia son: el libro, el periódico, las tazas, la jarra y la escudilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada