Translate

sábado, 31 de julio de 2010

Toros


Munro Leaf: Ferdinando el Toro, Salamanca, Lóguez, 5ª ed.,1994, traduc. de Jacqueline Ruzafa.
El escritor estadounidense Munro Leaf (1905-1976), publicó en 1936 la historia de un toro que se deleita pastando y contemplando el paisaje y las flores. Esta obra bastante polémica, quizás por mal interpretada, fue llevada al cine en 1938 por Walt Disney: Ferdinand the Bull. A España llegó en 1984 de la mano de Lóguez. La última edición es de la editorial Everest, León, 2008.
La única pega que le veo a la edición que aquí presento y que no sé si se habrá corregido porque no he visto la edición de Everest, (ya que el dato de la última edición lo he buscado en el ISBN), es que en la traducción se pone matador, en lugar de torero y trapo en lugar de capote. Creo que hay que llamar a las cosas por su nombre, y yo que enseño español a muchos extranjeros, no hago más que corregir lo de matador y enseñar la palabra torero y por cierto, también capote.
En cualquier caso, es un delicioso libro en el que aparece el lado más tierno del toro bravo, haciéndolo simpático a los lectores.


Antonio Ferres: El Torito Negro, ilus. de Concha F. Montesinos, Ed. Gadir, Madrid, 2005

Antonio Ferrres,escritor español nacido en 1924 perteneciente a la generación del 50,publica en 2005, de la mano de la editorial Gadir, esta obra teatral infantil cargada de simbolismo y con reminiscencias lorquianas indudables, hasta el punto de que las ilustraciones, a mi juicio sensacionales para dicho texto, están hechas por Concha Fenández Montesinos, sobrina del poeta.

Hay que tener en cuenta que en el imaginario animal de la literatura infantil ocupan un lugar relevante los animales más feroces y salvajes que se humanizan precisamente para transmitir valores positivos. Los niños se identifican con osos, elefantes, leones, tigres y dinosaurios. Quizás faltaba el toro bravo y en ese sentido estas dos obras rinden tributo a este noble animal.

Espero que al ver el toro en la portada no se confundan y, sin leerlos, retiren ambos libros de las librerías. Son libros que recomiendo leer por su belleza y ternura y que gustarán y deleitarán a los pequeños. Seguramente habrá más libros infantiles con toros bravos, no he podido constatarlo, pero no quería dejar de traer precisamente ahora, estas dos magníficas obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada